COLUMNA

Mentes y balas

No somos los únicos que aprovechando las brasas de un suceso violento nos lanzamos a enfangarnos en discusiones que jamás acabarán en un debate real

Que hay países todavía más divididos que el nuestro no debería ser un consuelo, pero nos evita por una vez el manido discurso catastrofista. Y es que, en efecto, no somos los únicos que aprovechando las brasas de un suceso violento nos lanzamos a enfangarnos en discusiones que jamás acabarán en un debate real. Parece que solo hay dos maneras de encarar la masacre de Connecticut, dejando a un lado que a cualquier persona emocionalmente bien equipada la irrupción del crimen en un lugar sagrado como es la escuela le sacude las entrañas. Hay partidarios de centrar las causas del crimen en la enfermedad mental del joven, lo cual parece razón suficiente para eximir de culpa a los poseedores de armas; los hay en cambio que prefieren ignorar el desequilibrio del asesino. Según estos últimos, analizar el tipo de trastorno que padece alguien que mata a 27 personas solo sirve para estigmatizar a todos los enfermos mentales y para ignorar el creciente porcentaje de individuos que al año mueren por heridas de bala en Estados Unidos.

La cuestión es que en ese afán por esquivar aspectos del crimen nunca se llegan a abordar las circunstancias de un suceso como este en toda su complejidad. Todo se queda en lágrimas. Las primeras, las de Obama, que dijo llorar como padre, hasta que le recordaron que era, antes que nada, el presidente. Pero ni hay visos de que se aborde de una vez el control de venta de armas ni de que el ciudadano pueda hacerse una idea de cómo se degrada una mente débil o enferma en un tipo de vida tan asocial como el que llevan muchas personas en el campo americano. Hablar de manera frívola del desequilibrio mental puede aislar aún más a los enfermos, pero dar como buena la razón de que cualquier ser humano puede transformarse en monstruo es envolver el mal mental en una bruma de misterio aún más peligrosa.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Centro Penitenciario de Alcalá de Guadaíra

Entrada en la cárcel de Isabel Pantoja: protocolo de ingreso en prisión

Mexicans say “enough is enough” at huge protest rally

Tens of thousands from all walks of life call for changes to prevent another Iguala case

Grammy para la argentina residente en Valencia Claudia Montero

"¡Los sueños se cumplen, pero hay que trabajar para lograrlo!", proclama la compositora camino de Nueva York

Hernando despide y felicita a las personas acogidas en Euskadi

La directora del departamento del Gobierno vasco se ha reunido con los extranjeros que regresan a su país, donde estaban amenazados, después de seis meses

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

LA CUARTA PÁGINA

La pasión por la democracia

Desde la caída del Muro de Berlín se observa una apatía cada vez mayor en los sistemas democráticos. Necesitamos no sólo ausencia de violencia y garantías institucionales, sino también responsabilidad moral

LA CUARTA PÁGINA

Cataluña y “la cárcel de los pueblos”

Hay un buen argumento para poder defender la idea de que Cataluña siga formando parte de España: cuando los países se desestabilizan, tardan mucho en conseguir normalizarse de nuevo

La muerte de Aurora

La vi por última vez en el verano del año pasado. Raspaba ya los 93 años y oía con dificultad. Necesitaba tiempo para terminar una biografía de Julio Cortázar, a quien profesó un intenso amor

LA CUARTA PÁGINA

El desamparo de Ayotzinapa

La desaparición y asesinato de 43 estudiantes es la conclusión del desastre nacional generado por la guerra contra el narcotráfico en México. Nada es tan peligroso para un país como el descrédito de su clase política

España no tiene quien le escriba

Hace falta una fuerza política que defienda el Estado, la unidad de la nación y la ley

El momento adecuado para bajar impuestos

Tras dos años de ajustes, el Gobierno ha elaborado un conjunto de cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana