COLUMNA

Mentes y balas

No somos los únicos que aprovechando las brasas de un suceso violento nos lanzamos a enfangarnos en discusiones que jamás acabarán en un debate real

Que hay países todavía más divididos que el nuestro no debería ser un consuelo, pero nos evita por una vez el manido discurso catastrofista. Y es que, en efecto, no somos los únicos que aprovechando las brasas de un suceso violento nos lanzamos a enfangarnos en discusiones que jamás acabarán en un debate real. Parece que solo hay dos maneras de encarar la masacre de Connecticut, dejando a un lado que a cualquier persona emocionalmente bien equipada la irrupción del crimen en un lugar sagrado como es la escuela le sacude las entrañas. Hay partidarios de centrar las causas del crimen en la enfermedad mental del joven, lo cual parece razón suficiente para eximir de culpa a los poseedores de armas; los hay en cambio que prefieren ignorar el desequilibrio del asesino. Según estos últimos, analizar el tipo de trastorno que padece alguien que mata a 27 personas solo sirve para estigmatizar a todos los enfermos mentales y para ignorar el creciente porcentaje de individuos que al año mueren por heridas de bala en Estados Unidos.

La cuestión es que en ese afán por esquivar aspectos del crimen nunca se llegan a abordar las circunstancias de un suceso como este en toda su complejidad. Todo se queda en lágrimas. Las primeras, las de Obama, que dijo llorar como padre, hasta que le recordaron que era, antes que nada, el presidente. Pero ni hay visos de que se aborde de una vez el control de venta de armas ni de que el ciudadano pueda hacerse una idea de cómo se degrada una mente débil o enferma en un tipo de vida tan asocial como el que llevan muchas personas en el campo americano. Hablar de manera frívola del desequilibrio mental puede aislar aún más a los enfermos, pero dar como buena la razón de que cualquier ser humano puede transformarse en monstruo es envolver el mal mental en una bruma de misterio aún más peligrosa.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Mirotic sobrevuela el duelo de los Gasol

Las actuaciones de Butler y del expívot del Madrid propician el triunfo de los Bulls

Así cayó el Muro del Caribe

Un consejero de Obama y un diplomático hispano de EE UU fraguaron con los negociadores cubanos en nueve reuniones el acercamiento entre ambos países

Agentes del CNI, grabados mientras grababan al 'pequeño Nicolás'

La cinta clandestina, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, ha sido entregada al juzgado que investiga los posibles delitos de Francisco Nicolás Gómez

Camino de París

El 'Oratorio de Navidad' de Bach, interpretado por el conjunto Les Talens Lyriques y por el Cor de Cambra del Palau de la música, pasó por el Palau antes de viajar a París

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

LA CUARTA PÁGINA

Se superan diferencias, sigue el conflicto

Estados Unidos y Cuba dieron ayer un gran paso para imprimir un giro en las relaciones entre ambos países, que se torcieron el 20 de octubre de 1960, cuando prescindieron de canales diplomáticos

Los jeques, en pie de guerra

Arabia Saudí deja el precio del barril de petróleo en manos del mercado

La cigarra española y la hormiguita vasca

La sobrefinanciación explica el progreso de Euskadi mejor que la borrosa “identidad”

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana