Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Fomento de la bicicleta

El día 28 de marzo pasé en bicicleta un semáforo en ámbar, en una calle donde no hay carril bici. Dos guardias urbanos en moto que venían por la calle perpendicular —es decir, que no pudieron ver el ámbar de mi semáforo— me pusieron una multa por pasar en rojo. Si una bici pasa un semáforo en ámbar y el tiempo de despeje del semáforo en el cruce es insuficiente para la velocidad de la bicicleta, ¿quién se hace responsable?

Ayer me llegó la multa a casa: 200 euros. Creo que es la multa para vehículos motorizados. Además de equivocarse y no responsabilizarse de las incoherencias de la señalización en relación a la bicicleta, multan igual a una bici aunque no mata a nadie en el tráfico. ¿No parece exagerado?

Leo en la prensa que el Ayuntamiento de Barcelona hace campaña para que los ciclistas respeten más el código de tráfico a base de multas. Me parece una política muy poco estimulante para este medio de transporte sostenible y que tanto puede hacer en la movilidad urbana:no hace ruido, no molesta, no contamina el aire ya sucio y no usa combustible fósil. Por tanto, creo que los ciclistas se merecen un monumento. Y de ninguna forma merecen multas de 200 euros.— Patrick Kappert.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.