tormentas perfectas

Como Bush, pero al revés

Un presidente mediocre puede dejar una poderosa huella y condicionar el futuro de su país

Un presidente mediocre puede dejar una poderosa huella y condicionar el futuro de su país tanto o más que otros presidentes más brillantes. Este es el caso de Bush, como está comprobando su sucesor, Barack Obama, a cada momento. A la dificultad de terminar las guerras que dejó abiertas en Irak y Afganistán se añade la maraña legal que le sirvió para lanzar su guerra global contra el terror: Obama todavía no ha conseguido desenredarla, cosa que le ocasiona no pocos dolores de cabeza, como se está demostrando con el campo de detención de Guantánamo, donde tiene a un centenar de presos en huelga de hambre que le han obligado a resucitar la promesa de clausurarlo.

Más que las guerras libradas y los cambios legales, en el legado presidencial pesan las ideas que amoldan la época. Estados Unidos, gracias a Bush y a pesar de Obama, sigue en guerra contra el terror, una guerra indefinida que sigue autorizando al comandante en jefe a realizar acciones fuera de la legalidad internacional, o incluso nacional, como asesinar a distancia a conciudadanos sospechosos de terrorismo.

La sombra del expresidente se proyecta sobre su sucesor incluso cuando este último va en dirección contraria, como sucede con la crisis de la Siria de Bachar el Asad, en comparación con el Irak de Sadam Husein. Se parte del mismo principio teórico de que el uso de armas químicas por parte del régimen podría justificar una intervención militar de Estados Unidos. Pero si Bush declaraba innecesaria una pistola humeante para tener la evidencia del crimen, el actual presidente exige la plena seguridad de que se ha utilizado este tipo de armas e incluso quiere conocer exactamente quién las ha utilizado, no fuera caso que la culpa sea de la resistencia y el bombazo se lo llevara el régimen.

Todo lo que eran facilidades para ir a la guerra en uno son dificultades en el otro. Bush no tuvo paciencia para esperar los resultados completos de las investigaciones de los inspectores de Naciones Unidas. Le bastaron las pruebas falsas fabricadas por la CIA y organizó una coalición de voluntarios en la que le acompañaron Blair y Aznar, sin necesidad de la aprobación del Consejo de Seguridad. Obama atenderá a las inspecciones de Naciones Unidas, quiere que la comunidad internacional tenga la seguridad de que hay una pistola humeante y que la decisión que se deduzca no sea multilateral, es decir, con cobertura legal internacional.

Obama no quiere meter a su país por tercera vez en una guerra en esta zona explosiva tras las pésimas experiencias de Irak y Afganistán. La aventura de la guerra requiere un intenso apetito que EE UU ha perdido del todo después de sacrificar tantas vidas y dinero en dos guerras de resultados discutibles. De ahí que prefiera dejar su compromiso en el suministro de armas a la oposición más prooccidental contra el régimen sirio. Como Bush, pero al revés.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Esfuerzo sin premio para Las Palmas ante un rácano Levante

Txema Santana Las Palmas de Gran Canaria

El Estadio de Gran Canaria se presenta en la Liga BBVA con el césped en un estado lamentable

El Granada mata al Getafe en tres minutos

Los de Sandoval se aprovechan de un penalti dudoso y un error de Guaita para llevarse el partido

Un archipelago formado por “islotes sociales”

Los desequilibrios urbanísticos han condicionado el desarrollo del tejito social de estos barrios del siglo XIX

EL PAÍS RECOMIENDA

La caída de Roma

A pesar de su pasado glorioso, la capital de Italia nunca ha sido un dechado de virtudes. Hoy la ciudad lucha por revivir

Un siglo de experimentos militares con humanos

Miles de personas participaron sin saberlo en pruebas de armas químicas

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana