Selecciona Edición
Iniciar sesión

Una superestrella en segundo plano

Bruno Mars, el nuevo rey del pop, conquista el mercado y recibe alabanzas de sus colegas pero ha pasado casi desapercibido en la Super Bowl y en los Grammys

Hace unos días, la cantante británica Adele se deshacía en halagos hacia su colega Bruno Mars. "Siempre he sido una gran admiradora suya. Puede hacer lo que quiera con su voz, llevar a cabo una interpretación vocal maravillosa a la vez que toca una batería o un bajo o marcando un ritmo enloquecido. Sé que va a convertirse en el más, más, más grande artista del mundo", afirmó. Dicha cadena de elogios no era fortuita. El hawaiano firma una de las canciones de 25, su nuevo y también exitoso álbum. All I Ask es una composición que se aparta deliberadamente del estilo habitual de Mars, hecha a la medida de la voz de Adele y que, según ella, "está inspirada en la grandes vocalistas de la década de los noventa, en intérpretes que exhibían su enorme capacidad vocal". Es también la última composición de Bruno Mars que ha visto la luz hasta la fecha.

Él es, sin lugar a dudas, una de las estrellas que brilla con más intensidad en el firmamento pop. Y no es ninguna exageración que la revista Forbes lo sitúe en el puesto número 13 de su lista de celebridades más poderosas. Gracias a sencillos como Just the Way you Are, Grenade, When I Was your Man, Treasure o Locked Out of Heaven, Mars es el músico más famoso que ha dado el pop norteamericano en el último lustro. Buena parte de su arrollador éxito proviene, además de sus composiciones, de su carisma en escena. Comparado a menudo con Prince y Michael Jackson, sobre el escenario exhibe unas dotes interpretativas que pocos astros del R&B pueden aspirar a superar. "Algo ocurre cuando Bruno actúa en directo o en un plató de televisión", declaraba su mánager Brandon Creed a Billboard a raíz del éxito meteórico de Unorthodox Jukebox (2012), su segundo álbum. "Una vez ha creado sus canciones, estas fluyen por sus venas, están en su pulso. Ese es el secreto, la gente quiere ver a alguien que expresa lo que ellos sienten", añadía.

Bruno Mars actúa en el intermedio de la Super Bowl de 2016.

Catorce meses de ascenso meteórico, entre 2012 y 2013, han hecho de Bruno Mars uno de los superventas de la música actual. Con Doo-Wops & Hooligans, el álbum de su debut en 2010, vendió más de seis millones de copias en todo el mundo; mientras que Unorthodox Jukebox (2012) superó los cuatro millones de compactos. Siendo como es carne de escenario, fue sorprendente que, tras haber sido anunciado como artista estelar en el espectáculo del intermedio de la Super Bowl el pasado febrero, fuese reemplazado por Coldplay. Finalmente, el grupo británico, que no goza de la categoría de artista de estadio —en la dimensión norteamericana del término— de los participantes de ediciones anteriores como U2 o Springsteen, contó con Beyoncé y Mars como invitados. Pero quien acabó acaparando la atención fue Beyoncé por su alegato a favor de los Panteras Negras. Así fue como, en su segunda Super Bowl (la primera fue en 2014), Bruno Mars acabó eclipsado por las circunstancias.

Lady Gaga homenajea a David Bowie en los Grammy Awards de este año.

La canción con la que compareció en el famoso encuentro era Uptown Funk, obra del productor y dj Mark Ronson en la que Mars ejerce como vocalista invitado. Uptown Funk fue el single más vendido de 2015 y en los Grammy de este año obtuvo los premios en la categoría de canción del año y mejor dueto. En la gala de los premios, Mars volvió a unirse a Ronson para cantar el tema otra vez, en esa ocasión los acompañó Stevie Wonder, otro colaborador fetiche de Ronson. A pesar de que su aparición fue toda una explosión de energía, de nuevo el protagonismo acabó llevándoselo otra artista. En este caso, Lady Gaga, que con su ambicioso y desmesurado homenaje a David Bowie, acaparó gran parte de la atención. Inevitable batalla de egos entre astros que se profesan admiración, o eso al menos decía Gaga en un viejo tuit, maravillada al descubrir Locked Out of Heaven: "Es una de las mejores canciones pop en mucho tiempo", escribió cuando salió el sencillo.

La última noticia concerniente a Mars, pareja de la modelo y actriz Jessica Caban, es que el grupo The Sequence acusa a Ronson de haberse inspirado más de la cuenta en su canción Funk you Up, según anunciaba el semanario inglés NME. De momento, no han interpuesto demanda alguna. Mientras tanto, los fans contienen la respiración porque después del verano podría llegar el tercer disco del músico, el primero tras su consagración mundial, la obra que, tal como afirma Adele, podría convertirle en "el artista más grande del planeta".