Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Herencia millonaria para la familia real

El empresario menorquín Juan Ignació Balada Llabrés lega la mitad de su fortuna a los Príncipes de Asturias y a los nietos de los Reyes

El empresario de Ciutadella, Menorca, Juan Ignació Balada Llabrés, fallecido el pasado 18 de noviembre, ha legado su fortuna a parte de la familia real. Concretamente, el empresario e inversor menorquín ha donado la mitad de su herencia a los Príncipes de Asturias, don Felipe de Borbón y doña Letizia Ortiz, así como a los ocho nietos del rey Juan Carlos y la reina Sofía. El otro 50% del legado del multimillonario de Ciutadella se destinará a la organización de una fundación de interés general, según ha informado el Diario Menorca. Zarzuela ha confirmado la noticia y ha calificó este hecho de "inusual".

Según informaciones publicadas por el diario Última Hora Menorca, la fortuna de Juan Ignacio Balada Llabrés -hijo único del empresario Ramçón Balada y la farmacéutica Catalina Llabrés- está formada por fincas rústicas y urbanas, valores inmobiliarios e inversiones en Bolsa y constituye la mayor fortuna personal de Ciutadella, que puede alcanzar varias decenas de millones de euros.

Fuentes de la Casa del Rey han precisado que los Príncipes no habían mantenido nunca contacto alguno con Balada ni habían recibido información sobre él hasta que el albacea se puso en contacto con ellos hace unos días para comunicarles lo dispuesto en su testamento por el empresario menorquín. Desde la Zarzuela apuntan que el hecho de que ocho de los herederos (los nietos de los Reyes) sean menores de edad puede prolongar la transmisión objetiva de los bienes.

La familia real desconoce la cuantía de los bienes donados, su valoración, su naturaleza y si hay familiares que deseen reclamar derechos en relación con ellos, por lo que los Príncipes se encuentran a la espera de que el albacea se ponga en contacto con los familiares del empresario fallecido y proporcione más información sobre la situación concreta de este patrimonio.

Fuentes del Palacio de la Zarzuela han señalado que el primer paso a seguir consiste en contactar con el abogado catalán que ejerce de albacea del testamento, con el objetivo de que éste remita la documentación oficial de la herencia a la Casa Real, que aún no ha decidido si la aceptará o cómo se gestionará en el caso de que sea aceptada.

La Comunidad Autónoma de Baleares -donde tenía fijada su residencia fiscal- percibirá el 68 por ciento de la herencia al superar ésta una cuantía de 797.000 euros, según establece la Ley General Tributaria y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

El patrimonio de Balada Llabrés

Juan Ignació Balada Llabrés era el administrador único de la promotora Adalab SL. radicada en Barcelona, con un capital social superior a los ocho millones de euros. En lo que se refiere a posesiones inmobiliarias en el Registro de la Propiedad de Ciutadella aparecen tres viviendas, dos edificios y cinco terrenos. Sobresale, por su céntrica ubicación en el centro histórico de la ciudad, la Farmacia Llabrés, situada en

Ses Voltes. Es un edificio de arquitectura modernista, protegido por su valor artístico y patrimonial, que ha sido catalogado como Bien de Interés Cultural. La venta de unos terrenos, denominados S'Hort den Llabrés le proporcionaron importantes ingresos. Esta zona, en manos de promotores catalanes, aún no ha sido urbanizada. En cambio, en los terrenos urbanos pertenecientes a la antigua fábrica de hielo, que había gestionado su padre, se ha construido un extenso bloque de viviendas y locales comerciales. La permutación de parte de ellos con el Ayuntamiento de Ciutadella también le proporcionaron elevados dividendos. En esta zona de crecimiento de la ciudad se creó la Plaza Don Juan de Borbón, en la que edificó la mansión donde residía.

Más información