Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La asociación AltraItalia denuncia al Estado italiano por los bombardeos de Barcelona durante la Guerra Civil

Los denunciantes piden el encausamiento de los aviadores que realizaron los ataques

La asociación AltraItalia de Barcelona, que reúne a los italianos progresistas y antifascistas que viven en la ciudad, ha anunciado este mediodía que el jueves presentará a la Audiencia Nacional de Madrid una denuncia por crímenes de guerra contra el Estado italiano. La denuncia se refiere concretamente a los brutales bombardeos de terror de la Aviazione Legionaria italiana -al servicio del bando franquista- contra la ciudad de Barcelona durante la Guerra Civil que según los historiadores causaron la muerte de unas 2.700 personas, heridas a 7.000 y daños en 1.808 edificios civiles. La denuncia coincide con el trámite en el Parlamento de Cataluña de una propuesta para que la institución reclame al Estado italiano que pida perdón por los mismos hechos. También en ese caso AltraItalia está en el origen de la iniciativa.

Junto a la asociación italiana firman la querella como acusación particular dos víctimas de aquellos bombardeos. Una es Anna Raya, de 82 años, que el 1 de octubre de 1937 contaba ocho años y fue herida en la cabeza durante el bombardeo y subsiguiente ametrallamiento de su colegio en el barrio de la Barceloneta. Y la otra Alfons Cánovas, cuyo padre, que trabajaba como estibador, murió al bombardear los aviones italianos los Almacenes Generales del Comercio en el puerto de Barcelona el 19 de enero de 1938.

La denuncia, por delito de lesa humanidad y crímenes de guerra, persigue que la República italiana pida perdón por los bombardeos realizados para aterrorizar a la población civil y pretende el encausamiento de los 21 pilotos militares de la Aviazione Legionaria identificados como participantes en los ataques aéreos a Barcelona. AltraItalia ignora cuántos de ellos siguen aún con vida y requiere al Gobierno italiano información sobre ellos y otros aviadores que volaron en esas misiones.

Los demandantes han considerado que ninguna ley de amnistía española puede amparar a los soldados italianos que cometieron crímenes de guerra en la contienda civil. Y han recordado como precedentes los casos de combatientes alemanes condenados por el asesinato de civiles en represalias en Italia durante la II Guerra Mundial, en los que el propio Gobierno italiano se presentó como acusación contra el Estado alemán.

La denuncia se presenta en una fecha tan simbólica como es el 2 de junio, aniversario de la República italiana. La asociación AltraItalia, muy crítica con Berlusconi, considera necesario un examen de conciencia por parte de los italianos del papel jugado por sus fuerzas armadas durante la Guerra Civil española, especialmente en un momento, señalan, de peligroso revisionismo histórico con intentos de relativizar sino justificar el fascismo. AltraItalia no pide compensaciones económicas de ningún tipo, sino una disculpa moral para los barceloneses y que, de paso, se reabra el debate sobre las responsabilidades del fascismo italiano.

En el mismo acto, la Comisión de la dignidad, que apoya moralmente a AltraItalia, ha presentado la carta que ha enviado al ministro de Defensa italiano, Ignazio La Russa, para que se disculpe por el desafortunado comentario que hizo a raíz de los enfrentamientos de la Champions entre el Madrid y el FC Barcelona. La Russa, seguidor del Inter, manifestó: "Nelle due partite vince el Real di Mourinho. Lui che può, bombarderà Barcellona" ("En los dos partidos vencerá el Real de Mourinho. Él que puede, bombardeará Barcelona"). La comisión considera que esas "inaceptables" palabras "no eran una anécdota ni una broma de mal gusto sino una incitación a la violencia y sobre todo un recuerdo y enaltecimiento de la acción de los bombardeos que la aviación italiana hizo sobre Barcelona entre 1937 y enero de 1939 sobre objetivos civiles". Por tanto, exige "la retractación pública", del ministro y "un pronunciamiento del gobierno de la República italiana condenando los bombardeos y pidiendo perdón a las víctimas".