Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA quería "una matanza" con una bomba muy potente

Los investigadores atribuyen al 'comando Vizcaya' el atentado en Legutiano, que ha costado la vida a un guardia civil y ha dejado cuatro heridos.- Los terroristas programaron la explosión de más 100 kilos de explosivo con muy poco tiempo para huir

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha calificado de "especialmente malvado" el atentado cometido la pasada madrugada por ETA en la casa cuartel de Legutiano (Álava), en el que ha muerto un agente y otros cuatro han resultado heridos. Con él, ETA ha "pensado en producir una masacre", ya que en en el edificio había 29 personas, cinco de ellas niños. Los investigadores sospechan que los autores son miembros del comando Vizcaya, que programaron el potente estallido, de más 100 kilos de explosivo colocados en una furgoneta frente a la casa cuartel, con muy poco tiempo para huir.

El agente muerto en el atentado, perpetrado a las tres de la madrugada en esta localidad a 17 kilómetros de Vitoria, es Juan Manuel Piñuel Villalón, de 41 años y natural de Melilla, que se encontraba en la garita de guardia. En el momento de la explosión estaba alertando por teléfono de la presencia de una furgoneta estacionada fuera del acuartelamiento. Los heridos son dos mujeres y dos hombres de entre 34 y 41 años. Uno de ellos es un sargento que también se encontraba en el puesto de vigilancia. Se trata de F.J.C.F., de 41 años y natural de Tudela, rescatado tras permanecer casi dos horas bajo los escombros. El sargento está ingresado en la UCI con politraumatismos y una pequeña hemorragia, pero su vida no corre peligro, al igual que la del resto de heridos, entre quienes se encuentra su mujer, que dormía en el momento de la explosión.

El miembro de ETA que aparcó la furgoneta bomba a pocos metros de la casa cuartel de Leguitano (Alava) cubrió su rostro con un pasamontañas que luego ha sido recuperado en el coche que utilizó el comando.

El estallido ha sido de tal potencia que el cuartel, situado junto al pantano de Villareal, ha quedado "destruido" y toda la parte central ha caído "en pleno", según fuentes policiales. Distintos testimonios aseguran que la explosión se ha podido escuchar en tres kilómetros a la redonda. Las instalaciones han quedado destrozadas y más de 15 vehículos han sufrido daños. En el lugar se ha producido un boquete de tres metros de diámetro y uno de profundidad y apenas hay restos del vehículo empleado en el atentado, que se ha producido sin aviso previo. Según fuentes de la investigación, la banda ha empleado dos vehículos, la furgoneta bomba y otro coche para la huida.

La Etzaintza ha encontrado abandonado en el puerto de Urkiola un coche en el que presuntamente han escapado los terroristas: un Peugeot 306 con matrícula BI2122-BY sustraído el 14 de marzo en Berango (Vizcaya). En el interior había un dispositivo incendiario que no ha llegado a funcionar y que ha sido desactivado por los agentes. La Ertzaintza analiza las huellas dactilares encontradas en el coche, una circunstancia posible gracias a que falló el dispositivo incendiario que los terroristas habían colocado para destruir el vehículo utilizado en su huida. El vehículo contaba con un dispositivo incendiario formado por dos garrafas y un temporizador.

Obra del 'comando Vizcaya'

Las Fuerzas de Seguridad creen que ha sido obra del comando Vizcaya de ETA, tras analizar la forma de actuar de los terroristas y la ruta seguida en su huida. Al igual que ocurrió el 24 de agosto, cuando la banda materializó el fin de la tregua con otro coche bomba contra las instalaciones del Instituto Armado en Durango (Vizcaya), los terroristas han activado un temporizador con escaso margen para huir, apenas un minuto. A este comando, integrado por los liberados (a sueldo) Jurdan Martitegi y Arkaitz Goikoetxea, se le atribuye, entre otros atentados, el del coche bomba contra el cuartel de la Guardia Civil de Calahorra de marzo. Según los expertos, Martitegi y Goikoetxea forman el "grupo estable" del comando aunque contarían también con al menos dos grupos de apoyo de colaboradores legales (no fichados) algunos de los cuales podrían haber intervenido en varios atentados.

El consejero de Interior vasco, Javier Balza, ha confirmado esta hipótesis y ha recordado que la forma de actuar en el atentado de hoy es similar a los perpetrados en Durango y Calahorra. Según Balza, para cometer estos atentados se requiere "una infraestructura bastante potente de legales, que sirva de base a los liberados y que va a costar desarticular". Rubalcaba no ha confirmado la cantidad de explosivo empleado, que ha calificado de "sustantiva", porque primero tienen que determinar el tipo. El ministro tampoco ha querido asegurar que el atentado sea obra del comando Vizcaya, pero ha reconocido que los autores "probablemente" estén detrás "de buena parte de los últimos atentados cometidos en el País Vasco y Logroño". "La banda terrorista buscaba una matanza, pero en parte ha fracasado; pese a haber asesinado a un guardia, no ha logrado esa matanza", ha afirmado el titular de Interior.

Potente explosivo

La furgoneta bomba, según fuentes de la investigación, contenía más de 100 kilos de explosivo. Los autores del atentado aparcaron el vehículo, una Citroen Berlingo, a diez metros de las instalaciones de la Guardia Civil, en una carretera que pasa junto al perímetro de seguridad. Balza ha confirmado que se trata de un atentado "muy potente" que recuerda otras acciones de la banda terrorista de hace muchos años". "No es la primer vez que no avisan", ha añadido Balza, en declaraciones a la Cadena SER.

Legutiano, localidad de 1.400 habitantes, está gobernada por Eusko Alkartasuna. Tradicionalmente ha sido un feudo de Batasuna, pero este partido no pudo presentarse en las últimas elecciones al ser impugnada la lista. El alcalde de Legutiano, Pedro Berriazabal, ha llegado al lugar del atentado acompañado del parlamentario de EA Rafa Larreina, quien ha comentado: "Me he encontrado un boquete como una casa". Ambos han entrado en la casa cuartel. La comitiva judicial se ha desplazado también a la zona donde han procedido al levantamiento del cadáver.

Quinta bomba en un mes

Es la quinta bomba de ETA en este mes. El 1 de mayo ETA hizo explotar una bomba en un pabellón industrial del Ministerio de Trabajo en Arrigorriaga (Vizcaya), que sufrió importantes daños, y otros dos artefactos en una oficina del Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laboral en San Sebastián, que provocaron desperfectos escasos. Una llamada telefónica avisó a la DYA de Vizcaya de este segundo atentado, pero no mencionó el primero.

La madrugada del 12 de mayo ETA hizo explotar en Hernani (Guipúzcoa) dos bombas en sendas excavadoras de la empresa constructora Amenábar, concesionaria de las obras del Tren de Alta Velocidad, a las que causó daños materiales. Las bombas estaban probablemente compuestas, según los expertos, por amonal.

Más información