ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 17 de diciembre de 2011
La oposición debate su futuro

El BNG, entre la "República de Galiza" o "avanzar en el autogobierno"

Las tesis de las corrientes dejan ver cercanía en lo social y distancia en lo nacional

De los dos componentes clave en la marejada interna que arrecia en el BNG, el organizativo y el ideológico, es este último el que menos espacio mediático ocupa. En medio de la tormenta de nombres que optan, más o menos veladamente, a liderar el frente de partidos, y más allá de las discusiones sobre el modelo de burocracia que hará más eficaz el funcionamiento electoral, los nacionalistas también debaten de estrategia y principios. Y aunque a veces los matices no resultan fácilmente discernibles, otras la distancia se hace palpable. Los cuatro documentos políticos redactados por las cuatro corrientes con representación en el Consello Nacional del Bloque -Alternativa pola Unidade, Máis Galiza, Encontro Irmandiño y Movemento Galego ao Socialismo- y que hoy pasan por ese órgano de dirección abren la puerta a la cuestión.

La cuestión europea traza otra de las fronteras ideológicas

"La soberanía debe concretarse, a través del ejercicio de autodeterminación, en un Estado gallego democrático, laico y republicano: la República de Galiza". Por primera vez, la UPG, el partido comunista hegemónico dentro de la organización frentista, define un horizonte político de independencia. Lo hace en una Proposta de tese política, que firma Alternativa pola Unidade -la plataforma que sustenta a Guillerme Vázquez, el actual portavoz nacional- y en la que desgrana un programa de corte socialdemócrata radical. La apuesta republicana de la U, que en su diagnóstico de la situación se refiere a que el proceso autonómico "no sirvió para promover el desarrollo económico, social, cultural y lingüístico", contrasta con el marco que elige Máis Galiza.

La fracción que encabeza el portavoz parlamentario Carlos Aymerich, segunda en apoyos, también menciona el derecho de autodeterminación. Pero en sus denominadas Bases para un novo proxecto común adoptan la defensa de la autonomía como señal de identidad. "Desde el punto de vista político, la aparición y consolidación de las instituciones autonómicas ha constituido", asegura el texto, "un punto de inflexión en la mejora de los niveles de desarrollo económico de Galicia". Más abajo, "para el BNG la autonomía supone un avance histórico transcendental" del que se extrae "la necesidad de avanzar en el autogobierno". "Hay que revisar el concepto tradicional de soberanía", concluye, "sobre el que se construyeron los Estados-nación". El abismo de interpretación recuerda al que, durante la década de los ochenta, opuso al Bloque y a la Esquerda Galega liderada por Camilo Nogueira: aceptar o no, retóricamente, el contexto creado por el Estatuto de Autonomía. El programa social de Máis Galiza, sin embargo, también opta por regular los mercados y por la existencia de "un sector público eficaz para mejorar la asignación de recursos, garatizar la igualdad de oportunidades y aportar estabilidad a la economía del País".

Mientras los irmandiños de Xosé Manuel Beiras centran sus análisis -de título Galiza precisa un referente político no que confiar: un novo BNG- en el funcionamiento interno y remiten a documentos anteriores en su lectura de la coyuntura política, la cuestión europea traza otra de las fronteras ideológicas. Aunque el acuerdo sobre las disfunciones de la actual Unión Europea -ausencia de soberanía democrática, lesiva para la economía gallega- existe, el grado de disenso varía. Para la UPG, también para la visión similar del Movemento Galego ao Socialismo, "la 'Europa política y social' constituye una auténtica ficción para consumo interno de un europeísmo idílico, defensor en la práctica de la UE realmente existente". La apuesta es por una otra Unión "como confederación auténticamente democrática en vez de simplemente intergumental estatal".

Europa, en unas tesis, las de Máis Galiza, similarmente críticas con lo existente, aparece como "una necesidad". "Nuestra visión europeísta nos hace acreditar en la necesidad de un proceso de construcción europea", explican, "y por eso apoyamos la democratización y el fortalecimiento de las instituciones europeas".

"Mayoría abusiva del PP"

El PP impidió, con su mayoría en la Mesa del Congreso y la abstención de los socialistas, que la coalición abertzale Amaiur formase grupo propio en el Congreso de los Diputados. Pero la decisión de los conservadores ha implicado daños colaterales: al relegar a los parlamentarios vascos al Grupo Mixto, el gran número de partidos en él inscritos lo volverá inmanejable. Y ello afectará a los dos representantes del BNG en Madrid. "Con esa decisión, el PP demuestra su talante antidemocrático", expuso ayer el líder del Bloque Guillerme Vázquez, "intolerante y su no aceptación de las reglas democráticas". La derecha, añadió Vázquez, "pretende de paso invisibilizar el pluralismo político y condena a las minorías poniéndolas extramuros co un uso abusivo, prepotente, intolerante de la mayoría absoluta".

El portavoz nacional del BNG no olvidó referirse a los recortes que ya intuye en el discurso de Mariano Rajoy. "En su campaña tenía el lema 'El empleo, lo primero", explicó, "y antes de tomar posesión va aclarando sus intenciones y habla de poner sobre la mesa 'medidas no gratas', así transmite que su lema es 'los recortes, lo primero". "Ya ha pactado con la emperatriz Merkel recortar 20.000 millones", dice.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana