Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
CARTAS AL DIRECTOR

Cinco años de ley del tabaco

La mayoría de la población ha aceptado los inconvenientes de la ley del tabaco a la luz de sus beneficios. El cumplimiento se sitúa por encima del 95%. La exposición de la población al humo ambiental se ha reducido en un 57%. La contaminación interior por partículas finas (PM2,5) ha caído en un 90% en los locales de ocio. El número de fumadores entre 2009 y 2014 se ha reducido en 1,2 millones y el resto fuma menos. Las ganancias en salud han sido extraordinarias con un descenso del 11% en los ingresos por infarto, de un 15% en los ingresos por asma infantil y de una mejoría relevante de la salud respiratoria de los trabajadores de la hostelería. Las ventas de tabaco se han reducido en un 50% al coincidir con la crisis porque ese no era un objetivo directo de la ley. La menor recaudación fiscal por descenso de ventas se verá compensada por la reducción de la factura sanitaria. Respecto a la hostelería, es falso que tuviera consecuencias indeseables dado que los datos del INE revelan que el número de bares cerrados entre 2010 y 2012 fue del 2,7% del total, exactamente igual que el del pequeño comercio. En definitiva, balance muy positivo para la salud pública, factura sanitaria y clima social sin efectos negativos significativos en la hostelería.— Francisco Camarelles y Rodrigo Córdoba, en representación del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo.