EL ACENTO

Un 'hacker' para la ficción

España también tiene su pirata informático al que fichar para reforzar la seguridad del Estado con sus conocimientos informáticos

MARCOS BALFAGÓN

Con los medios hoy existentes para indagar en la vida de los demás, los modos detectivescos de Sam Spade y Philip Marlowe ya no sirven para una novela negra. La reciente red de compra-venta de datos confidenciales desarticulada en España demuestra hasta qué punto es fundamental la habilidad para moverse en el ciberespacio. Hoy, un detective privado sin la ayuda de un buen pirata informático no se comería una rosca. Y, aquí sí, como en la ficción, la línea entre lo lícito y lo ilícito no siempre está clara. De hecho, uno de esos supuestos hackers que formaba parte de la red de venta de datos realizaba trabajos también para la policía y la guardia civil. El supuesto hacker tiene 36 años y se llama Matías Bevilacqua. Su empresa, CFLabs, acaba de ser distinguida como una de las firmas que participará en el futuro Centro Nacional de Ciberseguridad al servicio del Estado español, que a su vez cuenta con la subvención de la Comisión Europea.

Es verdad que la historia de Matías Bevilacqua no es del todo original. Los piratas informáticos son muy codiciados en las empresas y los gobiernos y no es la primera vez que un hacker se pasa, podríamos decir, al enemigo. Hace tres años, la segunda compañía de telecomunicaciones de Nueva Zelanda contrató a un adolescente (con síndrome de Asperger) llamado Owen Thor Walker; con el seudónimo de Akill en Internet, había ayudado a una red de delincuentes a infiltrarse en 1,3 millones de ordenadores, logrando un desfalco de 20 millones de dólares. Fue condenado cuando solo tenía 18 años, a pesar de lo cual la firma TelstraClear le fichó.

Sobre Bevilacqua no pesa ninguna condena y su expediente es casi modélico. Ha sido incluso profesor de magistrados y fiscales. Su pyme entrará ahora en las entrañas del Estado y su caso es un exponente de la calidad de los informáticos: capaces y, además, fuente de inspiración de nuevas historias de ficción. Gente como Bevilacqua demuestran la necesidad de que en este país se tome un poco más en serio lo de la confidencialidad de los datos. Suerte que este experto ya se ha cambiado de bando.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Cada cuánto tiempo hay que regar el PSOE?

Los experimentos democráticos son una gran oportunidad para reconstruir un partido y reconectar con los ciudadanos. Hay que seguir el método de ensayo y error, para beneficio propio y de toda la sociedad

LA CUARTA PÁGINA

¿Qué dicen las cuentas territorializadas?

Dos tercios de los saldos fiscales regionales se deben simplemente a que en los territorios más ricos se pagan más impuestos que en los pobres. Solo en el otro tercio hay indicios preocupantes, pero de magnitud modesta

Señor Juncker: queremos otra Europa

El programa del nuevo presidente de la Comisión es serio, pero le falta ambición

Podemos vivir juntos

El conflicto entre israelíes y palestinos no es político, sino humano

La nueva guerra de los treinta años

No se puede aspirar a resolver la situación de Oriente Próximo, sino a gestionarla

El 'fracking' o la sordera hacia la ciencia

Politizar la investigación de los recursos estratégicos no beneficia a nadie

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana