Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:COLIN ANGLE | Cofundador de iRobot | CiberP@ís

"El trabajo doméstico lo harán varios robots con un supervisor"

Colin Angle, director ejecutivo y cofundador de iRobot, está entusiasmado con la cuota de mercado que tienen los aspiradores autónomos Roomba en España. Un 25%, la mayor del mundo, según él. Este reconocido especialista en robots augura un gran futuro para la automatización de muchas tareas domésticas. Su visión es que habrá varios robots especializados que harán las tareas del hogar y que estarán controlados por otro robot que se comunicará con el humano.

El mercado de aspiradores domésticos que funcionan solos está en plena expansión, como lo demuestra que Samsung y LG hayan desarrollado recientemente aparatos similares para competir con la pionera iRobot. Esta compañía ha tenido un gran éxito con su gama de aspiradores Roomba, aunque también dispone de un robot que friega el suelo, el Scooba.

Más de 4.000 aparatos detectan y desactivan minas en Irak y Afganistán

La visión que Angle tiene para el futuro de los robots domésticos no es el de un mayordomo que lo haga todo, sino una red de varios robots, cada uno desarrollado para que haga bien una función específica. "Uno de ellos será el encargado de comunicarse con el usuario, que le dará las órdenes oportunas, y de controlar al resto de robots de la casa". En su opinión, la idea de que exista un gran robot que sirva para numerosas tareas es difícil que fructifique. "Un robot grande y polivalente es muy difícil de diseñar y su coste puede ser prohibitivo", dice en una entrevista celebrada en Berlín durante la feria IFA.

iRobot tardó 10 años en lanzar, en 2002, el primer aspirador autónomo Roomba; la mitad de este tiempo lo emplearon en definir el tipo de forma y función, hasta que llegaron a la conclusión de que lo mejor era diseñar un robot que hiciera bien una tarea específica en el hogar.

La empresa se dedica, aparte de los robots domésticos, a diseñar robots para tareas muy especializadas, como la detección de minas, la exploración de fondos marinos o la navegación y exploración de otros planetas. Uno de sus robots contribuyó a limpiar el fondo marino del vertido de petróleo en las costas de Florida, en 2010, y tiene más de 4.000 aparatos detectando y desactivando minas en Irak y Afganistán. El Ejército español también posee algunos.

El mercado de robots industriales es ya muy maduro, con unas pocas compañías globales que diseñan aparatos muy eficaces para ensamblar o soldar piezas en las fábricas. Lo que es menos probable, en su opinión, es que haya a corto plazo robots totalmente autónomos y polivalentes. "Hoy en día, a nivel de laboratorio existen robots capaces de coger una copa, ver qué hay dentro y repartirla". Pero poner toda esta "inteligencia" dentro de robots capaces de moverse por sí mismos llevará aún varios años, asegura.

Cada año mejoran los robots que se introducen en el mercado. iRobot acaba de sacar dos nuevos modelos de Roomba, el 770 y 780, que mejoran sustancialmente los modelos de la generación anterior, la 500, de hace un par de años. El sistema de aspiración es más eficaz y ha aumentado la vida útil de la batería.

Angle destaca la gran acogida que han tenido los productos de iRobot en España, especialmente los Roomba. "España", explica, "es el mercado donde iRobot tiene mayor cuota de mercado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de septiembre de 2011