Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra secreta contra Irán

Crecen en Estados Unidos las sospechas de que una operación militar encubierta para desmontar el programa nuclear iraní ya está en marcha

La caída, la semana pasada, de un avión sin tripulación (drone) sobre el territorio de Irán causó preocupación en Washington porque podía suponer la confirmación de que Estados Unidos estaba implicado en algún tipo de actividad militar en ese país. Era el último episodio de una serie de misteriosos sucesos, casi todos orientados contra el programa nuclear, que hacen pensar en la existencia de una operación encubierta para abortar lo que se considera una creciente amenaza de que Irán construya una bomba atómica.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, se ha negado a hacer cualquier comentario sobre ese caso, aduciendo que la Administración no facilita información sobre el trabajo de los servicios secretos. Pero otras fuentes oficiales que han hablado con medios de comunicación norteamericanos de forma anónima han reconocido que el drone, operado por la CIA y aparentemente destinado a fotografiar lugares estratégicos, cayó en suelo iraní debido a un fallo técnico.

La caída en Irán de un 'drone' de la CIA desata inquietud en Washington

China y Rusia no respaldan nuevas sanciones contra Teherán

EE UU confió en un principio en que la misión de ese aparato hubiera pasado inadvertida a las autoridades iraníes. Había caído en una región muy remota del este de Irán y no se tuvo una reacción de las autoridades de ese país en los primeros días. Incluso se consideró, según informaba ayer The Wall Street Journal, enviar a un comando para recuperar los restos del avión. Pero el domingo pasado, el Gobierno iraní hizo público que había abatido un drone norteamericano, y en Washington se descartó cualquier acción de rescate que hubiera sido imposible llevar a cabo en secreto. Aunque existe una cierta inquietud de que la sofisticada tecnología de los drone -el más cotizado avance militar del momento- caiga en manos de los iraníes, ese peligro es menor que los riesgos de una operación militar que Irán hubiera denunciado como un ataque a su soberanía.

El Gobierno de Barack Obama ha dicho reiteradamente en público que la opción militar para frenar el programa nuclear iraní no está descartada, pero Washington está todavía oficialmente en la fase de intentar ese objetivo por la vía diplomática y por medio de la presión económica. De forma encubierta, sin embargo, algunos analistas, especialmente en Rusia e Israel, consideran que esa opción ya está en marcha.

Varios sucesos llamativos se han producido en las últimas semanas. El mes pasado, una explosión en una instalación de la Guardia Revolucionaria iraní, la fuerza que tiene el control del programa nuclear, causó la muerte de 16 personas, entre ellas el general Hassan Moqaddam, a quien se considera uno de los principales impulsores de la nuclearización de Irán. La semana pasada, otra explosión ocurrió en una planta de conversión de uranio en Isfahán, aunque las autoridades no han informado sobre las consecuencias de ese suceso. La naturaleza de estas explosiones y, sobre todo, el hecho de que en una de ellas muriera el general Moqaddam, ha hecho pensar que se trata de actos de sabotaje y no de accidentes fortuitos.

En julio pasado, fue asesinado a tiros en Teherán el físico nuclear Darioush Rezaie, y en diciembre del año pasado murió en un coche bomba el científico Majid Shahriari. El mismo día de este último atentado, otro experto en física nuclear, Fereydoon Abbasi, habría resultado herido en un ataque de idénticas características.

Pese a que Irán acusó directamente de los atentados del año pasado al servicio secreto israelí, Mosad, y a EE UU, las autoridades iraníes han sido por lo general prudentes a la hora de señalar responsabilidades por otras acciones, probablemente porque eso le obligaría a ejecutar acciones de represalia.

En todo caso, tanto Israel como EE UU cuentan con que esas represalias pueden producirse en cualquier momento. La denuncia por parte del Gobierno norteamericano, el pasado octubre, de una presunta conspiración, urdida y financiada por Irán para asesinar al embajador de Arabia Saudí en Washington, podría haber sido un aviso a Teherán de que EE UU está alerta ante posibles amenazas de ese tipo.

Estados Unidos e Irán están en rumbo de colisión desde hace tiempo, pero los peores signos de alarma llegaron en noviembre, cuando el Organismo Internacional de la Energía Atómica hizo pública su sospecha de que el régimen iraní intenta construir la bomba atómica. Pese a todas las ofertas de negociación, la reciente reacción de las autoridades iraníes en la crisis con Reino Unido ha demostrado, a los ojos de Washington, que Teherán ha optado por una vía de confrontación con Occidente.

Ante esa realidad, la Administración de Obama lleva meses considerando distintas alternativas. La de la presión económica se ha ido debilitando por la resistencia de China y Rusia a respaldar nuevas sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU. La embajadora norteamericana en ese organismo, Susan Rice, reconocía el mes pasado que la opción militar iba ganando peso.

Ahí entra en juego la doctrina Obama, que apuesta por intervenciones limitadas y específicas, más que por guerras abiertas y prolongadas. La muerte de Osama bin Laden y de otros jefes de Al Qaeda es el modelo que podría intentar reproducirse en Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2011