Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Regreso al futuro en Dubai

¿Cómo serán los Gobiernos del mañana? ¿Y la educación, la tecnología o la vida diaria de las personas? ¿Se acabará con la pobreza, la desigualdad o la guerra? Estas preguntas reúnen en Emiratos Árabes Unidos a 3.000 personas de 125 países

¿Cómo serán los gobiernos del futuro, la educación, la tecnología, las relaciones entre las personas? La pregunta ha reunido a más de 4.500 personas de 130 países en el lujoso complejo hotelero Madinat Jumerirah en Dubai, donde no ha faltado la comida por doquier, música en directo, y bonitas vistas al Índico, además de conferencias de mandatarios, académicos y empresarios en las que cada interviniente vaticinaba una respuesta. Un despliegue de lujo en la World Government Summit, la cumbre de líderes que ha acogido el emirato árabe esta semana.

"Cuando los gobiernos realmente invierten en sus ciudadanos, su educación y la salud, y cuando se respeten los derechos humanos universales, los países son más pacíficos, más prósperos y más exitosos", esta es una parte del discurso del presidente de Estados Unidos, Barak Obama, que fue el único que participó de manera remota a través de un vídeo grabado, el pasado lunes. Le siguió, él sí sobre el escenario, Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial. "El foco de la conferencia de este año, la formación de los futuros gobiernos, se produce en un momento crucial en la historia moderna. Por primera vez, el año pasado, se estimó que la tasa de pobreza extrema caerá por debajo del 10%. Es un impresionante progreso. Significa que hoy hay mil millones menos de personas que viven en tal situación respecto a las que había hace 15 años. Sin embargo, más de 700 millones de personas siguen viviendo con menos de dos dólares al día", subrayó.

Mientras Yong Kim enumeraba las tres claves para luchar contra la pobreza —crecimiento económico, inversión en la educación y salud de las personas, y prevenir los riesgos que hacen vulnerables a los necesitados— en el abarrotado auditorio central, otros debates paralelos abordaban la cuestión. Ocurría en el encuentro Objetivos de Desarrollo Sostenible en Acción, en el que se abordó la cuestión de cómo implementar en cada país la agenda internacional con sus 17 objetivos y 169 metas (a falta todavía de los más de 200 indicadores que harán falta para medirlos).

Inam Karimov, responsable de la agencia estatal para los servicios públicos y la innovación social de Azerbaijan, Fazle Hasal Abed, fundador de la ONG Brac, y Kathy Calvin, presidenta de la Fundación ONU, fueron los convocados. Y una idea predominó sobre las demás: hacen falta datos para que los países se puedan poner manos a la obra para elaborar políticas encaminadas a lograr los ODS y, por ende, un mundo más justo y equitativo. "Tenemos que escuchar más a los jóvenes. Ellos son la esperanza para el futuro", señaló Calvin. Y dicho y hecho, en su intervención al día siguiente en el teatro principal, invitó al escenario a Ache, una adolescente etíope cuya intervención frente a un público predominante masculino se puede resumir en una frase: "Solo quiero poder ir a la escuela sin temor de ser violada. No quiero ser un juguete para el sexo".

En cuanto Planeta Futuro compartía en directo en Twitter estas palabras de Ache, un punto rojo señalaba que alguien estaba hablando de la cumbre desde Dubai en un gran mapa digital en la entrada al evento, donde los asistentes aprovechaban a descansar en sofás, beber un zumo natural y relajarse escuchando a una joven tañer un arpa. O quizá catar un dulce adornado con el logo de la World Government Summit mientras esperaban a que la aplicación móvil avise de que otra de las 70 sesiones, previamente añadida al personal calendario, está a punto de empezar. Música, conocimiento, interconexión, agenda personalizada vía App... Todo incluido. Cortesía de la Oficina del primer Ministro.

¿Será así el mundo del mañana? Vuelos y hoteles vip —en los que literalmente te abren la cama antes de dormir— aparte; he aquí un puñado de claves de la Word Government Summit para entender el futuro, hoy.

Educación

"El vídeo es el nuevo libro"

El experto en la aplicación de juegos a la enseñanza y profesor de ciencias en Montana, Paul Andersen, aseguró que el aula ideal del futurose asemejará a un taller donde se lee, ven vídeos y trabajan habilidades para luego aplicar todos los conocimientos adquiridos en un proyecto para resolver problemas en el mundo real. Dice que llegó a esa fórmula de éxito analizando sus propios fallos como maestro. "El vídeo, la realidad virtual y los juegos digitales son los nuevos tipos libros", dijo. "Y lo que consigo con la tecnología es conectar con mis alumnos", señaló.

Por su parte, Peter Diamandis, presidente de X-Prize y cofundador de la Universidad de la Singularidad, va más allá. Al describir los rasgos de la Universidad del Futuro, enumeró los siguientes:

  • Atención personalizada: cada niño tendrá formación adaptada a sus necesidades a través de la Inteligencia Artificial (IA), que permitiría al profesor conocer sus individuales intereses, capacidades, fortalezas y debilidades.
  • Bajo demanda: el experto piensa en una formación durante toda la vida en la que el conocimiento llega justo en el momento en el que se necesita.
  • Inspirada: se refiere Diamantis a una educación que ayude a los niños a realizar sus sueños y ambiciones, empujándolos a aprender más sobre las cosas que realmente les interesan.

Energía

"Dubai producirá el 75% de su energía procedentes de fuentes limpias"

Este fue el compromiso que anunció Saed Mohammed Al-Tayler, director de la entidad encargada de la electricidad y gestión del agua en la ciudad, DEWA. Un ambicioso objetivo que no tiene fecha. Sí marcó en el calendario el 2020, año en el que la ciudad debería obtener, según el mandatario, un 7% de su energía obtenida de renovables.

Refugiados

La crisis mundial de refugiados y especialmente la que enfrenta Europa fue un tema recurrente en las conferencias y ruedas de prensa. "Si se quiere acabar con una guerra, se tiene que hacer al principio", dijo el vicesecretario general de la ONU, Jan Eliasson, en un encuentro con un reducido número de periodistas. En este sentido, preguntado por el conflicto en Siria y el gran número de refugiados que huyen de la violencia para tratar de llegar a Europa, Eliasson indicó que la atención a la crisis actual está concentrando muchos de los recursos humanitarios "que deberían emplearse también en oras áreas en riesgo en el mundo". Y abundó: "Tenemos que hacer algo más que tratar los síntomas de las crisis. Hay que actuar antes, en la prevención; y después, en el posconflictos".

Desarrollo... (y paz)

Gato robot antidepresión para personas mayores.

Así será el edificio que acogerá el Museo del Futuro.

Jan Eliasson afirmó: "No hay paz sin desarrollo, ni desarrollo sin paz". Ambos conceptos estuvieron bien presentes en las sesiones dedicadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la lucha contra la pobreza. A la sazón, las que menos encajaban en un entorno obscenamente lujoso.

La paz no es ni mucho menos el único requisito para acaban con los grandes males de la humanidad como el hambre, la pobreza, la desigualdad o las enfermedades más mortales. Tal como se expuso en las charlas bajo el título ODS en acción, la falta de datos y agencias de estadística que puedan proveerlos es el primer escollo a salvar para comenzar con la implementación de la agenda internacional en planes políticos nacionales.

Un invento conceptual para compartir los sueños. En el Museo del Futuro en la WOrld Government Summit en Dubai.

El Museo del Futuro

En vitrinas, unas piezas de plástico del tamaño de una chincheta para meterse en la nariz o incrustar en el cerebro. Es la obra que se podía visitar en un pabellón, adelanto de lo que será el Museo del Futuro en la Exposición Universal que acogerá Dubai en 2020. La muestra expuesta recogía conceptos llamados a ser una realidad más adelante: un viaje al futuro en las comunicaciones en el que un chip permitirá compartir (o más bien emitir) los sueños en las redes sociales o unos botones nasales que agudizan el olfato para los buenos negocios emitiendo un olor u otro en función de la conveniencia de un determinado trato.

Lo más cercano a la realidad en este peculiar museo de lo imaginable era un gato robot antidepresión para personas mayores que ronronea y maúlla al acariciarle el suave pelaje, pero que no caga ni mea ni hay que darle de comer. Para los intrépidos, dos opciones: experimentar con la realidad virtual y esquiar montaña abajo; o dejar que un superordenador decida cuál será su trabajo del futuro basándose en la respuesta a tres preguntas.

Y los Gobiernos 'plataforma'

Fue Tim O'Reilly, fundador y CEO de O ' Reilly medios de comunicación, quien le hizo justicia al lema de las jornadas —"dando forma a los gobiernos del futuro"— en su intervención el primero de los días de esta cuarta WGS. Habló sobre "la próxima actualización Gobierno" en la que sugiere que las instituciones públicas se unan al sector privado para proveer mejores servicios a los ciudadanos, dado que el segundo por sí solo no lo va a hacer.

Otro de los cometidos que O'Reilly le adjudicó a los gobiernos del futuro es el de identificar el tipo de trabajo que habrá que hacer y desplegar las personas adecuadas para las tareas. Y añadió: "Cada Gobierno tendrá que capacitar a las personas a través de la tecnología, en lugar de deshacerse de ellos".