Zapatero: "El pesimismo no crea puestos de trabajo"

El presidente del Gobierno ha hablado sobre la crisis económica, la situación política del País Vasco, del PSOE y las relaciones con la Iglesia en una entrevista en la Cadena SER

EL PAÍS.com Madrid 1 JUN 2008 - 11:04 CET

"El pesimismo no crea un puesto de trabajo". Con esta frase, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha querido dejar clara su postura sobre la situación económica en España. Zapatero ha sido entrevistado por Montserrat Domínguez en el programa de la cadena SER A vivir, que son dos días. En la entrevista ha insistido en que el objetivo sigue siendo obtener superávit en las cuentas públicas a final de año y en que hay que ser cautos con las previsiones. "Nadie tiene una garantía de cuál va a ser el resultado final. En los últimos años hemos tenido un resultado superior a las previsiones, vamos a esperar. Es un poco exagerado hablar de lo que va a pasar a 31 de diciembre, tenemos un magnífico equipo de gestión de las cuentas públicas".

Preguntado por la crisis, Zapatero ha recordado que ya en el segundo debate electoral con Rajoy habló de ello, y que todo ha ocurrido como se pensó que pasaría: "Dije que había un proceso de desaceleración económica y planteé las medidas que tomaría en Consejo de Ministros, como la devolución de los 400 euros a los ciudadanos para estimular la economía y el consumo".

A pesar de esto, Zapatero ha hecho hincapié en que hay datos no tan malos, como la producción industrial. "Hay datos que son más tranquilizadores. Es verdad que la construcción ha caído, pero hay otros sectores que dan buenas cifras, como los servicios o la producción industrial. Es verdad que hay otros datos negativos, como la subida de los precios, la inflación, consecuencia de la subida del petróleo, que ha duplicado su precio en un año y otros datos que son muy preocupantes".

El presidente ha querido enviar un mensaje optimista. "Este país puede seguir avanzando, aún con el viento en contra, porque estamos preparados. Vamos a incrementar las viviendas de protección oficial, vamos a seguir ampliando becas y ayudas a la dependencia, gracias a que hemos tenido superávit y para hacer que el país tenga más músculo económico haremos inversiones en infraestructura".

Zapatero ha explicado que el país tiene dos problemas: de liquidez y confianza. "Liquidez para seguir financiando las inversiones de las empresas. Es cierto que está difícil, aunque ha mejorado en las últimas semanas". La periodista ha insistido sobre las previsiones del Gobierno para evitar la situación actual. Zapatero ha respondido: "La economía no es una ciencia exacta. Seguimos creciendo económicamente y vamos a intentar seguir creando empleo. No podemos añadir a las dificultades que tenemos, que existen, una situación peor que hace un año, las dificultades que se deriven de una expectativa que quiebre la confianza y el estímulo de los actores económicos. Las previsiones económicas han ido cambiando desde agosto por todos los organismos internacionales".

Energía de futuro

Un oyente ha preguntado por los precios del petróleo, sobre la posibilidad de que, como se ha anunciado en Francia, se pueda rebajar el IVA que se cobra sobre los hidrocarburos para que el impacto sobre los bolsillos no sea tan duro. Sin embargo, el presidente del Gobierno ha explicado que el Gobierno no puede intervenir sobre los precios del Gobierno, pero ha dado su receta para evitar un impacto mayor: "Lo que se puede hacer es poner a disposición de los ciudadanos más efectivo para paliar la subida", con medidas como la devolución de los 400 euros a través del IRPF.

Montserrat Domínguez le ha preguntado por los altos precios de la energía y si piensa apostar por la energía nuclear. "Debemos hacer el esfuerzo de apostar por las energías renovables, que nos van a dar un valor añadido como país en el futuro y además porque la energía nuclear es muy cara, exige inversiones muy caras, las primas por riesgos de seguridad son también muy elevadas y por tanto no es mi apuesta. Es una visión de corto plazo. Cuando tienes la responsabilidad de gobernar un país para el futuro, creo que España tiene un papel que jugar en las energías renovables".

Preguntado también por los precios de la energía, Zapatero ha confirmado que la subida del precio de la luz se acercará más al incremento del IPC, cercano al 4,7%, y no al 11% como se ha barajado recientemente.

Sucesión al frente del PSOE

Preguntado sobre la situación en el País Vasco, Zapatero ha sido tajante. "La consulta de Ibarretxe es una propuesta sin sentido político porque es unilateral", ha dicho. "No ha tenido ningún diálogo con las fuerzas políticas, que se hace en la recta final de una legislatura. No tiene posibilidades de desarrollarse y lo más importante es que no respeta las reglas de la Constitución, de las leyes, del Estatuto. Hay que entender y saber que la democracia es el respeto a las reglas". Ha sido tajante en que la consulta no se celebrará, "porque el lehendakari no está habilitado para ello".

Zapatero no ha querido valorar las opiniones que sitúan a la ministra de Defensa, Carme Chacón, como su sucesora al frente del PSOE, aunque ha destacado que se trata de una persona muy valiosa en su equipo. Tampoco ha querido plantear si seguirá al frente del socialismo cuando termine la legislatura actual. Sobre sus asesores y las personas con posibilidad de contradecirle, Zapatero ha explicado: "Discuto con las personas que están en mi ámbito de actuación cercana. Lógicamente interiorizo esas opiniones y en ocasiones cambio la decisión".

También ha explicado lo que cree que ocurrirá en el congreso general socialista el próximo mes de julio. "Habrá renovación en la dirección del partido. En mi opinión eso es bueno. Queremos hacer un congreso que confirme que es el mejor partido socialista de Europa, con más fuerza electoral, con más respaldo y por tanto con más cambios, reformas e ideas. Por supuesto el congreso debe ser un impulso en esa dirección, además de transmitir a la sociedad española un mensaje de confianza. Somos un partido unido, cohesionado y pendiente de los problemas de los ciudadanos".

Relaciones con la Iglesia

Preguntado sobre la situación del Partido Popular, Zapatero no ha querido opinar sobre el liderazgo o la disputa ideológica interna. "El PP está en un mar de dudas y debates y es su responsabilidad, espero que eso no afecte a lo que debe ser un clima de trabajo que nos permita tener diálogo y entendimiento para alcanzar acuerdos importantes".

En cuanto a las relaciones con la Iglesia católica, Zapatero se ha mostrado conciliador y ha insistido en que piensa mantener los acuerdos actuales. "Hemos consolidado una democracia de libertades y derechos, todo el mundo practica la religión que quiere y lo que vamos a hacer ahora es acomodar la ley a una realidad cambiante. La Constitución establece la aconfesionalidad del Estado y una relación preferente con la Iglesia católica, lo que se ha traducido en acuerdos con la Santa Sede a la vez que hemos mantenido los principios de Estado aconfesional. Creo que este Gobierno ha tenido la firmeza suficiente para poner un dique a que una moral concreta influya sobre las leyes. La intención es mantener la relación con la Iglesia católica porque responde a una realidad que mana de la indicación de la Constitución".

Para acabar la entrevista, el presidente ha sido preguntado tanto por la cocina española como por la próxima Eurocopa de fútbol que comienza la semana que viene. Sobre los cocineros españoles Zapatero se ha referido al buen hacer de los nacionales, que les ha colocado al frente de la vanguardia mundial.

En cuanto al fútbol, el presidente no ha querido hacer un pronóstico, pero se ha mostrado confiado en que el combinado español obtenga un buen resultado, porque hay elementos para que así sea. "El problema de la selección española es de confianza, no de calidad. Los jugadores españoles son de primer nivel. Confío en que esta Eurocopa nos dé a mi generación la primera alegría en fútbol".

Relaciones con Europa

El presidente del Gobierno ha explicado que admira y tiene buena relación con el primer ministro portugués José Sócrates, pero fuera de lo que ha llamado "familia política" se lleva muy bien con el presidente francés, Nicolás Sarkozy. Sobre Europa se ha referido a la política de inmigración, con la polémica por las nuevas normas de Berlusconi en el aire. Ha dicho que piensa dialogar con su homólogo italiano pronto sobre el tema, y ha explicado que en su opinión, la política de inmigración debe tener tres principios fundamentales: "legalidad, derechos y eficacia. No basta con propuestas voluntaristas, sino que conviene tener la capacidad política para que hagamos una política eficaz. Por ejemplo, la colaboración con los países de origen para las repatriaciones".

Otras noticias

El presidente del Gobierno ha lanzado un mensaje optimista sobre la economía española en la entrevista que le ha hecho esta mañana Montserrat Domínguez en la Cadena SER / PEDRO MENÉNDEZ

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hablado en 'A vivir que son dos días' sobre temas como la situación económica, la energía, el País Vasco o la Eurocopa / SER/ALVARO DE LA RUA

Últimas noticias

Ver todo el día

Las cinco claves del embargo de Estados Unidos a Cuba

Las medidas aperturistas de Obama no afectan a las restricciones impuestas en los años 60 Solo el Congreso puede derogarlas

Mucho aburrimiento y pocas sorpresas

Getafe, Levante, Espanyol, Villarreal y Real Sociedad, a octavos de final

Destapado un espía clave de EE UU detenido hace 20 años en Cuba

De este hombre se sabe poco y la inteligencia quiere que se quede sin conocerse

La llave del embargo

Durante cinco décadas el bloqueo ha asfixiado al ciudadano y servido al régimen para justificar el control político

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana