COLUMNA

La burla nacional

En la calle lo que se oye ya es el lugar común que más ennegrece: todos son iguales

Este país ya tiene asentada en la comisura de los labios la mueca del desengaño. Pasa con las personas y pasa con los materiales, se oxidan, cómo no va a pasar con los países.

Un país oxidado que requiere el reciclaje de su ánimo. El ánimo nacional está maltrecho; demasiadas evidencias de que lo que ocurre no es solo una crisis que se descorrerá cuando cambie el ciclo. Le dan muchas vueltas, en el Parlamento, en la prensa, en la calle, a lo que sucede.

En el Parlamento, el presidente dice que esto que pasa (la corrupción, por ejemplo) ya le pasó a los que ahora se lo recriminan. En la prensa, burleteros antiguos exhiben en público los materiales de los que se ufanan y ocultan cómo han usado la mentira y la calumnia desdeñosa para hacer un país peor, más desconfiado, menos seguro, donde la dignidad de las personas no importaba si el desdén podía usar el peso de las cinco columnas.

Y en la calle lo que se oye ya es el lugar común que más ennegrece: todos son iguales. En esa maldita igualación se ha trabajado con ahínco, y han trabajado también los perjudicados. Ahora hace falta fregar el piso, limpiar las paredes, abrir las puertas y las ventanas, quitarle el hollín a las cuentas, decir “lo siento” donde debe decirse y empezar de nuevo; si es preciso, empezar como si nunca antes hubiéramos tenido un país tan triste.

Muñoz Molina dice en su último libro, que aún no ha aparecido, que hubo un tiempo en que todo parecía sólido; había convicciones, gente que las llevara adelante, confianza. Y de pronto todo eso resultó ser nada, y ahora se desmigajan las pocas piedras que teníamos. Al contrario de lo que expresó en las Cortes, es deseable que el presidente del Gobierno ofrezca una hoja de ruta, un síntoma de que tiene una perspectiva, la seguridad de que ha visto cajones que otros no han visto y que se dispone a limpiarlos para que ya no queden ni sombras ni dudas, para que no quede ninguna sombra de duda.

No es un tiempo de reproches mutuos; la oposición lo hizo peor que nosotros, qué dice ahora; eso ya se nos ocurrió, qué hacen ahora, quieren aparecer en la foto, pues que vayan esperando sentados. Este país se ha contagiado de esos burleteros capaces de jugar con el prestigio de otros, incluso con sus sentimientos, con tal de quedar por encima exhibiendo su vanidoso desdén.

Un país así, que padece esos contagios, es un país obligado a pararse como el sol que invocaba Espronceda. Y a partir de ese instante en que todos recuperemos la respiración para seguir andando es probable que se perciba en la calle, como cuenta Juan Antonio Masoliver Ródenas que decía Joyce, que ya es hora de cambiar de conversación porque el país está siendo otro. Mientras tanto, este país se hace pegajoso, a veces cruel, como esas mujeres que quieren borrar el rostro de los otros, para robarles, por cierto, en la impresionante versión que de El malentendido de Camus hace Cayetana Guillén Cuervo en el Centro Dramático Nacional.

Un país sobrecogedor, en sentido lato y también simbólico, un país de burla que ahora o se hace serio o no será nada más que un país de sobreentendidos y de malentendidos.

jcruz@elpais.es

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

José Francisco Valls, nombrado ponente de la querella por el 9-N

El tribunal encargado de admitir o no la causa también estará constituido por el presidente del TSJC, Miguel Ángel Gimeno

Defensa estudia el cierre del centro de formación de San Fernando

Indignación en el municipio isleño por la posible pérdida de otro referente militar

La Audiencia apunta a Rato como responsable de las tarjetas opacas

EFE

La sala de lo penal ha confirmado la fianza de tres millones que el juez Fernando Andreu impuso al expresidente de Bankia

Los sindicatos deciden mantener los paros en Osakidetza

EFE

La reunión de la mesa sectorial no consigue el acercamiento de posturas

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

La aldea urbana

Las redes humanas se desarrollan en función del tamaño de la ciudad

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana