TRIBUNA

A la caza de políticos plagiarios

Los internautas del foro VroniPlag rastrean tesis doctorales y sus investigaciones han forzado ya la dimisión de ocho científicos y políticos en Alemania, país que no menosprecia la educación y la ciencia

EVA VÁZQUEZ

En Alemania, ser doctor viste mucho. El uso social del término no se limita al médico de bata blanca, sino que está extendido a todas las especialidades académicas y todavía, quien tiene la flor, la luce. La abreviatura Dr. se encuentra con frecuencia en los letreros de los buzones privados, en las esquelas necrológicas, por supuesto en los encabezados de las cartas y no digamos en las tarjetas de visita. Asimismo es habitual, en las tertulias de televisión, las entrevistas, los reportajes y presentaciones de todo tipo, dar tratamiento de doctor a quien lo merece y aunque no ejerza.

Y para merecerlo hay, claro está, que culminar unos estudios universitarios, redactar una disertación o tesis de doctorado y exponerla con éxito ante un tribunal. Superada la prueba, puede uno ir por la vida, al menos en Alemania, con cierto relumbre de persona de fortuna y provecho. Está en la idiosincrasia germana el distinguir, alzándolo sobre la masa, a quien lleva a un término dichoso el esfuerzo personal. Baste pensar que la nota más alta en un colegio alemán es el 1 singularizador, frente al acumulativo 10 latino. Se trata, por así decir, de llegar a lo más alto, no de poseer mucho. De manera que, para ser alguien y a falta de un título nobiliario, al ciudadano acomodado y al plebeyo laborioso les queda la opción de conseguir una condecoración académica.

Pero transcurrieron los siglos y un día sobrevino la revolución digital. Con ella vinieron los buscadores de internet y surgió un nuevo tipo de ser humano. No el superhombre nietzscheano, sino otro más temible y poderoso: el de los usuarios que no tienen otra ocupación que estar todo el santo día con la nariz pegada a la pantalla del ordenador. De ellos derivó una correosa subespecie que de tiempo en tiempo fuerza la dimisión de algún que otro político destacado. Se trata de los rastreadores de tesis doctorales plagiadas. El foro se hace llamar VroniPlag. Se trata de una “wiki”, esto es, de un banco de datos en el que cualquiera puede intervenir. Los aficionados a la caza de plagiarios se van conectando cada día a partir de las seis de la tarde. Hacia las diez ya está toda la manada en movimiento. No cobran un céntimo; pero se divierten, en especial cuando la pieza avistada es famosa. Entonces se coordinan, intercambian información y acorralan a la presa potencial desde todos los flancos. Como consecuencia de las pesquisas de VroniPlag, al menos ocho científicos y políticos han sido despojados en Alemania del título de doctor. A todos ellos habría que añadir los doctorcitos de chicha y nabo que abultan poco.

La sociedad germana valora el esfuerzo y, por tanto, la condecoración académica

Un caso particularmente sonado fue el de Karl Theodor zu Guttenberg, noble bávaro que ostentaba el cargo de ministro de Defensa cuando fue aireado su trampantojo. Se hablaba de él como de un seguro sucesor de Angela Merkel en la cancillería. Joven, multimillonario con palacio propio, impecablemente trajeado a todas horas, brillante orador, había tenido algunos detalles de audacia que le habían conferido popularidad. A su carrera política cabía asignarle el tópico de meteórica. De vez en cuando, durante el desempeño de su cargo, volaba a Afganistán y, vestido con atuendo más o menos de combate (ejem), se mezclaba con la tropa polvorienta, comía en bandeja cuartelera y decía ante las cámaras de televisión unas palabras bien dichas, con un adecuado fondo de desierto.

La revolución digital acabó ciertamente con la era Guttenberg. El ministro no bajó la cabeza enseguida. Se aferró a la táctica habitual de autodefensa del hombre público pillado en mala postura: negó, recalcó su inocencia, se declaró víctima de una campaña de difamación, amenazó con presentar demandas judiciales e hizo todo lo posible por ganar tiempo. Sometido al peso de las evidencias (VroniPlag demostró que el 82% de su tesis era plagio), llegó a sostener que no había copiado conscientemente más de trescientas páginas ajenas. Huelga decir que la canciller y sus compañeros de partido alegaron que seguirían colaborando con él mientras no hubiese pruebas concluyentes; pero Alemania no es un país donde se practique el menosprecio de la educación y la ciencia, y a principios de 2011, una vez que la Universidad de Bayreuth lo hubo despojado del título de doctor, el ministro de Defensa anunció con lágrimas en los ojos su dimisión. Se estableció en Estados Unidos, donde no hace muchos meses un grupo de estudiantes de New Hampshire le reventó una charla. Hasta el otro lado del océano lo persigue la fama de plagiario.

No tardó en correr una suerte similar y por el mismo motivo Silvana Koch-Mehrin, joven política del partido liberal FDP, diputada del parlamento europeo por los días en que saltó a la prensa su caso. Koch-Mehrin fue mucho más prudente que el ministro. Tan pronto como llegaron a la prensa los primeros rumores acerca de su tesis doctoral plagiada, dimitió de todos sus cargos. De esta manera zanjó la cuestión antes que se desatara un esperpento al estilo de Guttenberg. Reconocida la falta, su caso perdió interés para la prensa, no dio abono a los comediantes satíricos, que en Alemania tienen un poder de despellejamiento brutal, y el escándalo resultó bastante amortiguado.

Ahora le ha tocado el turno a Annette Schavan. A la ministra de Educación y mano derecha de Angela Merkel. Si hasta parecen hermanas. Mismo partido, misma generación (un año de diferencia), mismo aspecto. Corren imágenes por ahí en que se ve a la canciller, en el curso de una reunión oficial, enseñarle a su amiga Annette el móvil, esta lee algo en la pantallita y las dos se ríen. Annette Schavan, como los hermanos del cuento de Cortázar, lleva meses cediendo espacio de mal grado a los fantasmas, en su caso a los denunciadores informáticos de plagios, y todo parece indicar que también ella tendrá que abandonar la posición.

La titular de Educación de Merkel ha perdido el título de doctorado por copiar parte de su tesis

Su historia empieza en 1980, en la Universidad de Düsseldorf. Annette Schavan, entonces una estudiante de 25 años en el tramo final de su formación académica, presenta una disertación con el pomposo título de “Persona y conciencia”. La cosa no suena ni apasionante ni amena, pero es suficiente para obtener el título de doctorado con “opus admodum laudabile”, la segunda mejor nota posible. Por espacio de tres décadas, la tesis se cubre de polvo en los archivos de la universidad sin que nadie se interese por ella.

Se deja imaginar que por entonces la doctoranda no disponía de ordenador. El método de trabajo consistía básicamente en anotar citas y extractos de libros en fichas. Las cuales servían de base para una posterior redacción a mano, previa al mecanografiado final en el que, como ahora se sabe, figuran no pocos pasajes que más le habría valido a la autora entrecomillar y, por descontado, atribuir a sus verdaderos autores en las correpondientes notas a pie de página. Annette Schavan admite que no lo hizo. Hasta ahí da el brazo a torcer; pero no más. Durante largos meses, lo que los unos calificaban en público de plagio, ella lo llamaba error en las formas, alegando, para certificar su honradez, que las conclusiones de la tesis son enteramente suyas.

A finales de enero de este año, Annette Schavan recibió un duro revés en sus aspiraciones de salir airosa de este penoso asunto y salvar su carrera política. La Universidad de Düsseldorf accedió a constituir una comisión de control que no ha tardado ni una semana en anunciar su veredicto. Doce votos a favor, dos en contra y una abstención, con fecha de 5 de febrero, determinaron que la actual ministra de Educación de la República Federal de Alemania sea despojada del título de doctorado. El dictamen del decano no deja lugar a dudas: plagio. La doctora Annette Schavan, perdón, Annette Schavan ha asegurado que recurrirá. Contumacia no le falta, pero lo tiene crudo, muy crudo.

Fernando Aramburu es escritor.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

El problema de Francia

Los partidos políticos son los principales responsables de que cada vez que se produce un intento serio de modernizar el país se multipliquen las protestas en la calle. La cobardía ha provocado una crisis democrática

LA CUARTA PÁGINA

Las cuentas del cuento

Cuando las palabras impiden entender las cosas, toca abandonarlas: las dificultades que surgen de preguntas incorrectas no tienen solución. En Cataluña, los problemas de los políticos no son los de los ciudadanos

La función de los bancos

Las entidades financieras contribuyen al progreso de las personas y las empresas. Lo que impulsará nuestro negocio y apoyará el crecimiento son las relaciones con nuestros clientes, con los accionistas y con la sociedad

Schopenhauer no enseñaría en esta universidad

No reina el mérito sino la rencilla académica, la envidia y la maledicencia

Decir DILE

Sería más simbólico y exacto hablar de ‘Diccionario de la Lengua Española’

Compromiso con la libertad

Mariano Rajoy se reúne con Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, el líder opositor venezolano que lleva ocho meses preso, en un gesto que afirma el nuevo liderazgo internacional de España

Aureliano Buendía y Pablo Iglesias

La idea de que basta con cambiar a los que mandan para corregir el rumbo es perversa y traerá frustración

China: más que palabras

El postotalitarismo solo es posible si el Partido Comunista controla la política

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana