Demasiado gay para Hollywood

Steven Soderbergh afirma que su último filme fue rechazado en todos los estudios por esa razón

Con Matt Damon y Michael Douglas, el 'biopic' del pianista Liberace será estrenado en televisión

Michael Douglas y Matt Damon, caracterizados como el pianista Liberace y su novio, en el set de la película 'Behind the candelabra'. / CORDON PRESS

Cuatro palabras sacudieron hace unos días la industria del cine cuando se supo que la última película de Michael Douglas y Matt Damon sobre la vida del extravagante pianista Liberace, titulada Behind the Candelabra, será estrenada en televisión en lugar de en las salas de cine: Demasiado gay para Hollywood. Se trata de un concepto difícil de asimilar en el nuevo milenio, cuando cada vez más estrellas declaran abiertamente su homosexualidad, películas como Brokeback Mountain alcanzan el éxito y hasta se habla de una mafia rosa que controla los estudios, por el número de gays que allí trabajan.

Sin embargo, mientras Jodie Foster recibe el premio Cecil B. DeMille a toda su carrera con la que fue su compañera Cydney Bernard sentada a su lado, el realizador Steven Soderbergh tuvo que poner su último filme en manos de la cadena de televisión de pago HBO después de que todos los estudios le volvieran la espalda por ser demasiado gay. “Nadie estaba dispuesto a hacerla. Nadie me daba cinco millones de dólares”, insistió el director, responsable de enormes éxitos como Ocean’s 11, Traffic y Erin Brockovich. Según sus propias palabras, fue incapaz de encontrar financiación para una historia basada en el libro autobiográfico que escribió Scott Thorson (papel que encarna Damon) sobre su relación con este músico, tan conocido por su habilidad con el piano, como por el tono excesivo de su vida, y que interpreta Michael Douglas.

Puede que Hollywood sea el paraíso gay que muchos describen o viven, pero la homosexualidad no vende en la pantalla. En un momento en el que los cines se llenan de filmes de superhéroes o sagas literarias para preadolescentes, el éxito que obtuvo hace ocho años Brokeback Mountain , película que protagonizó el fallecido Heath Ledger junto a Jake Gyllenhaal, suena a cosa del pasado. Vende en otros medios, como es el caso de la moda, la música o, sin ir tan lejos de Hollywood, en el campo de la televisión, donde series como Glee, Modern Family, Downton Abbey o The New Normal muestran personajes de todas las orientaciones sexuales, interpretados por actores tanto homo como heterosexuales.

“Si fuera una historia entre un hombre y una mujer, sería muy íntima. Pero el hecho de que sea una relación entre dos hombres la convierte en algo que nunca has visto antes en pantalla y de lo que me siento muy orgulloso”, declaró Matt Damon a este periódico

De hecho, en la pequeña pantalla, la homosexualidad se refleja no solo en las series, sino también en reality shows y concursos, tipo Dancing with the Stars. Pero en cine, Hollywood es incapaz de salir del armario. Películas como Milk, Un hombre soltero o Los chicos están bien nunca alcanzaron la popularidad que logró la historia de amor homosexual que conmovió el cine en Brokeback Mountain. Y los papeles gays más recientes quedan reducidos a un juego de insinuaciones como el trabajo de Javier Bardem en Skyfall.

Liberace, sus pianos de cola recubiertos de cristales, su pasión por lo kitsch y los excesos, sus historias de amor homosexual (durante años negadas) y su fallecimiento a los 67 años a causa del sida, que ocultó incluso a la hora de su muerte, cuando intentó que los médicos certificaran otra razón de defunción, es demasiado gay para Hollywood, declaró Soderbergh. Siempre lo fue y ni la presencia de dos actores ganadores del Oscar y con la reputación de Douglas y Damon o las décadas pasadas desde la muerte del músico en 1987 parecen haber cambiado los tabús de esta industria.

“Si fuera una historia entre un hombre y una mujer, sería muy íntima. Pero el hecho de que sea una relación entre dos hombres la convierte en algo que nunca has visto antes en pantalla y de lo que me siento muy orgulloso”, declaró Matt Damon a este periódico. Demasiado gay o no, son más los que como Damon piensan insistir en cambiar el gusto de la industria. Por ejemplo, Ryan Murphy, que prepara en la actualidad el filme The Normal Heart, centrado en los primeros brotes de sida en Nueva York y que protagonizan Julia Roberts, Mark Ruffalo y Matt Bomer.

O la próxima película de Sacha Baron Cohen, quien interpretará al también fallecido Freddy Mercury en la biografía de otro genio de la música víctima de sida. “Su historia me apasiona. Para mí la película no es un trabajo; es una pasión. Y nada me detendrá a la hora de llevarla a la pantalla”, comentó el humorista también a este diario.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Cinco de los seis concejales del PSC en Girona abandonan la formación

Los regidores participarán en la fundación de un nuevo partido a finales de semana junto a la diputada Marina Geli

“El Pompidou Málaga es un lugar de experimentación”

El presidente de la institución francesa, Alain Seban, visita las obras de la primera sucursal fuera de Francia

La memoria póstuma de Frühbeck en ‘Los diamantes de la corona’

El Teatro de la Zarzuela homenajea al maestro hasta el 14 de diciembre dedicándole todas las representaciones de la pieza

El PSE ve a los Ayuntamientos sometidos a las Diputaciones

Idoia Mendia anuncia el rechazo socialista durante la presentación de la candidatura de Mikel Torres en Portugalete

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana