Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'The Sex Factor', el 'reality' que busca a la estrella del porno definitiva

El programa, que vende una supuesta igualdad entre actores y actrices, tiene como premio un contrato de un millón de dólares. Su primer capítulo, lanzado gratis, ha sido todo un éxito

Una imagen promocional de 'The Sex Factor'. | Tráiler de la primera temporada.

El mercado de tener sexo frente a una cámara puede parecer cosa de espectadores masculinos y trabajadoras femeninas, pero el mundo va cambiando. Las mujeres también ven porno y los hombres que trabajan en él no son solo un pene que acompaña a la estrella.

La serie online The Sex Factor, producida por la conocida web porno Xhamster, enfrenta a ocho hombres y ocho mujeres en la lucha por convertirse en la nueva pornstar y obtener un contrato de un millón de dólares. Y es que parece que el porno se va llenando de glamour y dejando de lado el estigma marginal que venía teniendo desde la época de Ron Jeremy. Ahora, la gente guapa quiere follar frente a la cámara. No se puede negar que vivimos un resurgir de la aceptación social del sexo por entretenimiento, como pudo suponer en su día el estreno de Garganta profunda.

El concurso, que acaba de estrenar su primer episodio, pone a prueba las habilidades de actores y actrices en los lances sexuales para coronar al rey y la reina del sexo por entretenimiento y conseguir que su equipo gane. Esto es dicks vs chicks. Y de paso, aspiran a dar muchos buenos momentos a varios miles de espectadores.

The Sex Factor no es el primer concurso sobre el mundo del porno. Ya en 2005 se estrenó online el reality Jenna's American Sex Star, de PlayboyTV, donde una serie de jóvenes aspirantes a actriz porno competían entre sí por un jugoso contrato y toda la gloria que el porno puede prometer. El programa tuvo dos temporadas y una gran acogida, en parte debido a que su presentadora era la leyenda del porno Jenna Jameson, y contaba con algunos jueces de excepción como Ron Jeremy y la participación estelar como juez durante un capítulo de Gene Simmons, de la mítica banda de rock Kiss.

The Sex Factor recupera algunas de las mejoras ideas de su predecesor, pero pone a los sexos en igualdad de condiciones: no son solo las mujeres las que tienen que demostrar sus artes amatorias frente a la cámara, sino que los hombres deberán igualmente esforzarse y darlo todo. Nunca mejor dicho.

El jurado de 'The Sex Factor'

La presentadora estelar es Asa Akira, reconocida actriz porno de ascendencia asiática ganadora de importantes premios de la industria como el AVN Award a mejor actriz pornográfica. El programa nos lleva a conocer a los concursantes, sus aspiraciones y las razones por las que quieren entrar en el porno. El primer episodio, que se puede disfrutar gratuitamente en la web del mismo, pone a los concursantes el primero reto importante: besos y felaciones. Parece un orden con cierta lógica interna. Por lo visto, los actores porno sí que besan, y hay que saber hacerlo bien. Las prácticas incluyen besos lésbicos, pero por alguna razón ni se menciona el tema de la homosexualidad entre hombres.

El primer episodio, que se puede disfrutar gratuitamente en la web del mismo, pone a los concursantes el primero reto importante: besos y felaciones

Otro factor a tener en cuenta, y que se explora en este primer episodio, son los gemidos. A estas alturas, supongo que ya nadie se cree que esos gritos infernales son reales. Como dijo una vez la actriz pornográfica Sasha Grey: “hay que ser muy buena actriz para fingir que te gusta”.

Y sí, desde luego el reality no se corta un pelo y muestra sexo real, no nos íbamos a poner mojigatos a estas alturas del partido. Más concretamente, la parte dedica a la felación tiene un curioso aliciente: un cronómetro. Hay que eyacular (y conseguir que la pareja eyacule) en un tiempo determinado, o te quedas fuera.

Una escena del programa.

No vamos a destriparos cómo termina este primer episodio, será mejor que lo descubráis vosotros mismos, pero sí que podemos asegurar algo: tiene un final feliz.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.