Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terremoto de 5,1 hace temblar la Península

El epicentro se ha localizado en Ciudad Real.- El teatro de Almagro ha sufrido daños importantes

Un terremoto de magnitud 5,1 en la escala de Richter, con epicentro en Pedro Muñoz (Ciudad Real), se ha dejado sentir a las 09.47 horas de hoy en casi toda la Península y ha tenido hasta la media tarde unas cincuenta réplicas, aunque de menor intensidad. El seísmo, el segundo más importante en lo que va de año, ha causado daños de consideración en el Teatro Municipal de Almagro.

El temblor se ha notado sobre todo en Badajoz, Cáceres, Madrid, Valencia, Alicante, Sevilla, Huelva y Asturias. Pero han sido los vecinos de la provincia de Ciudad Real los que más de cerca han notado la sacudida, y prueba de ello han sido las casi 600 llamadas de ciudadanos que recibió la centralita del Servicio de Emergencias 112 de Castilla-La Mancha durante los 13 primeros minutos del terremoto, y las 1.437 recogidas en las dos primeras horas.

También el Servicio de Emergencias 112 de Madrid recibió 238 avisos relacionados con el seísmo en los 45 minutos siguientes al terremoto, es decir, uno cada once segundos, lo que obligó a pedir a los ciudadanos que liberaran las líneas telefónicas.

Según la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, no hay constancia "de daños personales". En cuanto a los materiales, la sala de conferencias del Teatro Municipal de Almagro, un edificio emblemático del siglo XIX situado a 120 kilómetros del epicentro del terremoto, ha quedado totalmente destrozada.

"No es nada"

La "zona epicentral" se situó en las proximidades de Pedro Muñoz, cerca también de Campo de Criptana, Socuéllamos y Arenales de San Gregorio, y, según los datos del Instituto Geográfico Nacional, el epicentro se localizó concretamente a 39,36 grados latitud norte y a 2,95 grados longitud oeste.

La jefa de sección del Instituto Geográfico Nacional Arancha Izquierdo ha explicado que la magnitud de este terremoto, que en unas primeras estimaciones se situó en una intensidad de 4,7, es una de las más importantes en España, aunque "para la sismicidad mundial no es nada", porque "terremotos de estos hay todos los días un par de ellos".

No obstante, el Instituto ha desplazado a Pedro Muñoz una unidad móvil que trasmitirá al centro de datos las señales de las réplicas, que hasta las seis de la tarde habían sido una cincuentena. Este municipio situado en el extremo noreste de la provincia de Ciudad Real, de 9.500 habitantes, no se encuentra enclavado en una zona de riesgo sísmico, aunque en La Mancha y en algunas otras zonas de la comunidad se han registrado en los últimos años algunos seísmos, como el ocurrido en la localidad de Escopete (Guadalajara) el pasado mes de junio, según ha indicado el alcalde de Pedro Muñoz, Ángel Exojo.

Los vecinos del municipio manchego se despertaron y se echaron a la calle con los primeros temblores. Muchos salieron en pijama, alarmados, a las puertas de sus casas, atemorizados porque no sabían lo que estaba ocurriendo, y algunos pensaron que se estaba produciendo el derrumbe de un edificio o que un avión sobrevolaba el pueblo. A Teodoro Ortega, vecino de la localidad próxima de Socuéllamos, le sorprendió en el cementerio, donde comenzó a temblar la tierra y a "moverse" los nichos, mientras que a los vecinos del pueblo de Chillón les pilló de romería y vieron vibrar la imagen de la Virgen durante unos segundos.

El director de la Red Sísmica Nacional, Emilio Carreño Herrero, ha dicho que el temblor ha sido "muy superficial, por eso se ha sentido ampliamente". Carreño Herrero ha agregado que este tipo de seísmos originan "movimientos de puertas" o "la caída de objetos" y causan "una alarma social importante porque se dan en zonas donde no se acostumbra a sentir terremotos", ya que el centro peninsular se caracteriza por "una sismicidad relativamente baja".

2.500 temblores al año

El de hoy es el segundo seísmo de mayor intensidad de los que han sacudido este año España, tras el terremoto de 6,1 del pasado 12 de febrero, cuyo epicentro se situó en el mar, a unos 200 kilómetros del cabo de San Vicente y cuyos efectos alcanzaron también a prácticamente toda la Península, aunque tampoco causó daños personales.

Desde 1980 sólo en una decena de ocasiones un terremoto ha superado una magnitud de 5. En España se producen cada año unos 2.500 terremotos, de los cuales sólo unos dos al mes son sentidos por la población. La zona más vulnerable se sitúa en el sur y sureste de la Península, en torno a Granada, la zona sur de la provincia de Alicante y las de Almería y Murcia. El seísmo más importante sufrido en la Península Ibérica ocurrió en 1755, el llamado terremoto de Lisboa, uno de los más destructivos de la Historia, que causó la muerte de entre 60.000 y 100.000 personas y la casi total destrucción de la capital portuguesa.