Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDITORIAL

ADN sin basura

El resultado del proyecto Encode demuestra la importancia de la cooperación en materia científica y abre expectativas biomédicas

Una de las sorpresas de las investigaciones del Proyecto Genoma Humano fue descubrir que los genes apenas representaban el 1,5% del ADN. ¿Qué había en el resto? Desde que en 2003 se logró secuenciar el genoma humano, uno de los objetivos fue averiguar por qué gran parte del ADN parecía no tener función alguna. Para ello se creó el Proyecto Encode, cuyo objetivo era caracterizar, en una especie de enciclopedia, los elementos que pudiera haber en ese “ADN basura”.

Los primeros resultados del Proyecto Encode son espectaculares: adiós al concepto ADN basura. Ese ADN que parecía inservible contiene elementos activos muy importantes, entre ellos una especie de interruptores que intervienen en la regulación de los genes. El descubrimiento obliga a redefinir el concepto mismo de gen y abre la puerta a descifrar variables que expliquen, por ejemplo, por qué dos enfermos con el mismo tipo de cáncer evolucionan de manera diferente y por qué tampoco responden igual al mismo tratamiento.

Tan relevante como el hallazgo es la forma en que se ha obtenido: un consorcio público en el que han participado 32 equipos. Como ya ocurrió con la secuenciación del genoma humano, una investigación de esta envergadura no puede ser abordada en solitario ni de forma competitiva. La fórmula permite, además, que los datos obtenidos estén ya disponibles para cualquier investigador. Otro reto superado con éxito ha sido la gestión de la gran cantidad de información acumulada: si se colocara en un panel, este ocuparía una pared de 16 metros de alto y 30 kilómetros de largo. Por último, de los 442 investigadores que han participado, 22 son españoles, lo cual hace albergar la esperanza de que, si la crisis no desmantela lo construido, la ciencia española pueda seguir en el nivel de excelencia que se requiere para estar entre los que rompen fronteras.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.