EDITORIAL

Pago, copago y repago

Las medidas de ahorro en medicamentos no deben penalizar a los enfermos

Cuatro días antes de entrar en vigor el copago de los medicamentos, que obligará a los enfermos, incluidos los pensionistas, a pagar un porcentaje del precio de las medicinas en función de la renta, la ministra Ana Mato anunció una nueva medida de ahorro: retirar la financiación pública a más de 400 fármacos de uso frecuente e indicados para patologías que la ministra calificó de leves, pero que no siempre lo son. Entre los medicamentos excluidos figuran algunos de los antiinflamatorios más utilizados en procesos traumáticos y reumáticos, vasodilatadores, antiácidos, laxantes y antivirales, además de anticatarrales y mucolíticos que, aunque no curan las dolencias, alivian síntomas en las personas que tienen afecciones respiratorias.

El catálogo de fármacos debería revisarse periódicamente para retirar los que quedan obsoletos y disponen de una alternativa mejor. Algunos de los excluidos ahora pertenecen a esta categoría, pero otros no. En todo caso, el recorte no se ha hecho por un criterio de racionalidad en la prescripción, sino para lograr un ahorro de 440 millones, asegura Sanidad.

El copago, que entra en vigor el domingo con problemas organizativos y la rebelión de algunas autonomías, es una fórmula para contener gastos que se usa en varios países de Europa para salvaguardar los sistemas de salud amenazados por la crisis. De lo que se trata es de vigilar y evitar que la combinación del copago y la exclusión de medicamentos recaiga en los más vulnerables y tenga efectos disuasorios injustos, si quienes abusan y pueden pagar sigan consumiendo y muchos de quienes los necesitan dejen de tomarlos por no poder sufragarlos.

El Gobierno ha presentado una medida de ahorro sin aportar un informe de impacto económico, sin evaluar los efectos sociales y sin consultar con los médicos; se hará, ha dicho el Gobierno, próximamente. Algunos expertos han advertido de que, como ha ocurrido en anteriores medicamentazos, el ahorro previsto no se alcance. Es posible que ante la persistencia de los síntomas, los médicos acaben recetando fármacos más potentes con financiación pública y más caros.

En los últimos años, la industria farmacéutica ha sustituido medicamentos que habían perdido la patente, y por tanto ya no resultaban tan rentables, por otros con el mismo principio activo pero alguna variación en la composición o en la forma de administración, lo que les permite comercializarlos como un producto nuevo a un precio superior. A partir de ahora, los medicamentos excluidos seguirán en las farmacias y quienes los necesiten tendrán que pagarlos. Los que queden bajo financiación pública estarán sometidos al copago, lo que ya no excluye a los pensionistas, que ahora los obtienen gratis. Ambas medidas supondrían un repago si, en lugar de repartir las cargas a través del sistema impositivo para garantizar el futuro del sistema de salud, penalizaran a los que están en situación más vulnerable.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los Mossos investigan la muerte de un menor apuñalado en Sants

La policía no descarta que pueda tratarse de un asunto de bandas latinas

Indicadores de salud de la población

Aumenta la incidencia de diabetes, enfermedades mentales y bajo peso al nacer durante la crisis

El ruido, de los jugadores

Cerca de 4000 personas, diez veces menos que ante el Villarreal, acuden al Calderón para ver el Atlético-Hospitalet, segundo encuentro tras la expulsión del Frente

Ana Mato pasa de ser diputada rasa a vicepresidenta de comisión

La exministra de Sanidad cobrará por ese cargo un suplemento de 1000 euros al mes

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Trenes llenos de psiquiatras

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo hemos llegado a ese punto en el que la realización del proyecto de un Gobierno pueda conducir a la ruina de Cataluña y probablemente también de toda España?

la cuarta página

Tres problemas de la Universidad

La deficiente formación primaria y secundaria, los criterios endogámicos de selección del profesorado y la perversión de la autonomía y la democracia internas determinan el pésimo rumbo de la enseñanza superior

LA CUARTA PÁGINA

Que la generación Erasmus defienda a Europa

La UE afronta la crisis más profunda de su historia y nunca como ahora había existido tanto pesimismo sobre su futuro entre sus más ardientes partidarios. Necesita con urgencia la voz de quienes han crecido con ella

PIEDRA DE TOOUE

La era de los impostores

La ficción ha sustituido a la realidad en el mundo que vivimos y los mediocres personajes del mundo real no nos interesan. Los fabuladores, sí, como ‘el pequeño Nicolás’ o Enric Marco

El declive de los Estados nacionales

Nuestra clase política vive envuelta en querellas y ajena a los cambios globales

Europa debe reconocer a Palestina

El reconocimiento sirve para ejercer un derecho y no un privilegio

La dependencia

La gestión de nuestros recursos genera una cultura de autorresponsabilidad

La era del carbón toca a su fin

China, EE UU y la UE están enviando una señal poderosa para reducir las emisiones

El dueño de la pocilga

Condenar al Parlamento es un viejo hábito que lleva siglos en España

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana