COLUMNA

¿Cuánto paga?

Bajo el amparo del Gobierno se puede jugar fuerte. Su tapadera ofrece una variedad enorme de actividades delictivas con cobertura legal

De los negocios limpios que encubren actividades sucias se suele decir que son una tapadera. Las hay de todos los tamaños, desde el puesto de pipas que da salida al tabaco de contrabando, a la banca que blanquea la pasta grande del crimen organizado u Estado paralelo. Entre un extremo y otro discurre una cremallera cuyos dientes pertenecen, de forma alternativa, al Estado legal y al paralelo. Ninguno es nada sin el otro. Si de aquí a mañana cesara en todas sus actividades el Estado bis, el legal se vendría abajo sin remedio. En nuestras fantasías infantiles, las tapaderas estaban formadas por bares, restaurantes o salas de juego. No se nos ocurría pensar que la mercería de la esquina o la churrería del mercado pudieran ocultar, bajo los productos que les eran propios, otros de distinta naturaleza. A la tapadera, en todo caso, se le acaba notando que es una tapadera porque la dirige un tío que en agosto se sube las solapas de la gabardina. Estamos hablando de esos restaurantes vacíos, de esas tiendas de lujo en las que no entra nadie, de esos concesionarios de coches que no venden coches… Ahora bien, la mejor tapadera es la tapadera de acero inoxidable, también llamada democrática: A mí me han votado.

Quiere decirse que, si uno ha decidido dedicarse al robo con garantías jurídicas, el Gobierno es la mejor de todas las tapaderas posibles. Bajo el amparo del Gobierno se puede jugar fuerte. Su tapadera ofrece una variedad enorme de actividades delictivas con cobertura legal. No es fácil decidir, por ejemplo, de qué lado de la cremallera cae el diente que acaba de dar un mordisco a las pensiones. Podría parecer que cae del lado de la tapadera, que es el Gobierno, pero quizá haya sido una orden de la delincuencia organizada. La pregunta es cuánto paga el gobierno paralelo al legítimo por sus servicios.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

Pedir acuerdos no es sabotear la victoria

El Ejército de Israel puede ganar batallas, pero la paz y la tranquilidad solo se lograrán con pactos políticos. Si no ocurre así, seguiremos cayendo por una espiral hasta tocar un nuevo fondo

LA CUARTA PÁGINA

Consecuencias de la caída

La muerte política de Pujol deja al nacionalismo convergente sin su principal activo y referencia histórica e ideológica. Aunque Artur Mas sale debilitado, el soberanismo se conjura para que no afecte al proceso.

El muy honorable gran defraudador

O retiran a Pujol título y privilegios, o su evasión fiscal destruirá el poder de Mas y CDC

Pero ¿vuelve ya el crédito?

Será la recuperación económica la que impulse los préstamos, no al revés

La vulnerabilidad del Reino Saudí

Hacia afuera y hacia dentro, el régimen se ve afectado por la incertidumbre que domina la región

Un congreso para Maduro

La propaganda pone el acento en mostrarle como el heredero del “legado de Chávez”

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana