EDITORIAL

Banqueros despistados

Las comparecencias en el Congreso muestran la necesidad de conocer más detalles sobre la crisis

Las comparecencias sobre la crisis financiera en el Congreso de autoridades públicas y antiguos responsables de cajas están resultando de indudable interés. Cada una aporta algún elemento para entender parte de lo que sucedió. Pero todas en conjunto fracasan si lo que se pretende es componer un panorama completo de lo acontecido y, dentro de él, la atribución de responsabilidades. Ese fracaso es la consecuencia del formato elegido para el ejercicio y aún es reparable.

En vez de realizar un plan exhaustivo de comparecencias, el Congreso —es decir, la mayoría que lo controla— se ha dado por satisfecho con algunas presencias selectivas; el nivel de las preguntas se ha demostrado manifiestamente mejorable, de modo que los testimonios y novedades aportados por los comparecientes apenas han logrado pasar de la anécdota a la categoría. Especialmente porque todos han tratado de justificar su actuación, y muchos de ellos no han hallado mejor método que el declararse no responsables. El caso más chocante de banquero despistado es el del excopresidente de Novagalicia, Julio Fernández Gayoso. Si no tenía ninguna responsabilidad en la entidad ¿por qué aceptaba una retribución multimillonaria en forma de plan de pensión que ni siquiera cuantificó?

En otros casos, la responsabilidad saltaba de uno a otro, tal que en una partida de pimpón. El exgobernador del Banco de España, Fernández Ordóñez, asegura que no forzó la fusión Bancaja-Caja Madrid en Bankia; y el expresidente de esta, Rodrigo Rato, afirma que fue conducido a ella por el supervisor. De sus declaraciones se deduce que aquel fue más activo que simplemente tolerante; y que este, ya autoencaminado a la configuración de Bankia tras la fusión fría, asumió mucho más la decisión de lo que deja entrever al enarbolar el apoyo de diferentes auditoras en distintos momentos. Este es solo un pasaje —aunque clave— de la crisis: sirve para demostrar la necesidad de más detalle, de más comparecencias e investigación para, si conviene y sobre la base de los contrastes y los nuevos datos, requerir nuevamente a los ya comparecidos.

Porque el interés de los ciudadanos no es contemplar cómo se tiran los trastos a la cabeza unos a otros, sino saber con certeza qué ocurrió y por qué, en su calidad de contribuyentes, les toca deshacer los entuertos dejados por otros.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana