Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Rosa de España’, cuando la prioridad es triunfar como persona

Salió de OT como una superestrella nacional, pero la cantante antepuso la mejora de su físico y educación a su carrera musical

Rosa López como invitada en el programa El Hormiguero. Ampliar foto
Rosa López como invitada en el programa El Hormiguero. Cordon Press

Quince años y siete discos después, Rosa López ha reaparecido en el documental OT: El reencuentro, donde ha querido mostrar que, salvo la inocencia y sinceridad que enamoraron al público, queda muy poco de aquella concursante en una mujer que a los 36 asegura que por fin ha aprendido a quererse. Al tratar de resumir todos estos años desde que salió de la academia, López se centró en cuánto le ha costado aprender a cuidar su físico y perder peso, y en cómo ha mejorado su forma de expresarse y sus modales, llegando a confesar que le da miedo volver a su pueblo porque allí empieza "a hablar mal otra vez". Aunque Rosa confirma indirectamente en el documental que sus desafíos personales han sido más importantes para ella que una carrera que ha ido en continuo declive, lo cierto es que también han influido otros aspectos. En lo estrictamente musical, no se ha conseguido dar con la tecla para producir un disco a la medida de una voz que estaba destinada a convertirla en una gran diva de la canción. ‘Rosa de España’ terminó probando demasiados estilos sin conseguir hacer suyo ninguno.

Rosa y Manu Tenorio cantando durante una gala del concurso musical de TVE ampliar foto
Rosa y Manu Tenorio cantando durante una gala del concurso musical de TVE "Operación Triunfo". TVE

 Cuando terminó la primera edición de Operación Triunfo y casi trece millones de españoles vieron proclamarse campeona de uno de los mayores fenómenos televisivos de la historia a Rosa López, muchos auguraban a la entrañable joven de Armilla (Granada) un carrera a la altura de los más grandes de la música. El lanzamiento de su primer disco apuntaba en esa dirección. Su álbum de debut Rosa, batió récords despachando 450.000 copias en solo una semana. En toda la historia de las listas de ventas en España solo Alejandro Sanz había vendido tanto en la primera semana, un millón de unidades con El alma al aire. Con 21 años, Rosa tenía a todo un país a sus pies. Pero el fenómeno se empezó a disipar pronto. Pocas semanas después esa cifra era igualada por sus compañeros Manu Tenorio, David Bustamante y David Bisbal. Este último alcanzaba las 700.000 copias de su primer disco, y pronto se consolidó como el verdadero triunfador.

El cantante David Bisbal durante un concierto en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid en 2013. ampliar foto
El cantante David Bisbal durante un concierto en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid en 2013. EFE

Fue Alejo Estivel el que inventó el apodo de ‘Rosa de España’. El líder de la banda Tequila también fue el productor de su álbum de debut, que tras el chasco por el resultado en Eurovision (séptimo puesto) dejó frío a un público que esperaba más del primer trabajo de la ganadora de OT. Bisbal y Bustamante tuvieron unos discos con temas realmente pegadizos y acordes a sus condiciones vocales y personalidades. Durante el concurso, Rosa deslumbró con una voz que encajaba a la perfección con la música negra, y que recordaba por momentos a grandes divas del soul como Aretha Franklin. Fue memorable su versión del Something de los Beatles en una de las galas, que visto ahora recuerda de forma inmediata a la forma de cantar de Adele. Pero en el disco apenas hubo retazos de aquello, y predominó el pop, el bolero, incluso los tintes flamencos. En aquel momento parecía que Rosa podía arrasar en ventas con cualquier propuesta ya que tenía conquistadas a millones de personas, pero la discográfica decidió no arriesgar y optó por temas comerciales que encajasen en las radiofórmulas.

Rosa durante una gala de Operación Triunfo. ampliar foto
Rosa durante una gala de Operación Triunfo. TVE

Pese a no superar las expectativas que había puestas en ella, nada se hizo para corregir el error. Su segundo álbum bajó a doscientas mil copias, el tercero consiguió con esfuerzo el disco de oro (50.000 copias), el cuarto y el quinto 40.000, el siguiente 30.000 y su último trabajo, titulado Rosa López y editado en 2012 ni tan siquiera consiguió certificación. Con cada disco cambiaron los productores y con ellos los estilos. En su tercer álbum giró hacia la música disco, y en el último, publicado en 2012, Rosa se presentaba por fin como una diva afro. Pero una vez más en el álbum había una mezcla de sonidos, incluyendo una bachata y una versión de un clásico de Mari Trini. Mientras tanto, Bisbal se confirmaba como una estrella de la música latina internacional, y Chenoa como la diva pop de aquella primera edición de OT. Con el paso del tiempo han quedado en la memoria colectiva el Bulería o el Ave María del almeriense y el Cuando tú vas de la mallorquina, pero de todas las canciones que ha publicado, cuesta identificar alguna como el buque insignia de Rosa, más allá del Europe’s Living a Celebration que le produjeron aún dentro de la academia. Para colmo Rosa tuvo un problema de nódulos en las cuerdas vocales tras la primera gira de OT y se sometió a una intervención quirúrgica para extirparlos. Desde la operación, su voz no ha vuelto a sonar con el mismo potencial.

Rosa en la gala final de Operación Triunfo. ampliar foto
Rosa en la gala final de Operación Triunfo. TVE

Hoy Rosa López muestra como su gran triunfo la transformación de aquel patito feo que conmovió a todo un pueblo en un cisne. Ha adelgazado, y la comida sana y el ejercicio forman parte de su vida diaria. Se expresa perfectamente en las entrevistas y demuestra madurez, tranquilidad y confianza en sí misma. Pero al mismo tiempo confiesa que le quedan traumas de su paso por Operación Triunfo. Afirma que no sabe cómo pudo empezar una profesión “teniendo tantas carencias”, y que es incapaz de ver vídeos de su paso por el programa. Pese a ello, ha participado en el reencuentro y vuelve a cantar los temas que interpretó en el concurso, algo que quizás le sirva como terapia. Su presente profesional vuelve a estar en un formato televisivo musical. En Tu cara me suena, donde si gana conseguiría el triplete tras Operación Triunfo y Mira quién Baila. Un éxito más para ella, pero en este momento de nostalgia triunfita sabe a poco si se la escucha cantando en aquellas galas, si se vuelve a contemplar a aquella diva que pudo ser y no fue.

Más información