Selecciona Edición
Iniciar sesión

Un año después de su muerte la reina Fabiola tiene personal a su servicio

Entre cinco y nueve empleados aparecen a cargo de "la Casa de la Reina Fabiola" en las cuentas de la seguridad social belga

Fabiola de Bélgica, fallecida en Bruselas en diciembre de 2014, cuenta aún con varias personas a su servicio, debido a que la Casa Real belga no ha cerrado aún todo el proceso para cumplir con su herencia. Entre cinco y nueve personas aparecen a cargo de "la Casa de la Reina Fabiola" en las cuentas de la seguridad social belga, según han comprobado los diarios del grupo flamenco Mediahuis. Fuentes de la Corona consultadas por el grupo explican que esta situación se debe a que la herencia de la monarca no se ha solucionado "totalmente" un año después de su fallecimiento, pero confían en que la situación esté en regla en cuestión de semanas.

Tampoco se ha atribuido una nueva función a la que era su residencia en Bruselas, el Castillo de Stuyvenberg, situado en el barrio bruselense de Laeken. El lugar es propiedad de la Donación Real y no puede ser adjudicado de nuevo hasta que no se cierre el proceso de herencia por completo.

La reina Fabiola. GTRES

La reina Fabiola legó en vida una parte importante de sus bienes a través de varias fundaciones, incluida una de origen español de la que sus sobrinos son los beneficiarios, según recuerdan los medios locales. El resto de sus posesiones privadas las legó a la fundación Obras de la Reina, una obra filantrópica pensada para ayudar a los más desfavorecidos.

En 2013, la reina Fabiola fue objeto de un escándalo cuando varios diarios del país destaparon su maniobra fiscal para evadir el impuesto de sucesiones. Fabiola creó en octubre de 2012 la fundación Fons Pereos, destinada principalmente a atender a sus herederos y a fines católicos (la reina tenía fuertes convicciones religiosas y asistía a misa diaria). Con esa maniobra, la española, viuda del rey Balduino y sin hijos –la pareja nunca los tuvo-, podía legar a sus sobrinos toda su fortuna sorteando el elevado impuesto de sucesiones en Bélgica: el 70% de la herencia cuando no existen herederos directos, como en este caso. Con una fortuna que procedía principalmente de herencias y de asignaciones de los Presupuestos, el movimiento de Fabiola desató todo tipo de críticas en el país.

Más información