Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

ERE para futbolistas

Un juez admite el expediente de regulación de empleo presentado por el Hércules contra tres jugadores, entre ellos Rufete

El Hércules, líder de Segunda y en concurso de acreedores, ha aplicado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) a cinco futbolistas: Rufete, Cristian, Del Olmo, Sarr y Velthuizen, estos dos últimos ya fuera del club. Un juzgado de lo Mercantil de Alicante ha admitido la solicitud. "Hemos presentado un recurso en contra", argumenta Santiago Nebot, miembro de la asesoría jurídica de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). "El fútbol y el Hércules no son ajenos a la realidad económica. El club está intervenido por un administrador concursal y debemos controlar los gastos", esgrime un portavoz de la entidad alicantina.

Anteriormente, otros clubes, como el Sporting, el Málaga, el Alavés y el Mallorca también amenazaron con un expediente de regulación de empleo contra algunos de sus futbolistas. "En la mayoría de los casos, los jugadores pactaron con los clubes la rescisión del contrato o una rebaja de sus emolumentos", explica Nebot. Con el descenso a Segunda B, el Tenerife también se acogió este verano a un ERE. Los jugadores afectados aceptaron una rebaja en sus sueldos o dejaron el club. Todos menos Antonio Hidalgo, en la misma situación que los del Hércules. El caso de Hidalgo también ha sido recurrido por la AFE. "Estamos peleando para que tal manera de proceder de algunos clubes no siente precedente", añade Nebot.

La AFE se persona contra la resolución judicial para que no siente un precedente

Los tres afectados solo cobrarían un 10% de lo firmado con el club alicantino

Acogiéndose al auto judicial, el Hércules despedirá a Rufete, Cristian y Del Olmo. Los otros dos jugadores expedientados, el portero holandés Velthuizen y el defensa senegalés Sarr, ficharon en septiembre por el Vittese de Holanda y el Genk de Bélgica, respectivamente, después de denunciar al club alicantino ante la FIFA. El organismo internacional dio la razón al Hércules, que denunció a ambos jugadores por no presentarse en la pretemporada. "Ahora ya no pertenecen al Hércules, pero van a recibir una sanción por haberse marchado a otros clubes sin haber resuelto antes el compromiso con nosotros", advierten en la entidad.

La decisión del juzgado de lo Mercantil de Alicante deja sin empleo a los tres futbolistas con los cuales el Hércules intentó rescindir sin éxito el contrato o encontrarles acomodo en otros equipos a través de su director deportivo, Sergio Fernández, exjugador del equipo.

"Habida cuenta de que el entrenador no contaba con ellos, les ofrecimos a los tres un finiquito para rescindir su contrato. Intentaron defender el que teníamos firmado con ellos y no aceptaron nuestra propuesta", se excusan desde el club.

Del Olmo, Cristian y Rufete comenzaron la pretemporada entrenándose aparte bajo la supervisión de un preparador físico. Sin embargo, una inspección de trabajo obligó al club a readmitirlos en el grupo. Con el disgusto por la decisión del juzgado, a Rufete, dos veces campeón de Liga con el Valencia y con una Copa de la UEFA y una Supercopa de Europa en su historial, puede suponerle el adiós al fútbol profesional. "Estoy fuera y no podemos hablar. De todos modos, lo sucedido ya es pasado", se justifica el centrocampista alicantino, formado en el Barça.

El ERE supone para los tres futbolistas afectados ser despedidos en las mismas condiciones que cualquier trabajador. La indemnización será de 20 días por año trabajado (dos en los tres casos) y directamente proporcional a la división por días de la ficha anual que percibían cada uno de ellos. Rufete, a punto de cumplir los 35 años, tenía firmados 500.000 euros anuales; Cristian, 350.000, y Del Olmo, 240.000. Según tal baremo, los tres percibirían solamente un 10% de lo acordado. Los tres se encuentran sin equipo y sin el dinero de su contrato.

Auspiciado por Enrique Ortiz, su máximo accionista, el Hércules se ha convertido en un experto en lidiar con obligaciones contractuales. Ortiz está imputado en el caso Brugal, en el que se investigan delitos de soborno en la contratación de la basura en Alicante. En los últimos años, el Hércules se ha acogido en tres ocasiones a la Ley Concursal, (2000, 2003 y 2011), la última en julio pasado, presentada por la fundación del club, controlada en la sombra por Ortiz. La deuda declarada es de 59 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 2011