Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué tienen que hacer Beyoncé y Jay-Z de vacaciones en Cuba?

Unos congresistas piden explicaciones al Gobierno por el viaje de aniversario de la pareja

Beyoncé y Jay Z saludan desde el balcón a los cubanos que se amontonan a las afueras de su hotel en La Habana.
Beyoncé y Jay Z saludan desde el balcón a los cubanos que se amontonan a las afueras de su hotel en La Habana. AFP

Más de medio siglo de embargo que impide viajar desde Estados Unidos a Cuba por turismo no ha contado para Beyonce y su familia (su marido, su madre, su suegra, otro pariente…) que el pasado fin de semana disfrutaron de La Habana mientras el rapero Jay-Z (esposo de la estrella) se fumaba unos buenos puros habanos —prohibidos en EE UU— para celebrar que ya suma un quinquenio de matrimonio al lado de la cantante.

En EE UU se puede solicitar una visa para viajar a Cuba por motivos académicos, religiosos, periodísticos o culturales, pero no se viaja sin más, lo que ha desatado las críticas de dos congresistas norteamericanos que han escrito una carta a la Oficina de Control de Asuntos Extranjeros (OFAC, siglas en inglés, perteneciente al Departamento del Tesoro) preguntando qué tipo de permiso fue concedido a Beyonce, bajo qué motivo se dio y quién lo aprobó. “El dinero que los turistas gastan en Cuba financia de forma directa el Gobierno de Castro”, ha escrito Ileana Ros-Lehtinen y Mario Diaz-Balart, ambos representantes republicanos por Florida y cubanos de origen -ella nació en La Habana (Cuba), en 1952; él en Fort Lauderdale (Florida), 1961.

Tanto Ros-Lehtinen como Diaz-Balart representan a distritos con alta concentración de inmigrantes cubanos y se han mostrado indignados por lo que temen haya podido ser un trato de favor a ambas celebridades. La carta de los representantes recuerda que la OFAC solo contempla la posibilidad de viaje para estadounidenses si se trata de actividades de intercambio.

El Gobierno de Barack Obama aprobó en 2011 una nueva flexibilización de las normas sobre los viajes a Cuba desde Estados Unidos para algunos grupos como estudiantes, académicos, periodistas o miembros de organizaciones religiosas con el objetivo de aumentar los contactos "entre los pueblos" y apoyar a la sociedad civil cubana. La medida ha facilitado los viajes de intercambios de los llamados grupos "pueblo a pueblo" entre ambos países.

Tras una visita al casco antiguo de La Habana, la pareja comió en el paladar La Guardia. Beyonce recorrió el exclusivo lugar —al que no tienen acceso los cubanos— observando las fotos de otros famosos norteamericanos que lo han visitado con anterioridad, como Jack Nicholson, Jodie Foster o Will Smith. El almuerzo duró cerca de tres horas y a su salida numerosos ciudadanos los esperaban para saludarles, lo que parece ser que sorprendió bastante al matrimonio. La reacción en casa de los artistas —a su vuelta— puede que les vaya a sorprender incluso más.