Selecciona Edición
Iniciar sesión
OPINIÓN

¿Controla la Fundación Gates la agenda del desarrollo?

¿Se han convertido las políticas del desarrollo en un predio de las grandes corporaciones? Analizamos un informe que cuestiona las bondades de la filantropía de las grandes fortunas

[NOTA: El autor de este texto colabora directa e indirectamente con programas financiados por la Fundación Gates y Open Society, mencionadas en este artículo.]

¿Se han convertido las políticas del desarrollo en un predio de las grandes corporaciones? Esta es la pregunta que se hacía hace pocas semanas un consorcio de tres organizaciones religiosas alemanas a través de un informe que analiza el papel de las principales fundaciones filantrópicas en ámbitos tan sensibles para la lucha contra la pobreza global como las políticas de salud y alimentación. El informe –del que se hace eco eldiario.es a través de su acuerdo con The Guardian- se centra en las actividades de dos de las grandes (las fundaciones Bill y Melinda Gates y Rockefeller) y alimenta un temor extendido entre muchos profesionales y analistas de este sector: la capacidad estratégica y económica de estos actores (solo la Gates gestiona la friolera de 43.000 millones de dólares en patrimonio) determina la orientación de las políticas de desarrollo y la influencia de las empresas transnacionales dentro de estas.

>>Sigue leyendo este artículo en el blog 3500 millones