Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra niña prodigio que pierde la cabeza

Amanda Bynes, detenida por prenderse fuego y pendiente de evaluación psiquiátrica

La actriz Amanda Bynes. CORDON

Amanda Bynes le ha dado un nuevo sentido a la expresión “está que arde”. Todo después de que la actriz prendiera fuego a sus pantalones frente a una casa de Los Angeles. Conocida como una de las niñas prodigio de la televisión infantil de los noventa, Bynes, de 27 años, fue detenida y posteriormente hospitalizada para su evaluación psiquiátrica. La policía previamente fue avisada por una llamada de socorro en la que se informaba del comportamiento de la joven. Un transeúnte se acercó a auxiliarla cuando la vio tumbada en llamas. Otras informaciones hablan de una Bynes captada por las cámaras de seguridad de una tienda de mascotas a donde acudió minutos antes con su perro también rociado de gasolina y al que intentó lavar antes de volver a salir del local.

Este no es más que el último incidente en una larga lista de problemas con la policía de quien fue una de las reinas de la televisión infantil, ganadora de cuatro premios Kid’s Choice por su trabajo en series como All That y The Amanda Show. El pasado mayo la intérprete fue detenida por posesión ilegal de marihuana además de por supuestamente intentar ocultar evidencias cuando delante de la policía tiró el bong por la ventana de su apartamento. Eso, además de numerosos problemas de tráfico, por conducir sin permiso tras un par de choques de los que se dio a la fuga o acusada de conducir ebria, cargos de los que se declaró inocente. En diciembre llegó a un acuerdo fuera de los tribunales en uno de estos accidentes.

Su paso por los tribunales han sido hasta la fecha igualmente peculiar, vistiendo en cada una de las ocasiones pelucas de colores a cual más llamativas tras las que parecía intentar ocultarse. La intérprete californiana también fue recientemente expulsada del hotel Ritz Carlton y de un hogar del jubilado al que intentó acceder sin éxito visiblemente ebria tan solo la noche antes de prenderle fuego a sus pantalones.

Fuentes cercanas a la actriz han declarado que se encuentra bien y que su comportamiento no es tan irracional como parece. Sin embargo la página Radar Online informó de que los padres de la joven, Rick y Lynn, no han hablado todavía con su hija. Bynes permanecerá 72 horas bajo evaluación psiquiátrica involuntaria, el mismo proceso que vivió años antes otra niña prodigio, Britney Spears, cuando estuvo ingresada tras la crisis mental que vivió en 2008.