Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los problemas de la sequía

El PP exige a Zapatero que aclare su política de agua en el Congreso

Zapatero refrenda con Montilla el ministrasvase pese al enfado de Valencia y Murcia

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, solicitó ayer la comparecencia urgente en el Congreso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para que explique su "rectificación" en política de agua y si va a adoptar medidas similares al trasvase de agua a Barcelona para otras zonas del país. Ha adelantado además que pedirá al presidente del Congreso, José Bono que se inicien cuanto antes las sesiones plenarias para abordar este asunto.

Preguntada por si la dirección nacional de su partido respalda las movilizaciones que estudian los Gobiernos de la Comunidad Valenciana y de Murcia tras el trasvase de agua a Barcelona, la portavoz ha asegurado que es "perfectamente comprensible" que muchos españoles y gobiernos quieran defender un derecho al agua igual para todos los territorios.

Ayer, el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunió brevemente con el presidente catalán, José Montilla, para trasladarle su respaldo al acuerdo con el Gobierno y recalcar que la medida es excepcional.

Las protestas de Camps

El Gobierno de Francisco Camps estudia medidas legales para "hacer extensible" a la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería "decisiones" como prolongar el llamado minitrasvase del Ebro a Tarragona para llevar agua al área de Barcelona. Así lo anunció ayer en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo valenciano, Vicente Rambla, quien considera que esta transferencia de agua es un "trasvase" del Ebro a Barcelona y por lo tanto constituye un "desprecio" del Gobierno al resto de autonomías afectadas por la sequía.

La Generalitat valenciana esperará a conocer "los términos" del decreto ley con el que se aprobará esta aportación en el Consejo de Ministros para estudiar una posible acción legal, aunque "siempre desde la solidaridad y el apoyo a Cataluña".

Ya esta mañana, el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, ha calificado de "provocación para los ciudadanos de Murcia, la Comunidad Valenciana y Almería" la medida adoptada por el Ejecutivo y la Generalitat catalana. Valcárcel ha afirmado que no sería "ni mucho menos improbable" que intente, junto al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, "movilizar a la sociedad para reclamar un agua que es de España y nadie necesita".

Extender la medida

Valcárcel, en línea con los expuesto por la Generalitat valenciana, ha insistido en que no está en contra de que Cataluña y Barcelona tengan agua, y ha dejado claro que "apoya" y "aplaude" la medida acordada entre el Ejecutivo y la Generalitat de Cataluña, pero ha añadido que "tan normal como lo anterior" es que Murcia, la Comunidad Valenciana y Almería reivindiquen lo mismo. "No se nos puede castigar a los que no votamos socialista; el Gobierno de España y Zapatero al frente han mentido antes y mienten ahora", ha subrayado el presidente murciano.

Los "piratas del agua"

Para Valcárcel, el Ebro tiene "caudal suficiente" para que, una vez abastecidas "todas las necesidades" de Aragón, sea trasvasado a otras cuencas. "Siguen tirándose al mar 14.000 hectómetros cúbicos cada año". Su reclamación es que 1.000 vayan a Cataluña, Valencia, Murcia y Almería. "Es posible económicamente, es viable medioambientalmente y es positivo socialmente", ha puntualizado Valcárcel, quien ha criticado además el "desconocimiento" sobre el aprovechamiento real del agua en estos tres territorios y que se trate a murcianos, valencianos y almerienses como "auténticos piratas del agua".

El Gobierno de Aragón, por su parte, en una reunión extraordinaria celebrada esta mañana, ha reiterado su oposición al trasvase y ha aprobado encargar a sus servicios jurídicos y a la Comisión Jurídica Asesora la elaboración de un informe para determinar si el proyecto de transferencia de agua a Barcelona es jurídicamente un trasvase.

Esta es una de las tres medidas que adoptó ayer el gobierno aragonés, tras el acuerdo alcanzado ayer entre el Gobierno central y la Generalitat para trasvasar agua procedente de los excedentes de los regantes del delta del Ebro al área metropolitana de la capital catalana.

Información con carácter de urgencia

En una comparecencia ante los medios de comunicación, el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, junto al de Presidencia, Javier Velasco, informó de que además el Gobierno aragonés ha acordado instar a la administración general del Estado a que aporte con carácter de urgencia toda la información sobre el proyecto, del que tienen conocimiento sólo por los medios de comunicación.

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, había calificado ya antes de la reunión que la postura de Valencia y Murcia tenía "bastante lógica". "Lo que el Gobierno y el presidente deben hacer es cumplir el Estatuto de Autonomía", ha afirmado Iglesias, quien ha precisado que aún no había tenido la oportunidad de hablar con ningún miembro del Ejecutivo central sobre este asunto.