Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colegio de Arquitectos sale en defensa de la cárcel de Carabanchel

Pide que la antigua cárcel se conserve y restaure

El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) defiende la viabilidad técnica de conservar o rehabilitar la antigua cárcel de Carabanchel "en su totalidad o en sus partes más significativas" y considera que así debería hacerse porque sus valores arquitectónicos así lo merecen y porque se trata de una tipología arquitectónica singular en España. También opina que "aislar la cúpula del resto del edificio no es la mejor solución". En un comunicado, COAM explica que el deterioro de "los elementos complementarios" de la prisión no impiden la rehabilitación del edificio para usos sociales, como defienden las asociaciones de vecinos, que piden que se instale en el penal, símbolo de la represión franquista, un museo de la memoria histórica. A juicio del COAM, "su imposibilidad de rehabilitación, tanto técnica como económica o social, no puede ser esgrimida como un argumento para su demolición". La prisión ya tiene licencia de derribo, aunque de momento no hay fecha.

La cárcel de Carabanchel, según detalla la nota, tiene una de las pocas cúpulas de hormigón armado ejecutadas en España en la posguerra y en su construcción se utilizó un sistema especial de cimbrado. "La cúpula de hormigón es, probablemente, la cúpula más grande de este tipo en España y refleja un momento histórico de construcción a través de un elemento singular de esta envergadura", aseguran los arquitectos.

El COAM no cuestiona la legalidad de la licencia de demolición concedida por parte del Ayuntamiento, aunque "ésta se puede estar produciendo en un momento que no sea el adecuado". La cúpula, de estilo neoherreriano o imperial, tiene 32 metros de diámetro y 25 metros de altura -unas dimensiones similares a las del Panteón de Roma-.

"Una estructura arquitectónica singular"

"Se está dificultando el debate público que permita unas soluciones participativas, transparentes, consensuadas y democráticas sobre el patrimonio arquitectónico y urbanístico", añade el documento. Por otra parte, el COAM lamenta que el edificio no fuera incluido en el Catálogo de Edificios Protegidos, ya que "supone una estructura arquitectónica singular en España".

"Los valores arquitectónicos, aunque no sean relevantes, deben ser tenidos en el urbanismo, y por eso el Colegio de Arquitectos ofrece su colaboración a las administraciones implicadas para emitir los informes que se entiendan necesarios o pertinentes", defiende el COAM. Por último, el COAM cita los ejemplos de otras antiguas prisiones rehabilitadas para su uso social y cultural, como la provincial de Lugo, la de Negreira en La Coruña o la antigua cárcel de mujeres de Valencia.

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias anunció el pasado día 15 que está evaluando si paraliza el derribo de la cúpula de la antigua cárcel de Carabanchel para construir un Centro para la Paz y la Memoria, tal y como solicitan varias asociaciones vecinales y organizaciones políticas, además del Defensor del Pueblo.