Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputado el parlamentario de IU Miguel Reneses por acoso sexual a una compañera

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha imputado al diputado regional de Izquierda Unida y responsable de Organización de la dirección federal, Miguel Reneses, al constatar el instructor del caso, el magistrado Emilio Fernández de Castro, "la existencia de factores y elementos indiciarios para inferir la verosimilitud" de la denuncia presentada en 2009 contra Miguel Reneses por acoso sexual.

El magistrado instruye el caso después de que un juez de Fuenlabrada constatara que Reneses es aforado por su condición de diputado regional y remitiera el caso al TSJM que, tras practicar varias diligencias, entre ellas la declaración del parlamentario, ha decidido imputarle: "Con carácter puramente provisional" mantuvo un comportamiento que contiene los "elementos típicos" para que se dé el delito de acoso sexual, prosigue el auto, firmado el 11 de enero. Reneses pasa así de ser denunciado a imputado y se le impone una fianza de 100.000 euros para afrontar posibles responsabilidades pecuniarias.

El diputado negó ayer los hechos, al tiempo que aseguró que la denuncia es parte de las maniobras políticas de un sector de Izquierda Unida que trata de acabar con él políticamente. "Todo es mentira. Son calumnias contra mí. Y lo hacen por intereses políticos relacionados con las listas electorales en la Comunidad de Madrid", explica. Según Reneses, los hechos denunciados son de "hace siete años". Entre los indicios del presunto acoso destaca que en la legislatura 1995-1999, cuando el diputado y la denunciante eran ediles en Fuenlabrada, surgió entre ellos "una fuerte atracción sexual que les llevó a mantener frecuentes encuentros", según el auto. Pero cuando ella decidió acabar con la relación, según el magistrado, el denunciado "no aceptó de buen grado el deseo de la mujer de interrumpir las relaciones y le insistió de forma persistente en continuarlas".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 2012