Detenido un exconsejero de Unió Mallorquina por la trama de compra de votos

Anticorrupción imputa a la ex concejala de Palma por su vinculación con la red de malversación de caudales públicos para captar militantes

  • Anticorrupción imputa a la ex concejala de Palma por su vinculación con la red de malversación de caudales públicos para captar militantes
ANDREU MANRESA Palma de Mallorca 28 FEB 2011 - 10:05 CET

El ex consejero de Deportes de Unió Mallorquina Mateu Cañellas ha sido detenido este lunes en el marco de la operación que investiga una preunta red de compra de votos para la formación regionalista. En el marco de la operación, también ha sido arrestada la abogada Cristina Cerdó, ex segunda alcaldesa de Palma de Mallorca por Unió Mallorquina (UM) imputada por el 'caso Pinic'. Está acusada por la Fiscalía Anticorrupción de estar al frente de una trama de supuesta malversación de caudales públicos para captar militantes y votantes para su partido, UM, con personas contratadas desde la estructura de la Administración y a cargo del presupuesto.

Cerdó colaboró en el equipo de la Alcaldesa de Palma, Aina Calvo (PSOE), que forzó en febrero de 2010 la ruptura con UM al estallar sus escándalos en el Gobierno balear. La letrada y política de UM en Palma se enfeudó en sus áreas de control sin interferencias de sus socios políticos: Medio Ambiente, Deportes y Economía foco de sospecha.

Decenas de personas de UM organizaron una estructura piramidal de captación de votos, mediante visitas puerta a puerta, con posible uso de datos del padrón y registros oficiales, según confesión ante los fiscales y la policía de varios de los nueve detenidos en el caso que estalló el pasado viernes.

Unió Mallorquina, en 2007, al pactar con el PSOE y el Bloc PSM-IU-Els Verds-Esquerra exigió en control en Palma de Mallorca de Emaya, la más importante compañía de servicios públicos de Baleares. Cristina Cerdó se puso al frente de la empresa que gestiona el suministro de agua potable, la recogida de basuras y las depuradoras de aguas negras de Palma.

Ni el Partido Popular ni el PSOE han logrado -tras la exclusión de UM hace un año-, el control de Emaya. Su gerente, Malen Tortella, de UM, está imputada en otro escándalo de su grupo. La Empresa Pública Municipal de Aguas y Alcantarilla de Palma (Emaya) que emplea a 1400 personas y gestiona un presupuesto de 117 millones anuales. Los sindicatos de izquierdas denunciaron que UM convirtió la sociedad en una oficina de colocación de personas afines pero la demanda ante los tribunales se archivó.

La antigua dirección de UM (Miquel Nadal, ex consejero de Turismo y ex concejal de Palma y ex presidente el partido) articuló una operación política "para resolver problemas a vecinos y colocar a gente", según confesión de Nadal, 'Sa Xarxa', la red.

Unió Mallorquina debate esta noche su posible cambio de siglas e identidad, tras la catarata de imputaciones y escándalos que le afectan. En el 'caso Picnic' desvela que UM situó en la nómina del Ayuntamiento de Palma desde estilistas relaciones públicas hasta dirigentes vecinales, también gestores patronales y directivos deportivos para que, desde sus cargos en áreas municipales o asesorías dirigieran una operativo partidista de estructura piramidal para captar militantes.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los empresarios españoles, preocupados por el auge de Podemos

Los líderes empresariales reclaman a los partidos que reaccionen al ascenso del grupo

Sócrates comparece ante el juez tras su arresto por corrupción

El ex primer ministro luso hizo saltar la alarma tras gastar tres millones en una casa

Estructura y aplicaciones del grafeno

Las características de este material apuntan a que tendrá multitud de aplicaciones

El aeropuerto de Hondarribia consigue la excepcionalidad

EFE

El viceconsejero Antonio Aiz informa de que Aena ha concedido el permiso que garantiza su operatividad sin ampliar la pista

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana