Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Yo no hablo cuando llevo zapatos planos"

Aguirre mantiene su mutismo en dos actos públicos y Gallardón elude también pronunciarse sobre la guerra del PP de Madrid

"Es que no voy a hablar", ha dicho Esperanza Aguirre durante la inauguración de un gran aparcamiento en la Ciudad Universitaria, "si quieren me pongo de puntillas para decírselo". La siempre locuaz presidenta de la Comunidad de Madrid y del PP regional ha justificado su mutismo de hoy, con el siguiente argumento: "Como llevo zapato plano no hablo". Paralelamente, y mientras el Comité Regional de Garantías visitaba al nacional para hablar del asunto de la entrevista al EL PAÍS del vicealcalde Manuel Cobo, el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón ha visitado el distrito de Carabanchel y ha mantenido un silencio similar. "El acuerdo es no hablar de este tema más que en los órganos del partido", aseguran fuentes del Ayuntamiento. "Dedicarse a la política puede traer momentos duros y momentos difíciles y, sin duda, muchos momentos ingratos que tienes que superar, pero tiene muchas compensaciones que están por encima de cualquier dificultad", afirmó el regidor durante la visita. Gallardón se refería en concreto a la transformación experimentada por Carabanchel en los últimos años, especialmente tras el soterramiento de la autovía de circunvalación M-30.

Durante su discurso, Gallardón defendió tener un "impulso rebelde" para transformar la realidad. "Aquel día que cualquiera de nosotros (en referencia a los gestores) se asome a la ventana de su despacho y se sienta complaciente con aquello que ve habrá dejado de ser un buen gestor porque tiene que haber un impulso rebelde que lleva permanentemente a la transformación", afirmó.