Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viaje por las 7 maravillas rurales españolas

Una conocida web de alojamiento rural ha preguntado a los viajeros cuáles eran los pueblos más bonitos de España. Estos son los galardonados.

¿Cuántas maravillas rurales y pueblos con encanto hay en España? La lista sería interminable. Por quinto año consecutivo la web de alojamientos rurales Top Rural ha preguntado a los internautas cuáles eran sus maravillas rurales del 2016. Más de 35.000 usuarios respondieron a la pregunta y decidieron que las siete magníficas eran estas:

Tejeda

1. Tejeda, Gran Canaria.

Un pueblo blanco en mitad de una negra caldera volcánica. Así se ve desde lejos esta pequeña localidad grancanaria, situada a mil metros de altitud, en el centro de la isla y muy cerca de la famosa Cruz de Tejeda, una encucijada de caminos reales. Pero lo más sorprendente de Tejeda es su entorno, rodeada de bosques de pino canario de los que sobresalen dos pináculos como dos tótem de piedra: el roque Nublo y el roque Bentayga.

Más info: Portal de Turismo, Ayuntamiento de Tejeda

Setenil de las Bodegas,

2. Setenil de las Bodegas, Cádiz

Como dice el alcalde de este pueblo de nombre tan evocador, ellos no hicieron nada, lo hizo todo el río. Lo que convierte en especial a Setenil es su ubicación a lo largo de un cañón excavado por el río Guadalporcún. Sus habitantes aprovecharon los abrigos de roca dejados por la erosión para instalar debajo las casas. No son viviendas trogloditas -excavadas en la arenisca como en otras zonas de Andalucía- sino que de manera inteligente aprovechan el refugio que les ofrecen las viseras de roca talladas por el río.

Más info: Setenil de las Bodegas, Turismo de Cadiz

Plaza de la Iglesia, Frigiliana

3. Frigiliana, Málaga

Frigiliana es un pueblo que está tan arreglado que a veces no parece de verdad. Es el precio a pagar por estar en plena ruta turística de la Costa del Sol. Pero Frigiliana es de verdad. Algo que se comprueba cuando aparcas el coche en la plaza del Ingenio y te dejas llevar por sus recovecos, donde el más autentico espíritu morisco andaluz emerge en cada calle empedrada, en cada fachada encalada y en cada alféizar adornado con geranios. Desde la misma plaza del Ingenio se puede tomar un sendero que se interna en el parque natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama.

Más info: Oficina de Turismo, Ayuntamiento de Frigiliana

Hervás

4. Hervás, Cáceres

Además de por ser uno de los pueblos que mejor ha sabido conservar la arquitectura popular de la montaña cacereña, Hervás merece una visita por su famosa judería, un laberinto de calles frescas y retorcidas donde residía su importante comunidad hebrea. El estilo constructivo tradicional de balcones voladizos y fachadas con vigas de madera a la vista han pervivido en la judería de Hervás como en ningún otro lugar de la sierra extremeña. También sobresalen en Hervás algunas casas señoriales, como el Palacio de los Dávilas o el Ayuntamiento, una construcción barroca que antes fue enfermería de un convento franciscano.

Más info: Turismo de Hervás

5. Sigüenza, Guadalajara

En Sigüenza las piedras saben más de historia que un catedrático de Universidad. No en vano, por las añejas calles de esta ciudad monumental del valle del alto Henares han desfilado buena parte de los personajes y de los hechos sociales y de armas de la vieja Castilla. El listado de edificios a tener en cuenta es tremendo: el castillo, hoy reconvertido en Parador de Turismo; la catedral de Santa María; la casa del Doncel, bello palacio tardogótico; la plaza Mayor, un delicado espacio renacentista mandado construir por el Cardenal Mendoza y un largo etc. Pero no todos los visitantes llegan a Sigüenza para ver solo piedras. La gastronomía es otra buena excusa: sopa castellana, migas con chorizo, torreznos y huevos fritos suelen copar el menú de los restaurantes.

Más info: Oficina de Turismo, Ayuntamiento de Sigüenza

6. Morella, Castellón

Además de por sus fiestas sexenales, Morella es famosa por muchas más razones. Una: su impactante silueta cuando se divisa a lo lejos desde la carretera que viene de Vinaroz, con su recinto amurallado coronando una montaña puntiaguda. Otra: la perfección de su casco monumental, que se adapta como un guante a las irregularidades y los escarpes de la montaña. Morella es la capital de la comarca de Els Ports y una de las ciudades más atractivas del arco mediterráneo.

Más info: Página oficial de Turimo de Morella

7. Ochagavía, Navarra

En esta pintoresca localidad del valle de Salazar, en el Pirineo navarro, se rodó Secretos del corazón, de Montxo Armedáriz. La misma carga de poesía rural que destilaba la película percibe aún el viajero al adentrase en el entramado de recios casones de sillar de piedra del pueblo, auténticas fortalezas de la tradición familiar navarra, con sus ventanales rojos, sus macetones de flores y sus escudos nobiliarios tallados en piedra. Muy cerca queda la selva de Irati, uno de los hayedos más extensos y mejor conservados de Europa.

Más info: Ochagavía, Turismo de Navarra