Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía urbana para practicar sexo al aire libre

La web mispicaderos.net se ha convertido en una especie de Trip Advisor del hedonismo a la intemperie. Hablamos con su creador

Ya el poeta Ángel González había hecho un Inventario de lugares propicios al amor cuando, en pleno franquismo, eso de meterse mano y darse el lote en público estaba prácticamente prohibido. “Quicios de puertas orientadas al norte / orillas de los ríos, / bancos públicos./ Los contrafuertes exteriores / de las viejas iglesias / dejan a veces huecos / utilizables aunque caiga nieve”, escribía.

Hoy en día es normal el besuqueo callejero pero muchos van más allá subidos en la ola del Progreso: lo que les gusta es el sexo puro y duro en lugares públicos, una práctica en la que uno se arriesga a ser descubierto en medio del ñaca ñaca… pero es precisamente ese riesgo lo que lo hace interesante.

Para ayudar a estos hedonistas a cielo abierto, un vasco llamado Josean (prefiere no dar su apellido) ha creado la web Mispicaderos.com, que reúne más de 10.000 lugares para hacer el amor recomendados por los propios usuarios. “¿Conoces el Problema Vasco?”, pregunta Josean, “el Problema Vasco es que aquí no se folla, así que, mediante esta web, decidí ayudar a los vascos a echar un casquete”. Ya fuera de bromas cuenta que se le ocurrió la web cuando Google Maps ya llevaba funcionando unos años, a través de esa tecnología era fácil que cada aficionado recomendara sus lugares favoritos a la comunidad, informando también de posibles incidencias como suciedad, mirones o paso de la policía. Cementerios, restaurantes de fast food, espigones, cines, parques, aparcamientos, baños reservados para discapacitados y hasta museos.

Por ejemplo, según se dice en la web, el museo Reina Sofía además de ser un coloso del arte contemporáneo es un lugar muy adecuado para el sexo rápido, en concreto en sus baños. Lo relata un aventurero:

Los baños de la cafetería (y de todo el museo) están totalmente blindados. Cerrados de arriba a abajo, poco concurridos y prácticamente aislados acústicamente y forrados con metal, y además la luz se enciende desde dentro. Están medianamente limpios, según a la hora a la que se vaya. Lo peor es que la luz es de halógeno y como estés mucho rato dentro te cueces de calor”

"En España nos independizamos muy tarde, bien por cultura o por economía, y a la gente no le queda más remedio que dar rienda suelta a sus necesidades como buenamente puede"

Hay quien tiene el valor de montárselo en plena Puerta del Sol.

Sitio un poco arriesgado si buscas intimidad y muy cultural. Sitio perfecto para dar rienda suelta a tus más oscuros deseos. Cierto que pasa mucha gente, pero como cada uno va a lo suyo, nadie se percata de lo que tenéis entre manos....Perfecto para unos buenos calentamientos, para terminar la faena, sugiero entrar en una de las múltiples tiendas y acabar lo empezado en un probador”.

En el Passeig del Migdia 174, Barcelona, hay un hermoso paraje con vistas a la ciudad.

Un lugar genial, yo he estado con mi amiga desnudos los dos a las 12:00 del mediodía con una manta en el suelo. Hemos llegado, nos hemos desnudado integral y hemos follado durante horas...masturbándonos mutuamente sin importarnos nada...ella se corre a gusto (squirting). Por la zona hay mirones pero no llegan hasta allí, solo alguno pero si no os importa incluso da morbo. Dejáis en coche en Parking trasero del cementerio. Se sube el caminito hasta arriba, una vez allí cruzáis toda la zona de palmeras. Al llegar al final a mano izquierda quedan como unas montañas de tierra y herramientas de obras. Detrás de la montaña...se pone una manta y a disfrutar”.

¿Por qué la gente hace el amor en lugares públicos? Los motivos son variados, según explica Josean, algunos practican el dogging o el cruising, “pero el motivo principal es que en España nos independizamos muy tarde, bien por cultura o por economía, y a la gente no le queda más remedio que dar rienda suelta a sus necesidades como buenamente puede”. En la comunidad de Madrid es donde más lugares hay con diferencia, 1043 en estos momentos, los siguientes en el ranking son Barcelona, con 517, y Sevilla, con 423.

“La inmensa mayoría de los picaderos son auténticos, es decir, son aquellos lugares que todo el mundo conoce en su pueblo o ciudad y que se transmiten por el boca a boca”, dice Josean. De vez en cuando los usuarios añaden lugares un poco más especiales. “Por ejemplo los cementerios, que supongo que lugar más tranquilo que ese no hay. También suele haber picaderos en centros comerciales, concretamente en baños que sean espaciosos y tranquilos”, explica.

A Josean una vez le escribieron desde el Ayuntamiento de Vaciamadrid para que eliminase un picadero que algún bromista había colocado en la casa del alcalde. También ocurrió con una residencia sacerdotal y los curas le amenazaron mediante sus abogados. ¿Qué tipo de gente es aficionada a este asunto? “¡Todo el mundo!”, dice el webmaster, “¿A quién no le gusta el sexo? ¿Quién no ha acudido alguna vez en su vida a un picadero?”.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.