la columna

Un juez dormido

Los suizos votan, con ejemplaridad democrática, tener un legítimo Estado delincuente

Hay un hombre honesto que está ahora mismo luchando por su vida en un hospital de Madrid. Se llama Antonio Pedreira, es magistrado y fue el instructor, después de Baltasar Garzón y antes de Pablo Ruz, del caso Gürtel. Por sus manos pasaron decenas de miles de folios con declaraciones de acusados, testigos y pruebas periciales.

Pedreira consumió muchas horas, miles de horas, de su tiempo, de su tasado tiempo, en la tarea de activar mecanismos para que las instituciones bancarias de Suiza abrieran sus archivos para que se pudiera comprobar el listado de cuentas abiertas de los presuntos, y no tan presuntos, implicados en la trama de saqueo que la policía había bautizado con el nombre de Gürtel en honor al más que presunto organizador, Francisco Correa.

Pedreira, con los escasos medios que la justicia española da a sus agentes, se pasó meses de su vida, de su tasado tiempo, enfrentado a los mejores despachos de abogados españoles, cuya tarea fundamental en este caso era (y puede que siga siendo) obstaculizar las investigaciones con el fin de dilatar los plazos legales y que las acciones llegaran a prescribir.

Los abogados de Correa, los abogados de Francisco Camps y de unos cuantos presuntos más, realizaban una tarea legítima desde el punto de vista del derecho, que consistía en obtener para sus defendidos o bien la absolución o bien la menor de las penas posibles. Esa actividad es, hay que insistir, legítima. Como, por ejemplo, es legítimo en nuestro entramado legal que alguien pueda mentir para defenderse en un juicio.

Hay más cosas legítimas en el mundo. En España es legítimo retrasar un procedimiento, porque la ley lo permite. En Francia se ha juzgado a Strauss-Kahn en pocos meses. Aquí es impensable algo así.

En un país como Suiza en el que la democracia está muy arraigada, sus ciudadanos mantienen un sistema envidiable que convierte a su Estado en un legítimo delincuente, a partir de las leyes que protegen el secreto bancario. En Suiza están más protegidos los delincuentes extranjeros que evaden a las Haciendas de sus países que los estafados por esos delincuentes. Porque eso es parte del negocio, del PIB del país. Las comisiones rogatorias que ha enviado, por ejemplo, el juez del caso Gürtel han encontrado unos obstáculos que solo con enorme esfuerzo y mucho tiempo se van superando. Tuvo menos problemas Luis Bárcenas para que el banco que acogía sus 22 millones de euros, el Dresdner Bank, le comunicara que estaba siendo objeto de investigación, tres meses antes de que se pudieran escrutar sus cuentas. La última, el do de pecho de la justicia suiza, ha sido la de intentar denegar datos porque estaban en la famosa lista Falciani.

Hace unos años, no tantos, salieron a la luz las complicidades de instituciones y ciudadanos suizos con los negocios fruto del llamado expolio nazi. Y eso los suizos lo permitieron, ejerciendo un derecho que resulta ejemplar por su transparencia.

Podemos ir también a la City londinense, donde se acuñó un feliz término, el de los PIGS, para referirse a los países donde se acumulaban los problemas financieros por culpa de una innata tendencia al golferío: Portugal, Irlanda, Grecia y España. Pig, por si alguien no lo sabe, significa cerdo, en inglés.

Ese apelativo cariñoso se lanzó desde el centro donde directivos de bancos tan honorables como Barclays, HSBC y algún otro pactaban, mientras tomaban algún que otro trago en una elegante cafetería o en el Blackfriars, los intereses para forrarse a costa de los clientes. Elegantes, con traje cruzado de rayas. Delincuentes de alcurnia, mal nacidos, puestos a definirles con precisión.

En ese tipo de cuevas es donde han encontrado refugio algunos tipos como Bárcenas, que parece ser que se va definiendo como el centro de la Gürtel, una red inmensa de blanqueo de dinero que ha gozado de la protección de un Estado cómplice de delincuentes como es el suizo y de elegantes redes de intereses cruzados como los que defiende el primer ministro inglés, David Cameron. Los privilegios de la City de Londres y la legislación sobre el secreto bancario de Suiza son buenos trozos de PIB.

¿El Partido Popular español también le ha protegido?

Pablo Ruz continúa con su tarea de indagación contra una maraña legítima, evitando incurrir en alguna práctica irregular que pudiera llevarle a ser aparcado del caso. Le vigilan mil ojos de abogados caros.

Antonio Pedreira ya no puede. Es posible que no pueda despertar de su sueño.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana