Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves del nuevo Código Penal

La reforma que entra hoy en vigor tipifica nuevos delitos, endurece las penas por corrupción, terrorismo o pederastia y rebaja los castigos para 'muleros' y vendedores del 'top manta'

Consulta en el BOE el texto íntegro de la reforma del Código Penal aprobada en junio.

Trapicheo: El nuevo Código Penal rebaja el castigo para las formas menos graves de narcotráfico y rebaja de nueve a seis años la pena máxima de prisión para los transportistas de droga que no pertenezca a una organización, los muleros (que podían ser condenados hasta ahora de tres a nueve años). La reforma beneficia directamente a unas 200 personas con penas superiores a seis años que consiguen hoy su libertad.

Libertad vigilada: Surge una nueva figura, la libertad vigilada, aplicable a terroristas y delincuentes sexuales. Así, una persona condenada por pederastia, violación o terrorismo acumulará, en la sentencia, junto a la pena de cárcel, hasta cinco años en los que estará obligada a estar siempre localizable mediante aparatos electrónicos. También deberá seguir tratamiento médico o participar en programas formativos, laborales o de educación sexual y podrá ser objeto de otras restricciones de movimiento, residencia o de trabajo. La pena podrá extenderse hasta los 10 años.

Terrorismo, imprescriptible: Los delitos de terrorismo no prescribirán si han causado la muerte de una persona.

Top manta: Se suprimen las penas de cárcel para los vendedores de copias ilegales de productos audiovisuales a pequeña escala (conocido como top manta). Los delitos solo podrán ser castigados con multas o trabajos en beneficio de la comunidad.

Seguridad vial: Sobrepasar los 60 kilómetros por hora en vía urbana o los 80 en carreteras interurbanas y conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas podrán acarrear penas de entre tres y seis meses de cárcel, multas de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad.

Nuevos delitos: Tráfico y trasplante ilegal de órganos humanos, ciberacoso infantil (uso de Internet con fines sexuales contra menores), acoso laboral y acoso inmobiliario (obligar a las personas a abandonar sus viviendas con fines especulativos) se consideran, desde hoy, delito.

Piratería... tradicional: El nuevo Código Penal tipifica también la piratería como delito, pero no la informática, sino la tradicional contra el transporte de personas y mercancías. Se castigará, con entre 10 y 15 años de prisión, a quien se apodere, dañe o destruya una aeronave, buque o embarcación o atente contra las personas, cargamento o bienes que en él se encuentren.

Maltrato animal: La reforma pretende proteger a los animales domésticos frente al maltrato. Endurece las penas y elimina el requisito de ensañamiento para tipificar como delito la violencia contra "animales domésticos y amansados" (no contra los agresivos o salvajes), que podrá ser castigado con penas de entre tres meses y un año de cárcel y la inhabilitación entre un año y tres para trabajar en cualquier oficio relacionado con animales.

Corrupción en el deporte: Se castigarán los sobornos llevados a cabo por miembros y colaboradores de entidades deportivas, deportistas, árbitros y jueces encaminados a alterar el resultado de una prueba, encuentro o competición profesional.

Ordenación del territorio: Se amplía el ámbito de las conductas típicas a las obras ilegales o clandestinas de urbanización, más allá de la mera construcción o edificación. En cualquier caso, se estipula que los delitos urbanísticos podrán ser castigados con hasta cuatro años de cárcel.

Estafa de inversiones: Incrimina a los administradores de sociedades que falseen información para lograr captar inversores u obtener créditos y castigando la difusión de noticias o rumores sobre empresas donde se ofrezcan datos falsos para alterar o preservar el precio de cotización de un instrumento financiero.

Patria potestad: Se introduce la posibilidad de privar de la patria potestad a los padres para proteger a los menores y se endurecen las penas por abusos, que podrán llegar hasta los 15 años de cárcel.