Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Oleada de incendios en pleno otoño

Un gran fuego amenaza el parque natural de O Invernadeiro

Archivada la investigación judicial por la muerte de dos brigadistas en 2010 en Fornelos

Un incendio de grandes proporciones, con varios kilómetros de frente, amenaza desde esta tarde las inmediaciones del parque natural de O Invernadeiro, en el municipio ourensano de Vilariño de Conso. En ese mismo ayuntamiento se logró controlar esta tarde otro enorme fuego iniciado el pasado jueves en la localidad limítrofe de Manzaneda, que ha arrasado, según la Xunta, al menos 1.800 hectáreas. Favorecidos por un descenso de las temperaturas, los equipos de extinción pudieron controlar también dos fuegos, que han destruido 1.000 hectáreas cada uno, en los municipios de Lobios y Maceda.

El conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, ha señalado esta tarde que, "en estos momentos, la situación" de los incendios forestales en Galicia "mejora respecto a días anteriores, pero sigue siendo preocupante" por la "elevada actividad incendiaria y el alto número de nuevos focos que surgen, sobre todo, en dos momentos del día: a mediodía y cuando cae la noche".

Mientras, funcionarios de la policía autonómica de Ourense han informado de la detención de un vecino de la localidad de A Peroxa como presunto autor de dos incendios forestales que afectaron a este municipio. El primero de los fuegos que se le imputa ocurrió el pasado 15 de octubre en la parroquia de San Xes da Peroxa y en él se calcinaron 1,5 hectáreas de mote arbolado. El segundo de los incendios ocurrió el mismo día en la parroquia de Belquirime y afectó a una superficie de 40 hectáreas. La policía autonómica ha detenido a 77 personas en lo que va de año por delitos relacionados con incendios forestales.

Al mismo tiempo, el Juzgado de Instrucción número 2 de Redondela ha archivado las diligencias abiertas por el incendio que el 12 de agosto de 2010 se cobró la vida de dos brigadistas de la Xunta en la localidad pontevedresa de Fornelos. El juzgado no ha hallado pruebas para inculpar a un vecino de esa localidad que había sido detenido el año pasado bajo la acusación de prender el fuego que provocó la muerte de los bomberos Rodrigo Amo González y Julio Martínez Dasilva.