Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal aplica el mayor recorte a funcionarios de un Gobierno del PP

Reduce el 3% del sueldo a los 70.000 empleados públicos de Castilla-La Mancha

La presidenta de Castilla-La Mancha y número dos del PP, Dolores de Cospedal, concretó ayer las medidas de austeridad incluidas en el plan de recorte de 1.815 millones de euros que presentó hace cuatro meses y que se incrementarán en otros 350 a partir de 2012. Este programa, que ahora asciende a 2.165 millones, supone el 25% del presupuesto de la comunidad. El peso de las medidas de ahorro recaerá fundamentalmente en los 70.000 funcionarios de la región -el grueso, unos 50.000, pertenecen al área de Sanidad y Educación-.

La dirigente popular anunció que aumentará a partir del año que viene la jornada laboral de 35 a 37,5 horas y reducirá en un 3% bruto el sueldo, un porcentaje que se deriva de la deducción del 10% de los complementos específicos y asimilados de todos los empleados públicos.

Esta medida, con la que la Junta pretende ahorrar 100 millones de euros en 2012, supone el mayor recorte aplicado nunca por un Gobierno del PP a los funcionarios. Cospedal -que no compartió previamente esta decisión con representantes de los afectados-, sigue la senda que ha tomado la Generalitat de Cataluña gobernada por CiU cuyo último plan de ajuste, apoyado por el PP catalán, incluía un recorte del salario de los empleados públicos. La reducción del 3% se suma al descenso del 5% que ya soportan los funcionarios desde 2010 y a la nueva congelación en el presente ejercicio lo que, según cálculos del sindicato CSIF, se traducirá en una nueva merma del 12% de su poder adquisitivo.

Además de en los funcionarios, los recortes se concentran en la Sanidad, que con 834 millones de euros sufre el mayor tijeretazo, y en la Educación pública (460 millones menos). La presidenta introducirá la gestión privada en varios hospitales de la comunidad y promoverá la educación concertada, siguiendo en ambos casos el modelo aplicado en la Comunidad de Madrid por Esperanza Aguirre. Aunque Cospedal dejó claro que no habrá copago, sí advirtió de que se pondrá freno a la "demanda inapropiada" de los servicios sociosanitarios.

Desde que la número dos del PP llegó a la presidencia de Castilla-La Mancha su Gobierno se presentó como modelo de lo que podría hacer Mariano Rajoy cuando llegara a La Moncloa. Cospedal eludió resolver la incertidumbre sobre si el presidente de su partido seguirá su ejemplo cuando llegue a La Moncloa. Se limitó a recalcar que el líder popular ha dejado claro que llevará a cabo políticas de austeridad.

Cuando Cospedal presentó su plan, el pasado 31 de agosto, apenas sí esbozó medidas concretas. Ayer, arropada por todos sus consejeros y el presidente de las Cortes regionales, anunció todos los recortes en tromba. Lo hizo un día después de que el próximo presidente de España pidiera a sus barones regionales en una reunión en la sede central del PP que trabajaran para cumplir con los objetivos del déficit. Castilla-La Mancha, con un desequilibrio del 4,4% y una previsión de terminar el año en torno al 9,7%,, es la comunidad que presenta una mayor desproporción en sus cuentas públicas. Con los ajustes desvelados ayer, Cospedal pretende enviar el mensaje de que quiere cumplir con la promesa hecha a Rajoy. Un alto cargo del Ministerio de Economía remitió ayer una carta a Cospedal para reprocharle esa posición y para ratificar que no había pactado ese incumplimiento del objetivo del déficit para este año, fijado en el 1,3%.

La dirigente popular, consciente de la dureza de su plan, lo presentó como "la única alternativa" y pidió un esfuerzo colectivo para que "el sudor de hoy aleje las lágrimas de mañana". La Junta prorrogará así las cuentas de 2011. Con este recorte, sumado al plan de Reequilibrio Financiero que ya está preparado, Cospedal confía en cumplir con la meta del 1,3% en 2012. El 7 de diciembre, siguiendo otra de las instrucciones de Rajoy, se aprobará la ley de estabilidad presupuestaria que fijará el techo de gasto de la comunidad.

Ahorro hasta en el menú del día

- Aumento de la jornada laboral de los 70.000 funcionarios de la comunidad de 35 a 37,5 horas. Reducción en un 3% bruto del sueldo. Ahorro: 100 millones.

- Gestión público-privada de los hospitales de Almansa, Villarrobledo, Tomelloso y Manzanares. Ahorro: 37,4 millones.

- Freno a la demanda inapropiada de los servicios sociosanitarios. Ahorro: 11,9 millones.

- Supresión de la gratuidad universal de los libros de texto. Ahorro: 10,9 millones.

- Reducción de la aportación a la Universidad de Castilla-La Mancha a 53,3 millones anuales.

- Reducción de la inversión en infraestructuras. Ahorro: 134,5 millones.

- Reducción de la aportación a la radiotelevisión regional en 12,5 millones.

- Subasta de los Audi oficiales de los consejeros que pasarán a conducir coches de gama media obtenidos mediante renting.

- Menús de 17 euros. Los consejeros o las personas expresamente autorizadas por ellos solo podrán celebrar almuerzos o comidas por ese importe.

- Renuncia a las pagas extra de los consejeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 2011

Más información