Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis cosas raras que hace tu perro

Seis cosas raras que hace tu perro

Cuando le hablo, Matilda, mi perra, ladea la cabeza expresando lo que a mí me parece perplejidad: "¿Qué diablos quieres contarme ahora?" podría querer decir. Moviéndome por la casa, noto su mirada constante. Me pregunto si pensará que por qué me seco enérgicamente con una toalla, me sacudo el pelo o frío un huevo. Por mi parte, muchas de las cosas que hace me parecen de extraterrestre. Así que estamos en paz. Pero he preguntado a quienes saben el porqué de algunas conductas que me provocan asco, sorpresa o carcajadas.

1. Rascar el suelo como si hubiera oro.A veces Matilda araña el parqué con las patas delanteras a gran velocidad, como tratando de cavar un agujero. Luego se tumba. "Es como hacerse la cama, pero no está muy claro", explica la veterinaria Alicia González, de la Clínica Los Molinos de Madrid. La conducta, aseguran los expertos, se remonta a las épocas en que los perros no convivían con los humanos y era una forma de crear un nido, un lugar confortable para tumbarse y descansar. En ocasiones tiene que ver con la búsqueda de tierra más fresca en verano o más cálida en invierno. Mi perra lo hace más si está algo nerviosa. "También podría tratarse de un comportamiento-síntoma de un problema de estrés (al igual que otros comportamientos obsesivo-compulsivos como dar vueltas sobre sí mismos o aplicarse demasiados lamidos de acicalamiento)", señala la veterinaria y especialista en trastornos de conducta Sandra Real.

2. Robar calcetines como si fuesen billetes de 500 euros. En el instante en que me quito los zapatos, Matilda se abalanza sobre mis pies e intenta dejarlos desnudos. Cuando lo consigue, toma en la boca el trofeo y se aleja a toda velocidad entre gemidos. Me parto de risa. "Puede ser que el olor lo haga atrayente y goloso", dice Sandra Real. "Y también que lo considere un juego. Si la reacción del dueño es juguetona, persiguiéndole, el perro tendrá toda su atención". Su compañera Alicia González asegura: "Es por el olor del dueño, y cuanto más usados estén, mejor, porque almacenan más". Y menos mal que a Matilda no le da por prendas en contacto directo con otras partes de mi anatomía. Conozco casos de estrepitosas carreras por toda la casa detrás de sujetadores carísimos en las fauces del perro de la casa.

3. Sacudir el muñeco con mucha, mucha saña. Matilda tiene un peluche, un perrito blando al que hay que meter con frecuencia en la lavadora para que recupere su color blanco, de tantos chupeteos y traslados que sobrelleva. A veces, lo toma en las fauces y lo sacude horizontalmente con muchísima fuerza. "Lo que hacen es cazarlo y desnucarlo. Es una manera de matar a la presa", explica la veterinaria González, "se trata de puro instinto". Cuando los perros vivían en la naturaleza, su supervivencia dependía de su capacidad para cazar y matar pequeños animales. "Sí, lo persiguen, lo cazan y lo sacuden para matarlo", ratifica la educadora Sandra Real, "es un comportamiento instintivo".

4. Revolcarse en el barro o en la hierba. Una de las veces que ha nevado este año, Matilda se volvió loca retorciendo el lomo sobre la superficie blanca que quedaba en una de las esquinas del parque. A veces, olfatea un manojo de hierba, en una localización muy precisa, y se tumba haciendo la croqueta, refrotándose. "Son hijos de la naturaleza, viven vinculados con el entorno", dice Real, "es como si buscasen la humedad, el olor de la tierra, e impregnarse de ella. En ocasiones no sólo de la tierra si no de otros restos que hay en ella... Claramente les encanta"- "Les gusta oler a campo", asegura por su parte González, "quieren coger los olores y mimetizarse con el medio". Lo que odian es el baño y el perfume, por ejemplo, el que nos ponemos nosotros. "Para ellos es una agresión clarísima".

5. Amar a los árboles (y a los pises) com a sí mismos. Mikel López Iturriaga, El Comidista, contaba en este blog la fascinación de su perra por el infame hedor de las esquinas más meadas y los contenedores más atufantes. Cualquier ser humano que haya paseado con un can más de 15 minutos se pregunta el por qué de esa atracción irresistible por chirimbolos pegajosos, rincones sospechosamente amarillentos y árboles ennegrecidos por los ori nes. "Los perros ven por la nariz", explica la veterinaria Alicia González. "De la orina extraen información, saben si el perro que ha mojado ese sitio es macho o hembra, si está en celo o no...", comenta Real. "Los machos sobre todo son muy concienzudos con los pises de las hembras".

6. Relamerse por razones vomitivas. Ha ocurrido pocas veces, un par de ellas, pero cuando Matilda regresa de una incursión por el parque en libertad relamiéndose ostentóreamente me pongo en lo peor. Acercar la nariz al morro puede provocarte una arcada gigante que solo desaparecerá cuando se le lave bien las barbas y los morros y sus fauces hayan sido bañadas en clorhexidina. "Les encanta comer deshechos humanos, porque tienen muchos nutrientes que excretamos. Nuestra dieta es muy rica en proteínas. Comemos demasiado", dice la vererinaria Alicia González. Y hay otras razones: "Los primeros perros salvajes se acercaron a los poblados y las aldeas y se alimentaban de los restos de esas comunidades, incluidas heces humanas. Sonmecanismos de supervivenciade sus ancestros, información que ha pasado de generacióna generación, para ellos son ricos en alimentos, en grasas y proteínas", subraya Sandra Real. "Además disciernen perfectamente entre las heces humanas y las caninas". El lector se preguntará, ¿se comen las suyas?. "Lo hacen por limpieza", contesta Mesa, "sobre todo las hembras, que son casi todas las que lo hacen, un 90%, son más limpias. Se trata de un comportamiento genético".

Y tu perro, ¿que cosas hace que te dejan boquiabierto?

Comentarios

Jajajaa mi perra hace exactamente eso!!
me gusta todo de ellos hasta sus manias
miren por donde se miren son geniales
es importante observar que siguen haciendolas porque eso querrá decir que están bien de animos
Mi perra, Clarita, justo tras comer su pienso se relame y rechupetea de arriba abajo (patas y pecho, sobre todo) y como te pille cerca comparte esa (ejem) maravillosa baba-con-pienso contigo. Supongo que tendrá que ver con lo de que les gusta impregnarse de olores, y nada les gusta más que comer...
Realmente es asombroso, nunca te dejan de sorprender. los perros son fantásticos.
Bufff yo tengo un perro en el piso de arriba que cuando llega la noche no hace más que ponerse a trabajar, se pone a rascar el suelo como si no hubiera un mañana y hace un ruido enorme.El caso es que los dueños no están y me cansa un poquito ese ruido, la verdad es que voy a tener que tomar medidasEs verdad que cuando hace eso es porque los dueños no están, asi que me imagino que será un síntoma de estress
xD Me he echado unas risas con el post. Realmente es así.