COLUMNA

El olvido

Es fácil pasar por alto un hecho cuando la clase política enmascara la verdad y el periodismo no la cuenta, pero eso no disculpa la desatención

Crece la indignación desde que el programa Salvados recuperara del olvido el vergonzosamente archivado accidente del metro de Valencia en 2006: 43 víctimas mortales, un número similar de heridos y una clase política que sin escrúpulos forzó que la investigación se cerrara en falso para que esa comunidad que presumía de ser un ejemplo de bonanza para Europa estuviera libre de toda sombra. Crece la indignación y me sumo. Cómo no sumarse: yo también sentí, como cualquiera que vio el programa, ese calor interior que produce la rabia. Pero no escribo aquí para expresar un sentimiento tan común hoy que ya se ha convertido en clamor, y que ha de forzar la reapertura del caso; lo que desearía confesar es algo que ha de hacerse individualmente, sin que de nada sirva refugiarse en las reivindicaciones colectivas: yo también olvidé a esa pobre gente que pedía justicia ante el mayor accidente de metro jamás habido en España. La hermana de una víctima lo expresaba de manera mucho más precisa: si este accidente hubiera tenido lugar en estos dos últimos años los ciudadanos hubieran exigido más responsabilidades que en aquel 2006. Cierto. Los ciudadanos, usted, o yo, que tengo esta columna en la que puedo hacer algo más que dar cuenta de mi furia cada semana.

Lamento el olvido. De acuerdo que es fácil pasar por alto un hecho cuando la clase política enmascara la verdad y el periodismo no la cuenta, pero eso no disculpa la desatención. No es cuestión de darse golpes de pecho, sí de reconocer que no se está siempre a la altura. Como tampoco lo están aquellos que votan reiteradamente a los que gobiernan como caciques. Pero cunde ahora una especie de rechazo a nombrar la responsabilidad ciudadana. Por eso no tengo la intención de aliviar mi error compartiéndolo con nadie, solo quiero expresar mi personal e inaceptable olvido.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Corrupción como quiebra del Estado

La crisis nos ha abierto los ojos antes cerrados, o condescendientes, al maridaje de mercado y política, causa y razón de la pérdida de legitimidad del Estado democrático en cuanto artífice y defensor del bien público

LA CUARTA PÁGINA

El cuarto de los niños

'El Decamerón' de Boccacio, prohibido por la Iglesia pero que consiguió un inmediato e inmenso éxito popular, logra escapar de las dos cárceles que amenazan a la libertad: el puritanismo y el pesimismo

¿Negociando el autoritarismo en Cuba?

Los jefes de la isla quieren el aval extranjero a un régimen sin oposición

El cambio climático más allá de 2050

Hacen falta medidas osadas para frenar el aumento de las emisiones de CO2

Después de la liturgia

Hay síntomas de más lucidez, pero falta consistencia sobre la cuestión catalana

Brasil en un laberinto

La nación ha perdido el optimismo, crecen las críticas y han desaparecido las políticas sociales

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana