Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

De la mezquita-catedral a catedral a secas

El obispo de Córdoba se esfuerza en borrar un gran símbolo del ecumenismo

El palimpsesto de estratos históricos, común a todo el área del Mediterráneo, halla su más cabal expresión en la mezquita-catedral de Córdoba. Al templo romano dedicado a Jano se superpuso una iglesia visigoda y a partir de la invasión araboberéber de la Península, los emires y califas omeyas edificaron sobre aquella la mezquita columnaria que hoy admiramos. Tres siglos después de la reconquista de la ciudad por Fernando III, el episcopado procedió a la construcción de una basílica cruciforme en el interior del edificio musulmán y la mezquita consagrada al culto católico se convirtió en un símbolo del ecumenismo religioso celebrado por millones de visitantes venidos del mundo entero, un símbolo que el bien asentado fundamentalismo del actual obispo, Demetrio Fernández, se esfuerza en borrar.

La denuncia por parte del colectivo de ciudadanos Plataforma Mezquita-Catedral Patrimonio de Todos, del atropello histórico consistente en encubrir la huella islámica y andalusí de la mezquita mediante manipulaciones y trampantojos, se apoya en hechos indiscutibles y argumentos sólidos. Como un prestidigitador, el obispo Demetrio Fernández se ha sacado de la mitra una afirmación mirífica: la mezquita no es una mezquita, ni siquiera una catedral-mezquita, sino un mero templo católico. El bellísimo bosque de arcos y columnas omeya que fascina a millones de visitantes sería, según él, producto de una fugaz “intervención musulmana”. Y como las burdas manipulaciones de la historia obedecen siempre a propósitos e intereses más bajos, la decisión de negar la realidad histórica del monumento fue precedida en 2006 de una ley que se remonta a la era franquista y en virtud de la cual lo que era propiedad de todos los cordobeses pasó a serlo del Cabildo, en cuyo nombre fue registrado. Los tiques de entrada de quienes acuden a él, atraídos por su fama, pasan así a alimentar el presupuesto de una corporación exenta de imposición tributaria y muy poco atenta. por cierto, a las dificultades que atraviesan sus diocesanos víctimas de la crisis económica, los recortes sociales y el paro.

El intento de reescribir la historia
se enfrenta en este caso
a una tarea titánica

Las medidas de regeneración de la Iglesia católica adoptadas por Francisco desde su ascensión al solio pontificio inquietan, sin duda, a los medios más conservadores de nuestra jerarquía eclesiástica, de los que Demetrio Fernández es un conspicuo representante. Quienes llenan sus arcas con dinero del Estado, esto es, con el bolsillo del contribuyente de resultas del actual Concordato, se aferran a privilegios de otra época: a la añorada alianza del trono y el altar de tiempos de Fernando VII y, más cerca de nosotros, del generalísimo Franco. Su calendario no es el de hoy. Permanece anclado en los siglos en los que la Iglesia imponía los dogmas a su arbitrio, y la libertad de conciencia era un crimen al que el brazo secular se encargaba de aplicar el condigno castigo.

La reescritura de la historia —el consabido borrón y cuento nuevo— por quienes se erigen en portavoces del discurso oficial se enfrenta con todo, en este caso, con una tarea titánica: borrar de la mente de todos los ciudadanos del mundo el renombre ecuménico de la mezquita. La “confusión” invocada por el obispo para justificar su disparatada medida será en realidad la que experimentarán los visitantes del monumento a la lectura de los folletos turísticos que se les distribuyen y a la escucha de los guías previamente aleccionados por el Cabildo: la de una extrañísima catedral muy semejante a la mezquita omeya de Damasco, pero que no guarda el menor parecido con las restantes catedrales del mundo.

Juan Goytisolo es escritor.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.