la columna

Un juez dormido

Los suizos votan, con ejemplaridad democrática, tener un legítimo Estado delincuente

Hay un hombre honesto que está ahora mismo luchando por su vida en un hospital de Madrid. Se llama Antonio Pedreira, es magistrado y fue el instructor, después de Baltasar Garzón y antes de Pablo Ruz, del caso Gürtel. Por sus manos pasaron decenas de miles de folios con declaraciones de acusados, testigos y pruebas periciales.

Pedreira consumió muchas horas, miles de horas, de su tiempo, de su tasado tiempo, en la tarea de activar mecanismos para que las instituciones bancarias de Suiza abrieran sus archivos para que se pudiera comprobar el listado de cuentas abiertas de los presuntos, y no tan presuntos, implicados en la trama de saqueo que la policía había bautizado con el nombre de Gürtel en honor al más que presunto organizador, Francisco Correa.

Pedreira, con los escasos medios que la justicia española da a sus agentes, se pasó meses de su vida, de su tasado tiempo, enfrentado a los mejores despachos de abogados españoles, cuya tarea fundamental en este caso era (y puede que siga siendo) obstaculizar las investigaciones con el fin de dilatar los plazos legales y que las acciones llegaran a prescribir.

Los abogados de Correa, los abogados de Francisco Camps y de unos cuantos presuntos más, realizaban una tarea legítima desde el punto de vista del derecho, que consistía en obtener para sus defendidos o bien la absolución o bien la menor de las penas posibles. Esa actividad es, hay que insistir, legítima. Como, por ejemplo, es legítimo en nuestro entramado legal que alguien pueda mentir para defenderse en un juicio.

Hay más cosas legítimas en el mundo. En España es legítimo retrasar un procedimiento, porque la ley lo permite. En Francia se ha juzgado a Strauss-Kahn en pocos meses. Aquí es impensable algo así.

En un país como Suiza en el que la democracia está muy arraigada, sus ciudadanos mantienen un sistema envidiable que convierte a su Estado en un legítimo delincuente, a partir de las leyes que protegen el secreto bancario. En Suiza están más protegidos los delincuentes extranjeros que evaden a las Haciendas de sus países que los estafados por esos delincuentes. Porque eso es parte del negocio, del PIB del país. Las comisiones rogatorias que ha enviado, por ejemplo, el juez del caso Gürtel han encontrado unos obstáculos que solo con enorme esfuerzo y mucho tiempo se van superando. Tuvo menos problemas Luis Bárcenas para que el banco que acogía sus 22 millones de euros, el Dresdner Bank, le comunicara que estaba siendo objeto de investigación, tres meses antes de que se pudieran escrutar sus cuentas. La última, el do de pecho de la justicia suiza, ha sido la de intentar denegar datos porque estaban en la famosa lista Falciani.

Hace unos años, no tantos, salieron a la luz las complicidades de instituciones y ciudadanos suizos con los negocios fruto del llamado expolio nazi. Y eso los suizos lo permitieron, ejerciendo un derecho que resulta ejemplar por su transparencia.

Podemos ir también a la City londinense, donde se acuñó un feliz término, el de los PIGS, para referirse a los países donde se acumulaban los problemas financieros por culpa de una innata tendencia al golferío: Portugal, Irlanda, Grecia y España. Pig, por si alguien no lo sabe, significa cerdo, en inglés.

Ese apelativo cariñoso se lanzó desde el centro donde directivos de bancos tan honorables como Barclays, HSBC y algún otro pactaban, mientras tomaban algún que otro trago en una elegante cafetería o en el Blackfriars, los intereses para forrarse a costa de los clientes. Elegantes, con traje cruzado de rayas. Delincuentes de alcurnia, mal nacidos, puestos a definirles con precisión.

En ese tipo de cuevas es donde han encontrado refugio algunos tipos como Bárcenas, que parece ser que se va definiendo como el centro de la Gürtel, una red inmensa de blanqueo de dinero que ha gozado de la protección de un Estado cómplice de delincuentes como es el suizo y de elegantes redes de intereses cruzados como los que defiende el primer ministro inglés, David Cameron. Los privilegios de la City de Londres y la legislación sobre el secreto bancario de Suiza son buenos trozos de PIB.

¿El Partido Popular español también le ha protegido?

Pablo Ruz continúa con su tarea de indagación contra una maraña legítima, evitando incurrir en alguna práctica irregular que pudiera llevarle a ser aparcado del caso. Le vigilan mil ojos de abogados caros.

Antonio Pedreira ya no puede. Es posible que no pueda despertar de su sueño.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

“Si las instituciones ayudan a Carmen atenderemos otras causas”

El Rayo, incómodo por la repercusión mediática de su gesto solidario, anuncia la creación de una fila cero para respaldar a la vecina desahuciada “si de verdad lo necesita”

Hallados los cuerpos de once jóvenes decapitados en Guerrero

Otras 14 personas murieron en la localidad en dos choques entre bandas rivales en julio

Nuestra mesa, víctima silenciosa del cambio climático

Cada vez más latinoamericanos están modificando su dieta en función de los granos que han sobrevivido la degradación del suelo

Conexión en directo con la Valencia de 1982

Un libro recupera el fanzine 'Estricnina', en el que el periodista Rafa Cervera reflejó la naciente escena valenciana de los 80

IMPRESCINDIBLES

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Una oportunidad para Cuba

La esperada vuelta de La Habana a la Organización de Estados Americanos (OEA) debería contribuir a la democratización del régimen. El riesgo es que pueda interpretarse como una legitimación del comunismo

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Mitos de las políticas de inmigración

No son los más pobres los que viajan, sino los que acceden a capital financiero o social

El pueblo y la gente

Ya es hora de que los políticos dejen de trabarse y reconozcan la diversidad

El género de la violencia

Miles de mujeres sufren en su vida cotidiana los efectos de los maltratos. Es necesario que toda la sociedad se implique.

Secesión: del proceso eufemístico al constitucional

El objetivo debe ser dialogar y negociar sin astucias y sin negar la realidad

¿Regenerar sin leyes?

Antes de reformar, lo que hay que hacer es conservar lo que está bien y hacer que se aplique

Mucha frase, ningún discurso

El secretario general de Podemos consigue entusiasmar a su público con fuegos de artificio

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana