Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cada día mueren en accidentes de tráfico cuatro jóvenes de entre 15 y 29 años

La tasa de mortalidad de los chicos es cuatro veces superior a la de las mujeres

Alrededor de 1.400 jóvenes mueren cada año en accidentes de tráfico en España, que constituyen la primera causa de muerte entre las personas de entre 15 y 29 años, según un estudio del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC). Cada día mueren en las carreteras cuatro jóvenes de esa franja de edad y los chicos presentan una tasa de mortalidad (25,9%) cuatro veces superior a la de las mujeres (6,8%). El informe también arroja que la mayoría de estos fallecimientos ocurren durante el fin de semana.

Este estudio sobre los jóvenes y la conducción, elaborado a lo largo de un año por una comisión de expertos, presidida por el piloto Carlos Sainz y que incluye a psicólogos, economistas, periodistas, abogados y políticos, se ha basado en datos de 2004 y 2005 extraídos de la Dirección General de Tráfico, de la Seguridad Social y del Instituto Nacional de Estadística.

En el año 2005 murieron en la carretera 1.387 jóvenes de entre 15 y 29 años y más de 8.000 resultaron heridos graves. "Los jóvenes representan en España un 20% de la población, el 30% de los muertos en carretera y el 40% de los heridos graves y esta es la primera causa de muerte de los jóvenes, por delante del sida o las drogas", ha señalado el director de Comunicación del RACC, Josep María Miret.

El estudio también concluye que los chicos tienen una tasa de mortalidad en accidentes de tráfico (25,9%) cuatro veces superior a la de las mujeres (6,8%) y que la probabilidad de que un joven muera en España en carretera es el doble que en Holanda o Suecia. Además, el informe alerta de que esta "epidemia silenciosa" tiende a empeorar conforme aumenta el nivel de renta de los países.

Otro de los resultados del estudio es que el 60% de los accidentes de tráfico de los jóvenes ocurren entre el viernes y el domingo y, de éstos, la mitad se producen entre las doce de la noche y las seis de la mañana. "Desgraciadamente tenemos un problema de alcohol porque más del 40% de los jóvenes de entre 21 y 30 años muertos en el año 2004 dieron alcoholemias positivas y elevadas", ha destacado Miret.

Costes equivalentes al 0,48% del PIB

El economista Anton Lladó, coautor del estudio, ha explicado que "aunque el coste de una vida y el precio del dolor no se pueden calcular", la comisión ha intentado aproximarse al coste que suponen los accidentes de tráfico de los jóvenes. Según el estudio, en 2004 tuvieron un coste de 4.174 millones de euros, un 0,46% del PIB, y aproximadamente el 50% del coste total de todos los accidentes.

Lladó ha desmenuzado este monto en 50,8 millones por costes policiales y de servicios de emergencia, 60,4 por gastos sanitarios, 243,3 por los de las secuelas, 2.144 por las pérdidas de renta de las víctimas y 1.676 por daños materiales. "El coste de un joven muerto en accidente de tráfico supone una media de 931.270 euros y de 2.074.790 euros si queda inválido", ha apuntado Lladó.

Comportamiento temerario

En cuanto a las causas de la alta siniestralidad entre los jóvenes, el estudio apunta la "aptitud" o falta de experiencia y destreza al volante, y la "actitud", ya que los jóvenes tienen una mayor propensión al riesgo y a los comportamientos temerarios. "Durante el primer año de carné, la probabilidad de tener un accidente es hasta cinco veces superior a la de un conductor experimentado", ha afirmado Miret.

Ante estos datos, la Comisión de Expertos para el Estudio de la Problemática de los Jóvenes y la Seguridad Viaria, creada por la Fundación RACC en mayo de 2006, propone fijar una tasa de alcohol 0 para los conductores noveles e introducir la "conducción acompañada" para reducir los accidentes de tráfico de los jóvenes.

'Conducción acompañada'

Además de mejorar la información sobre los accidentes y hacer campañas de concienciación dirigidas específicamente a los jóvenes, la comisión recomienda "estudiar la posibilidad de que los jóvenes puedan ir adquiriendo experiencia en la conducción antes de obtener el permiso" con la introducción de la "conducción acompañada", es decir, poder conducir antes de los 18 años con un adulto al lado. "Sabemos que este es un asunto polémico, pero está dando buenos resultados en otros países", ha explicado Miret.

Los expertos también proponen fijar un límite cero para la tasa de alcohol en sangre de los conductores noveles "porque está demostrado que el consumo de alcohol afecta mucho más a los conductores jóvenes que a los mayores". También recomiendan "modificar el sistema de examen para la licencia de ciclomotores" equiparándolo al de los coches.