Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando un destino laboral voluntario te cuesta la vida

El agente fallecido pidió ir al País Vasco para poder obtener destino en Málaga, donde vive su familia.- Había vuelto al cuartel horas antes del atentado

Juan Manuel Piñuel Villalón, el guardia civil asesinado por ETA la pasada madrugada en Legutiano (Álava), llevaba poco más de dos meses destinado en esta localidad y había pedido voluntariamente el traslado. Quería acumular el tiempo necesario, unos tres años, para poder ser trasladado con carácter preferente a la Comandancia de Málaga, donde viven su mujer y su hijo. Nacido el 20 de enero de 1967 en Melilla, el agente había vuelto apenas unas horas antes del atentado al municipio alavés "porque tenía guardia".

El agente, de 41 años y hijo de un militar, se encontraba en el pequeño edificio de vigilancia anexo a la casa cuartel, que ha quedado derruido por la explosión del coche bomba, al igual que la garita próxima, que se ha derrumbado sobre el agente. Según fuentes de la investigación, Piñuel se encontraba hablando con la central operativa de servicios del instituto armado, a los que alertó de que había una furgoneta estacionada fuera del acuartelamiento, cuando estalló el explosivo y se cortó la comunicación. El cadáver tuvo que ser rescatado de los escombros. En la casa cuartel había 29 personas, de ellos cinco niños y una joven de 18 años.

Una familiar del guardia civil ha relatado a RNE que Juan Manuel Piñuel Villalón había estado unos días en Málaga y que ayer mismo al mediodía volvió a la casa cuartel de Legutiano "porque le tocaba servicio de noche". El agente entró a formar parte del cuerpo de la Guardia Civil en 1997 y procedía del puesto de Llombai, en la Comandancia de Valencia, donde estuvo destinado siete años. El secretario provincial de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) de Málaga, Antonio Gaspar, ha explicado guardia mantenía bastante relación con Málaga, donde tenía su domicilio, aunque no había estado destinado en esta capital. Tenía el objetivo de conseguir el carácter preferente una vez que pasara tres años en Legutiano, ya que en la Comunidad Valenciana no conseguía el traslado a la capital malagueña.

La capilla ardiente

Su viuda y otros familiares han salido esta mañana de la casa de Málaga donde residen, en la barriada de El Palo, con destino a Vitoria. No obstante, el hijo de la pareja, de cinco años, se ha quedado con los suegros del agente asesinado, según han informado sus vecinos, que están muy afectados. No paraban de comentar lo sucedido y han destacado que el guardia, al que conocían como Manolo, era una buena persona y muy trabajador.

La capilla ardiente del guardia civil se ha instalado en la Subdelegación del Gobierno en Vitoria, según han confirmado fuentes del Ministerio del Interior. Mientras tanto, en Málaga, unas 300 personas se han reunido ante la Diputación Provincial, donde han guardado un minuto de silencio en un acto al que ha acudido personal de este organismo encabezados por su presidente, Salvador Pendón (PSOE). Otras 50 personas, entre ellas gran parte de la Corporación del Ayuntamiento de la capital, se han concentrado en la puerta del consistorio y han guardado cinco minutos de silencio en señal de rechazo a lo ocurrido.

Su ciudad natal, Melilla, ha decretado tres días de luto oficial y ha celebrado también una concentración de repulsa. Piñuel Villalón había nacido en la ciudad autónoma porque era donde estaba destinado su padre. Allí vivió los primeros ocho años de su vida. Además, cerca de un centenar de vecinos de Llombai le han honrado con cinco minutos de silencio. Durante la concentración, que ha comenzado a las 13.00 y ha contado con la presencia del alcalde de la localidad, Roberto Navarro, se ha leído un comunicado de condena del atentado. Allí, le recuerdan hoy como una "muy buena persona", "muy amable" y "deportista".

Segunda víctima de 2008

Se trata de la segunda víctima mortal de ETA en el año 2008 y la primera en esta legislatura. Los últimos guardias civiles asesinados por la banda fueron Raúl Centeno y Fernando Trapero, quienes fueron tiroteados en Capbreton, en el sur de Francia, el 1 de diciembre de 2007. Centeno murió en el acto y Fernando Trapero quedó en estado de coma y fue hospitalizado en Bayona donde falleció el día 5.Desde que comenzó el año ETA ha perpetrado trece atentados terroristas, de los cuales en siete, como el de hoy, no ha avisado y en el resto si lo hizo, aunque en uno de ellos el aviso llegó tarde. La primera víctima mortal de ETA en este año fue el ex concejal socialista Isaías Carrasco, quien el 7 de marzo pasado fue asesinado a tiros en la localidad guipuzcoana de Mondragón por un pistolero de la banda terrorista.

Más información