EDITORIAL

Huelga en la cárcel

Los presos intentan presentar la liberación del secuestrador de Ortega Lara como un éxito propio

Más de un centenar de presos de ETA se habían declarado hasta ayer en huelga de hambre en demanda de la excarcelación del también preso etarra Josu Uribetxebarria, enfermo de cáncer. El juez de vigilancia penitenciaria, al que corresponde la decisión, está a la espera de los informes médicos preceptivos y de la opinión de Instituciones Penitenciarias para aplicar esa medida.

En la lógica de ETA lo que importa no es tanto lo conseguido como el conseguir: que lo que ocurra pueda ser atribuido a su intervención. El Código Penal establece (art.92) que los condenados por terrorismo “podrán obtener la libertad condicional cuando, según informe médico, se trate de enfermos muy graves con padecimientos incurables”. Aunque la expresión “podrán” indica que no es un derecho sino una posibilidad, si Uribetxebarria está tan grave como afirman los suyos, y no hay por qué dudarlo, será puesto en libertad, como lo han sido otros etarras en situación parecida en el pasado. Pero de lo que se trata es de que esa liberación pueda ser interpretada como efecto de la movilización, incluyendo el ayuno, y no de la aplicación de la ley.

Para que se aplique es necesario el informe médico, pero Uribetxeberría, trasladado a tal efecto de un hospital de León a uno de San Sebastían, se negó a ser examinado al tiempo que se declaraba en huelga de hambre; dos días después aceptó someterse a revisión médica. También él, siguiendo la lógica según la cual su probable liberación pueda presentarse como resultado de la lucha por métodos radicales.

En la mayoría de los países democráticos hay normas como esa, inspirada en razones humanitarias; exclusivamente humanitarias y no de justicia, como a veces se pretende. En este caso la paradoja es máxima porque Uribetxebarria está condenado, entre otros delitos, como secuestrador y carcelero, durante 532 días, en condiciones de extrema inhumanidad, del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara. Ramón Recalde, exconsejero del Gobierno vasco, víctima de un intento de asesinato de ETA en el año 2000, escribió en sus memorias que para él la imagen del mal absoluto, de la máxima degradación humana, la encarnan los carceleros de Ortega Lara durante su juicio: riendo y haciendo bromas tras los cristales, indiferentes al relato del sufrimiento de aquel hombre al que estaban dispuestos a dejar morir.

Arnaldo Otegi, líder del sector de la antigua Batasuna partidario del fin de la estrategia terrorista, se ha sumado a la huelga de hambre en solidaridad con el carcelero de Ortega Lara. Puede que invoque razones humanitarias, pero para resultar creíble debería haber tenido el valor de acompañar su gesto con un mínimo reconocimiento hacia el sufrimiento de Ortega Lara y para lamentar su propio silencio de entonces. Que no lo haya hecho marca la distancia que aún le separa de valores democráticos esenciales.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Hội An, una joya en Vietnam

Ciudad situada en Vietnam central. Su centro histórico es una amalgama de influencias chinas, japonesas y francesas y fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999

Directo | Rajoy expone sus medidas anticorrupción en pleno ‘caso Mato’

El presidente expone al Congreso sus principales medidas contra la corrupción

Marca de precocidad

Más precoz incluso que Bobby Fischer, Samuel Sevián mantiene una sólida trayectoria de proezas desde niño A los 13 años ya es gran maestro

La nieve desinfla las protestas

El suburbio de San Luis vive una noche tranquila en la víspera del Día de Acción de Gracias

IMPRESCINDIBLES

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Una oportunidad para Cuba

La esperada vuelta de La Habana a la Organización de Estados Americanos (OEA) debería contribuir a la democratización del régimen. El riesgo es que pueda interpretarse como una legitimación del comunismo

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Mitos de las políticas de inmigración

No son los más pobres los que viajan, sino los que acceden a capital financiero o social

El pueblo y la gente

Ya es hora de que los políticos dejen de trabarse y reconozcan la diversidad

El género de la violencia

Miles de mujeres sufren en su vida cotidiana los efectos de los maltratos. Es necesario que toda la sociedad se implique.

Secesión: del proceso eufemístico al constitucional

El objetivo debe ser dialogar y negociar sin astucias y sin negar la realidad

La travesía de la igualdad

La ley contra la violencia de género redujo la impunidad pero todavía queda mucho por hacer

¿Regenerar sin leyes?

Antes de reformar, lo que hay que hacer es conservar lo que está bien y hacer que se aplique

Mucha frase, ningún discurso

El secretario general de Podemos consigue entusiasmar a su público con fuegos de artificio

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana