COLUMNA

Mentes y balas

No somos los únicos que aprovechando las brasas de un suceso violento nos lanzamos a enfangarnos en discusiones que jamás acabarán en un debate real

Que hay países todavía más divididos que el nuestro no debería ser un consuelo, pero nos evita por una vez el manido discurso catastrofista. Y es que, en efecto, no somos los únicos que aprovechando las brasas de un suceso violento nos lanzamos a enfangarnos en discusiones que jamás acabarán en un debate real. Parece que solo hay dos maneras de encarar la masacre de Connecticut, dejando a un lado que a cualquier persona emocionalmente bien equipada la irrupción del crimen en un lugar sagrado como es la escuela le sacude las entrañas. Hay partidarios de centrar las causas del crimen en la enfermedad mental del joven, lo cual parece razón suficiente para eximir de culpa a los poseedores de armas; los hay en cambio que prefieren ignorar el desequilibrio del asesino. Según estos últimos, analizar el tipo de trastorno que padece alguien que mata a 27 personas solo sirve para estigmatizar a todos los enfermos mentales y para ignorar el creciente porcentaje de individuos que al año mueren por heridas de bala en Estados Unidos.

La cuestión es que en ese afán por esquivar aspectos del crimen nunca se llegan a abordar las circunstancias de un suceso como este en toda su complejidad. Todo se queda en lágrimas. Las primeras, las de Obama, que dijo llorar como padre, hasta que le recordaron que era, antes que nada, el presidente. Pero ni hay visos de que se aborde de una vez el control de venta de armas ni de que el ciudadano pueda hacerse una idea de cómo se degrada una mente débil o enferma en un tipo de vida tan asocial como el que llevan muchas personas en el campo americano. Hablar de manera frívola del desequilibrio mental puede aislar aún más a los enfermos, pero dar como buena la razón de que cualquier ser humano puede transformarse en monstruo es envolver el mal mental en una bruma de misterio aún más peligrosa.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUERTA PÁGINA

Gran Bretaña federal, Europa confederal

Lo que hace falta ahora es un Reino Federal de Gran Bretaña que tenga muy en cuenta qué papel quiere desempeñar en la UE. Un pacto constitucional serio debe incluir una reforma de la Cámara de los Lores

Tres hurras por Escocia

El sentido común con el que han votado los escoceses por permanecer en Reino Unido debería servir para contrarrestar esa movilización irracional que quiere desandar la historia

LA CUARTA PÁGINA

Un imán debajo de la mesa

Las fuerzas movilizadas en Escocia y otros nacionalismos en el mundo no se explican solo por intereses económicos y pragmáticos. Hay que contar también con el viento de las humillaciones y las injusticias

la cuarta página

Consulta 9-N: suspensión sin suspense

Mas puede convocar legalmente la votación pretendida al amparo de la ley catalana de consultas, pero solo por unos días o unas horas. Un recurso del Gobierno al Constitucional la paralizaría automáticamente

la cuarta página

¿Internacionalización del ‘procés’?

El soberanismo catalán defiende que, pese al bloqueo del Estado, la mediación exterior podría ayudar al éxito de su reivindicación. Un análisis no voluntarista lleva a concluir que tal intervención es impensable

Política para un nuevo pacto

Una reforma pactada de la Constitución resolvería el encaje de Cataluña en España

Reaparece el antisemitismo

Cuesta entender que 200.000 muertos en Siria pesen menos que 2.000 palestinos

El ardiente mensaje de Robert Burns

El poeta que da voz al independentismo de Escocia invita a “una copa de hermandad”

Las opacidades de la transparencia

La obsesión por la visibilidad refuerza la espectacularización de la política

La apuesta por la ciencia

El mecenazgo es básico para apoyar a investigadores e instituciones

Incompleta, injusta, ineficaz

El debate sobre la reforma fiscal permite contrastar distintos modelos de sociedad

Respondemos a las preguntas de la gente

Google no es 'la puerta de entrada a Internet' ni actúa para dañar a la competencia

Claves para renovar la OEA

La organización necesita un mandato que la permita actuar con unidad y espíritu de diálogo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana