Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No podemos ver el trabajo de los chinos desde un punto de vista europeo. Allí ganarían 50 euros"

Los empresarios asiáticos de Mataró se concentran ante la Generalitat para exigir la reapertura de sus talleres textiles

Unos 200 empresarios chinos acaban de concentrarse delante de la sede del Departamento de Interior, en Barcelona, para protestar por la operación policial que hace una semana se saldó con el cierre de 72 talleres de confección y la detención de 77 propietarios.

Los empresarios han entregado una carta dirigida al consejero Joan Saura, en la que piden "recuperar la buena imagen legal" de la comunidad china y su "armonía" con los mossos. "Llamamos a los empresarios catalanes a que confíen en nosotros. Estamos preocupados porque dejen de hacernos los encargos", ha manifestado el presidente de la Unión de Asociaciones Chinas de Cataluña, Lam Chuen Pin, minutos después de reunirse con el jefe de gabinete de Saura, Xavier Rius. Lam, que ha sido recibido con aplausos por los empresarios, ha reclamado la reapertura de los locales.

Al menos, de los que cuentan con licencia municipal de actividad (24, o sea una tercera parte de los registrados). Lam ha resaltado que los 450 operarios de los talleres de Mataró "quieren volver al trabajo". Eso, a pesar de que trabajaban en condiciones duras: 12 horas al día por 20 euros, en habitaciones insalubres y con poca luz. "No tenemos que verlo desde un punto de vista europeo, porque en China esa misma gente no pasa de los 50 euros al mes".

A la protesta han acudido algunos de los amos de los talleres de Mataró, que han permanecido dos días detenidos y están en libertad con cargos, acusados de un delito contra los derechos de los trabajadores. También han asistido empresarios de grandes almacenes y locales de venta al por mayor de Badalona, Santa Coloma de Gramenet y otras localidades del área metropolitana. Han expresado su preocupación por la "imagen" del colectivo chino y porque las operaciones policiales puedan golpear también a sus negocios.