Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEVISIÓN

La serie que emocionó a Spielberg

'Pulseras rojas' llega a TNT antes de aterrizar en Estados Unidos

Más sobre las series de televisión, en el blog Quinta Temporada y en 'Hablando en serie' de Eskup

Las series situadas en hospitales se han convertido en un subgénero de las producciones televisivas. Los espectadores están familiarizados con enfermedades de nombre casi impronunciable y con la vida sin horarios del personal sanitario. Son muy pocas las que centran su mirada en los pacientes y, todavía menos, las que se ocupan, aunque sea de pasada, de chavales hospitalizados.

A este colectivo se dirige la mirada de Polseres vermelles, una serie que con solo una temporada emitida en TV-3 ha alcanzado el estatus de fenómeno en Cataluña y prepara su salto a Estados Unidos de la mano de Steven Spielberg. El tono vitalista, la ternura y el humor que caracterizan a la serie encandiló al director estadounidense y facilitó su llegada a la cadena ABC, que está trabajando ya su propia versión producida por Spielberg y escrita por Martha Kauffman, una de los creadores de Friends. Antes de su desembarco americano, la serie hará escala en el canal TNT, que mañana estrena la versión doblada al español -la original es en catalán- bajo el título de Pulseras rojas.

El nombre de la ficción alude al grupo que forman seis adolescentes que deben pasar una larga temporada ingresados en un hospital. Sus enfermedades les aíslan del mundo exterior, pero no impiden que sigan siendo solo unos jóvenes que quieren divertirse y experimentar vivencias propias de su edad, como el primer amor, la búsqueda de la identidad o el valor de la amistad. Pulseras rojas aborda las enfermedades que sufren los protagonistas -cáncer, anorexia...- y apuesta por imprimir al relato un tono optimista. En palabras de su creador, Albert Espinosa, "Pulseras rojas es vitalista, [tiene] una épica emocional y sin acción". La historia de la serie parte de la experiencia del propio Espinosa, quien pasó gran parte de su adolescencia ingresado en el hospital, y que ya plasmó en el guión de la película Planta 4º -dirigida por Antonio Mercero en 2003- y en su novela El mundo amarillo. Una vivencia dramática en origen que en la serie se transforma en un relato heroico: "El objetivo es que un niño que esté en un hospital y que vea la serie desarrolle el orgullo vikingo, que entienda que él puede ser un héroe y que tenga un referente en las historias que cuenta esa serie y una visión menos terrorífica de lo que le está pasando".

La innovadora apuesta de Pulseras rojas conquistó rápido la audiencia en Cataluña -el último capítulo de la primera temporada concentró a 656.000 telespectadores, con el 21,6% de audiencia- y ha conseguido emocionar a todo un especialista en historias de amistad. "Que Spielberg esté en el salón de su casa viendo la serie es muy fuerte, que le guste, aún lo es más; y que decida hacer su versión ya es impresionante", asegura Pau Freixas, productor ejecutivo y director de Pulseras rojas. La versión que ya prepara la cadena ABC tiene el título The Red Band Society y está en fase de preproducción. Espinosa, que participa en el remake, está seguro: "Spielberg hará que Pulseras rojas sea muy grande". El director está impaciente por ver qué acogida tendrá en EE UU. "Ojalá se la descargue mucha gente. Que la esperen con la misma emoción con que yo espero cada semana el episodio de Dexter".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de diciembre de 2011