EDITORIAL

Trato intolerable

La retención del avión de Evo Morales revela la debilidad europea ante la presión de EEUU

Tras permanecer en el aeropuerto de Viena durante más de 13 horas, el avión presidencial de Evo Morales pudo finalmente reemprender el regreso a Bolivia, previa escala técnica en Canarias, en un episodio cuya parte esperpéntica no debe velar la política: una crisis diplomática sobre la base de una humillación gratuita a la que se ha visto sometido un jefe de Estado. El avión del presidente boliviano, que había asistido en Moscú a una reunión de países productores de gas, tuvo que aterrizar en la capital austriaca porque varios países habían denegado el permiso para sobrevolar su espacio aéreo en el camino de vuelta. ¿Razón? La mera sospecha de que el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad de EE UU, Edward Snowden, perseguido en su país por desvelar un espionaje masivo, podía viajar a bordo.

La retención fue considerada con razón una afrenta intolerable y Evo Morales recibió la solidaridad de varios países latinoamericanos, desde Argentina, Ecuador, Venezuela y Nicaragua hasta Chile y Uruguay, entre otros. Aunque el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, exageró al afirmar que Evo se encontraba “secuestrado” en Europa y que se había puesto en peligro su vida, lo cierto es que el trato no tiene precedentes y contraviene los tratados y las reglas de la diplomacia internacional, que dota de inmunidad a las naves en que las viajan los jefes de Estado.

El hecho es que la búsqueda de una persona reclamada por la justicia estadounidense ha arrollado las normas que protegen a un presidente de otro país. Y detrás de este hecho se encuentran las enormes presiones que ejerce EE UU sobre sus socios europeos para detener a Snowden, y la vergonzosa facilidad con la que algunos de ellos se pliegan a esas presiones, en contraste con la cautela y timidez mostradas a la hora de defender a sus ciudadanos frente a las injerencias de los servicios secretos norteamericanos en las comunicaciones tanto de particulares como de organismos públicos y medios de comunicación.

Sin negar el derecho del Gobierno de Obama a castigar a quienes hayan infringido sus leyes, la persecución del delito debe hacerse siempre con escrupuloso respeto a la legalidad nacional e internacional y sin recurrir a presiones para forzar conductas en absoluto justificables. El presidente Obama corre el grave riesgo de que la persecución de Snowden acabe aumentando aún más el descrédito que ya le ha causado el grave episodio del espionaje.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

CAF se adjudica nuevos contratos por valor de 255 millones

La empresa gupizcoana suministrará tranvías para Utrecht y Saint Etienne

Los ataques en el Sinaí cuestionan la política de Al Sisi

La ola de atentados y emboscadas causa al menos 31 muertos

España luchará por el bronce con Polonia

El conjunto de Manolo Cadenas cae ante la todopoderosa Francia (22-26) que sigue demostrando ser la mejor selección de la historia

EL PAÍS RECOMIENDA

Tres maneras de afrontar el conflicto ciencia-religión

Uno de cada cinco en EE UU valora la ciencia, pero rechaza el Big Bang

Alex de la Iglesia se lleva de vuelta al cine a Raphael

‘Mi gran noche’ supone la vuelta del cantante a la gran pantalla

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana