COLUMNA

Papel mojado

Es llamativa la resistencia de este Gobierno a reconocer la legitimidad de las organizaciones sindicales

Si el miércoles pasado yo no hubiera estado en la puerta del Palace, esta semana volvería a recomendarles que se dedicaran a tomar el sol. La limosnita que ha pedido Bankia, la soberbia de Dívar, la habilidad con la que Aguirre, una vez más, ha logrado escurrir el bulto de sus mentiras sobre el déficit de la Comunidad de Madrid, lanzando un anzuelo tan extremadamente burdo –que si silban o si no silban- que parece mentira que todo el mundo haya vuelto a morderlo, no son para menos. Pero el miércoles yo estaba en la puerta del Palace cuando vi a Teresa, una dirigente de la UGT que bajaba la cuesta con la cara desencajada.

En aquel momento no llevaba insignias ni banderas, ningún logotipo que la identificara. Con un uniforme de simple ciudadana, estaba parada en la Carrera de San Jerónimo, frente al Congreso, esperando a unos amigos, cuando vio a un policía venir derecho hacia ella. ¿Es usted de un sindicato?, le preguntó sin más preámbulos. Sí, señor, le contestó, desde hace muchos años. Entonces, el policía, señalando con el índice hacia la plaza de Neptuno, donde iba a celebrarse una velada de protesta contra la reforma laboral, le dijo, pues váyase para abajo porque no tiene usted permiso para estar aquí.

Ya sé que, con la que está cayendo, este diálogo parece poca cosa, pero yo creo que no lo es. Porque no se trata, ya no, de la proverbial resistencia de este gobierno a reconocer la legitimidad de las organizaciones sindicales, sino de un indicio gravísimo de degradación de las instituciones. En un estado democrático, un policía no puede impedir a un ciudadano que esté donde le dé la gana, siempre que no esté delinquiendo. Y la pertenencia a un sindicato, no sólo no es un delito. Es, todavía y además, un derecho recogido en el artículo 28 de la Constitución, ese texto que cada vez se parece más a un papel mojado.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La transición energética

El cambio climático es un fenómeno global de consecuencias potencialmente catastróficas para nuestro modo de vida. Hace falta un esquema más sostenible donde los combustibles fósiles den paso a las renovables

LA CUARTA PÁGINA

¿Baja el suflé y sube el ‘seny’?

Hay algunos síntomas que así lo indican. Los argumentos a favor de la independencia se han desmoronado uno tras otro. Lo que parecía fácil, rápido y lucrativo se ha ido revelando difícil, complicado y perjudicial

LA CUARTA PÁGINA

Ciudades y ciudadanos inteligentes

El avance de la tecnología en el entorno plantea la cuestión de si vivir en una productiva interconexión permanente es mejor o el ser humano debe recordar que el ocio es tan necesario como la eficiencia

Cita en Cardiff con la OTAN

La Alianza afronta una cumbre donde tendrá que adoptar decisiones difíciles

¿Es prioritaria la elección directa de alcaldes?

La regeneración debería pasar por la reforma del sistema electoral

El agobio de Occidente

Si Estados Unidos no puede, Europa debe hacer algo más por la seguridad colectiva

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana